Vídeo promocional Mujeres Descosidas

miércoles, 31 de marzo de 2010

LOLA GRANJERA

- Julito, ¿tienes algo que hacer en tu futuro inmediato?

- Hago lo que sea menester, Lola.

- Bien, es que he comprado un cortijo en Sevilla, Julito y necesito manos de obra. Te pagaré con pollos…, cuando los tenga, claro.

- ¿Qué has comprado un qué, Lola?

- ¿Ya estamos, Mari Pili? Mujer de poca fe. He comprado un cortijo, mi arma.

- … Un cortijo, ¿para qué, Lola? Si no sabes distinguir un pollo de una acelga.

- Con el asesoramiento de mi amiga Monchita, criaré toritos de lidia.

- Lola a mi es que los toritos me dan miedo. ¿Puedes cultivar mejor conejos?

- Julito el cultivo del conejo no da dinero. Claro que si vas a ser mi ayudante, podemos cultivar huevos, si quieres…

- ¿Huevos de toro?

- Mari Pili, tú eres una urbanitas, no tienes pajolera idea del campo.

- Sí, tú mucha. Ya os veo clavando simientes de huevo de toro.

- ¿Sabes dónde puedo comprar simiente de huevos de toro?

- Lola, quizá en la Maestranza nos indiquen dónde comprar alpiste…

- ¿Alpiste?... Yo creo que mejor semillas de azahar, ¿no, Julito?

- Sí, mejor. Así los excrementos de toro olerán bien, chicos.

- Que no te enteras, Mari Pili. Ya no cultivamos toros, sino sus huevos.

- Ah, ustedes perdonen… Oye, a mí me gustan los tomates. Plantad unos tomates también.

- Ya, pero si se mezclan con las semillas de huevo de toro, quizá nos salgan algunos con cuernos. ¿Tú qué opinas, Julito?

- Hasta ahora, Lola, mis estudias han abarcado hasta el embarazo de gallinas. A tomates astados no he llegado.

- Julito te tenía por el libro gordo de Petete, no me falles… Ah, tendrás que estirar cada mañana las ubres de las vacas.

- ¿Para qué, Lola? Y, ¿si me dan una coz?

- Julito piensa que es como tocar una campana con suavidad y rítmicamente.

- Primo, no te acuerdes de campanas sino de algo erótico si no, en la vida sacarás leche.

- … Y mermelada, Julito.

- ¿Mermelada de una vaca, Lola?

- Bueno o azúcar…, leches, lo que dé una vaca, Mari Pili, no me líes.

- Ah, Julito, toma esto…

- ¿Qué le quieres poner a mi primo, Lola?

- Un sonajero, Mari Pili, como los tolones que llevan las vacas… El cortijo es grande y he de saber dónde está en cada momento.

- Un Fernández…

- Ni Fernández ni leches. Julito se convertirá en torero.

- ¿Torero? ¿De qué, Lola?

- Pues de lo que cultivemos, Mari Pili. Hija, qué cansina estás hoy, no entiendes nada.

- Prima, el mes que viene es mi cumpleaños. Me podías regalar una montera.

- … Y un capote, no te jode, para que torees las semillas de huevo de toro en la Mestranza.

-¡Coña!, es verdad... Mari Pili vamos al mercadillo a por la peineta y la mantilla.

lunes, 29 de marzo de 2010

LOLA Y MARI PILI, CAMINITO JERÉ

-Mari Pili, he llamado a los del hotel y les he amenazado.

-Vamos, lo que se llama ganar amigos a golpe de corneta, Lola. ¿Y con qué les has amenazado.

-Cosillas rudimentarias y simples, Mari Pili. Primero les he dicho que llega Lola de España y su comparsa y que, o me daban buenas habitaciones o les denunciaba en los papeles.

-¿En qué papeles?

-Eso me preguntaron ellos, los muy cotillas y les contesté que soy escritora de palabras gruesas.

-¿Túuuuuuuuuuuuu escritora? ¿De qué, para qué?

-Yo escribo, aún no me conoce nadie, pero se andará con el tiempo. Me lo ha pegado Julito, mujer, y he empezado escribiendo mis memorias.

-Si, prima, dirijo yo su tesis… A ti te pone fatal en sus memorias.

-¿Julito, ¿dónde está el factor sorpresa? Que compre el libro y que se entere.

-… Escribes, memorizas, mi primo en medio de la ensalada… ¿Pero vosotros dos de qué vais?

-Vamos de nosotros mismos, Mari Pili. ¿A qué sí Julito?

-Sí, vamos de fantasmas, prima.

-Vale… ¿Y qué te han dicho los del hotel?

-Bueno, bueno, se han puesto a mis pies. Hasta nos van a hacer una visita guiada, Mari Pili.

-¿Sí? Qué bien y, ¿por dónde?

-Una visita corta porque con la semana santa tienen mucho lío, pero vamos nos van a llevar por los pasillos, ascensores, el patio andalú, el retrete de recepción, para terminar en la habitación que estimen conveniente para nuestro rango.

-Ah… ¿Has hecho ya la maleta, Lola?

-Sí, llevo dos y la pamela puesta. Ya sabes que en Andalucía son muy elegantes. Como hay que llevar poco porque ya sabes que vamos en avión, he enganchado a la pamela, una peineta, una mantilla y unas flores. Muy sencilla, ya sabes que menos es más, Mari Pili.

-Para, Para Lola. Si vamos en avión sólo se puede llevar una maleta para cada uno, no dos.

-Sí. Yo llevo la mía y la de Pepe. Él lo lleva puesto todo para dejarme hueco en el equipaje y lucir los modelos que nos hemos comprado en el mercadillo.

-¿Pepe no lleva ropa, Lola, con lo guarro que es?

-Te he dicho que la lleva puesta. Eso sí, todo superpuesto. Dos pantalones, cuatro camisas, dos jerséis, el paraguas, cuatro calzoncillos, cuatro pares de calcetines. Las chanclas primero y encima los zapatos. Todito puesto…

-Lola, ¿y se podrá mover?

-Con dificultad, Mari Pili, con mucha dificultad. Yo tengo que tirar de él aunque el problema va a venir cuando nos sentemos en los asientos del avión que, entre su grosor y mi pamela.

-Eso no hay problema, Lola. Que vaya de pié. Le ponen un paracaídas y ya está.

-Anda, mira que bien piensas, Julito.

-Ah, pues yo no soy menos, Lola. A Paquito le pondré hasta mi ropa, así llevo menos equipaje.

-Muy bien, prima, como si fuera el hombre perchero.

-Paquito, el hombre perchero y mi Pepe, el hombre cañón… Vamonó pa Jeré, Mari Pili.

-¡Adiós! Volved pronto, sois lo único que tengo, chicas.

-Tranquilo, primo Julito, en el momento que vean a Lola con su sombrero nos mandan al circo y a recorrer España. En dos día estamos en Valladolid, no sufras.

sábado, 27 de marzo de 2010

LOLA Y LA CAZALLA

-Lola, ¿qué haces con las gafas de sol puestas si está diluviando?
-Por eso, Mari Pili, por eso, así no se me mojan los ojos y date prisa que no llegamos a la procesión.
-Pero si con la que está cayendo no saldrá.
-¿Cómo que no? Te piensas que son tan pardillos como nosotras que no llevamos paraguas. Ellos ponen chubasqueros a las imágenes y, hala, a pasear.
-No digas bobadas, Lola. Por cierto, ¿dónde está Julito, nos hemos librado de mi primo?
-… Ya, ya llego, prima, no me eches de menos.
-Pero Julito, ¿de qué vas vestido? Qué lástima, qué pena, qué destrozo…
-Vengo de nadar del río, como ya es primavera en el Corte inglés…
-Un Fernández, de la saga de los…
-…Sí, Mari Pili, ya sabemos quiénes son los Fernández, pero el chico va con traje de baño, gafas de buceo y chanclas, así sigue nadando bajo la lluvia.
-Gracias, Lola, por no dejarme poner orden en mi familia.
-Si es que eres una tirana con el chico, la has tomado con él. Mira ahora le colocamos una cruz y va tan propio.
-No me pongáis nerviosa. Necesito un chupito, estoy destemplada.
-¿Podemos darnos a la bebida contigo, Mari Pili?
-Julito y yo sí. Tú, no. El alcohol engorda.
-Pero no estoy gruesa por comer, eh…
-¿Ah, no? ¿Es acaso el aire, la materia prima, el amor, la primavera, o esos bocadillos de chorizo que te comes, Lola?
-Mira, Mari Pili, sé que te costará entenderlo porque tú de eso no tienes, pero yo tengo tanta sabiduría que, como no me cabe en el cerebro, se me escurre por
todo el cuerpo y, de ahí, mi grosor… Camarero ponga tres orujos, por favor…
-Brindemos, chicas, hace que no bebo tres siglos…
-Coño, Julito, coño, deja ese vaso ahora mismo. ¿Quieres que te dé un coma etílico? Vete a la calle a nada un rato.
-A un Fernández jamás, pero jamás, ha sufrido de esas bajezas humanas.
-Qué cansina eres, Mari Pili. Como si no hubiera más Fernández en la faz de la tierra… Julito no bebas que ya te veo los ojos vueltos.
-Julito, primo, bebe. Demuestra que…
-Eso, bebe que eres un Fernández, Julito, el décimo nono que va a pillar una mona.
-…Chicas, ¿sabéis lo que pienso de vosotras?
-¿Ves, Mari Pili, ves? Tu primo ya le ha hecho efecto. De un momentico a otro comienza a decir lo que piensa… La culpa es tuya; Mari Pili, caerá sobre tu conciencia la puerca verdad.
-… Sois dos monadas de tías, hip… Me recordáis a Cervantes.
-¡Recáspita!, me han comparado con muchas cosas, pero a don Cervantes, nunca.
-…Quijota y Sancho Panza, hip…
-Julito, primo, ya no bebas más…
-No, ya no bebe más. Se ha bebido el vaso entero… Ah, y el tuyo. Mientras le dabas el mitin, él, hala, trago que te va… Hazle el boca a boca a ver si se le pasa.
-¿A mi primo? Yo no me beso con un familiar. La española cuando besa, besa de verdad.
-Pero si es sangre de tu sangre, pécora. Bésale.
-Bésame, bésame mucho Mari Tere como si esta noche fuera la última vez, hip… Prima junta mis morros con los tuyos.
-¡Toma cazalla! Los Fernández en versión porno… Y eso que son de la saga de los Fernández de toda la vida… Que se besen, que se besen…
-Lola, Julito, venid ahora mismo para acá.
-La cucaracha, la cucaracha… ¿Julito, sabes cómo sigue la canción de la cucaracha de tu prima?
-¡Hip!, no sé Lola, hip…
-Sentaros ahí los dos, bajo la lluvia. Y cuando os serenéis, entráis… ¡Adiós!
-Adiós, Mari Pili, que sepas que eres una cucaracha que no has querido juntar tus morros con el culillo de tu primo, hip… ¿A qué sí, Julito?
-Loli, trae tus morros junto a los míos, hip…
-Y una mierda, Julito, hip. Yo no soy una Fernández, hip… Soy Dolores, de la saga de las Lolas de toda la vida, hip...

martes, 23 de marzo de 2010

LOLA EN UNA PARTIDA DE PÓQUER

-Chicos, ¿preparados?

-Pues no.

-Sí, Lola, lo tengo todo bajo control incipiente.

-¿Y a ti qué te pasa Mari Pili?

-Lola, muy sencillo, yo en mi vida he jugado al póquer. Sé jugar al parchís, pero al póquer…

-Yo te enseño prima. Sé jugar a la escoba…

-Y yo soy campeona de tute. Gané al cura de mi pueblo.

-Ya, ya sé cómo dices. Y dime Lola, ¿qué hace un pasmado que sabe jugar a la escoba, una campeona de tute haciendo trampas a la iglesia, y una jugadora del parchís? ¿No será mejor que juguemos a los tres en raya?

-No. Ahora se lleva jugar al póquer y no se hable más.

-… Yo tengo un problema…

-¿Qué te pasa Julito si te acabas de comer un bocadillo de mortadela?

-No veo, Lola.

-¡Coño, Julito! Es que eres una pena, un destrozo. Mari Pili deja las gafas a tu primo.

-Anda, coña, ¿y cómo veo yo las cartas?

-Mari Pili no me seas Barbie geriátrica, disimula al menos. Toda la vida hemos ido sin ver y ya ves a donde hemos llegado.

-Por eso, Lola…, a ninguna parte.

-Toma Julito las mías. Yo me lo inventaré.

-Si es que eres una pura mentira, Lola.

-Mira que te doy un sopla mocos, eh, Mari Pili… Bueno, vamos a centrarnos. ¿Cuál es nuestro objetivo, muchachos?

-Desplumar al chino, Lola.

-¿De qué chino habláis ahora? ¿Pero no jugamos al póquer?

-El chino, tu cuñado, Fumanchú, el que tiene pelas, Mari Pili, que no te enteras… Entrenémonos. Reparte las cartas, Julito.

-¿Dónde vas, Julito? Se dan siete cartas, no quince.

-Se dan veinte, así tenemos más donde escoger.

-Aquí pone que se dan cinco.

-¿Y vamos a hacer lo que pone en el manual?

-Eso… Da veintidós, me gusta ese número.

-¿Quién va?

-Lola, no ha llamado nadie a la puerta… Yo tengo dos tríos.

-¿Dos?

-Sí, un señor con dos señoras repetidas.

-Qué inmoralidad.

-Cállate Mari Pili, yo envido.

-¿Pero eso no es el mus, Lola?

-Sí, pero este es un póquer españolizado, coña… ¡Repóquer!, me llevo todo.

-Eh, eh, quieta ahí. A ver qué tienes. Yo tengo un cura y una recua de monaguillos. Esto vale más.

-Sí, delante de Dios, pero aquí vale mi repóquer.

-Pero si no tienes nada… Tramposa.

-¿Cómo que no tengo nada? Pero si no tienes las gafas puestas.

-Ni tú, pero yo veo que no.

-¿Que no, qué Mari Pili? No sabes perder ni aceptar mis triunfos.

-Chicas, chicas no os peguéis. Oigo la voz de Fumanchú…

-… Bueno todos tenemos póquer, ¿entendido? Cuando el desplumado se vaya nos repartimos las ganancias.

-¿Yo me puedo quedar con las plumas? Es que Mari Tere quiere una bufanda de plumas de chino…

-¿Un Fernández pensando en plumas cuando hay dinero de por medio?

-Calma, que no cunda el pánico… Sí Julito, las plumas para ti y tu muñeca chochona… Bueno, ¿qué hay que decir en cada partida?

-¡Envido!

-¡Órdago!... Ah y ¡Viva a China!

-¡Joder!, qué pena, qué destrozo de partida

sábado, 20 de marzo de 2010

LOLA Y LA PAELLA MÁGICA

-Días así, me encantaría que fueran todos, Mari Pili.
-¿Qué tiene de especial hoy, Lola?
-Toooooooooodo, Mari Pili. El clima marítimo, el ambiente, la gente amable… Señooora mire por donde pasa que me ha pisado.
-¿Ambiente marítimo y estamos en la plaza del pueblo a trescientos kilómetros del mar? Sí, huelo a salitre, Lola. Puff, cómo me llegan las olas
-Chica, ¿dónde perdiste la imaginación? No me digas que el aroma del mejillón no te acerca a la costa… Que no me empujen, coña.
-¿Dónde ves el mejillón, Lola?
-Pues será la gamba, el langostino que me acercan los efluvios marinos… Que no se cuelen, leñe.
-¿Dónde ves el langostino, Lola? Ni una gamba. Demonios qué calor hace…
-Sólo hay cuarenta grados, Mari Pili… Y la lenteja, qué digo, el langostino, la nécora, las quisquillitas las tengo delante de mí… Señor, ya está bien. Un empujón más y le doy un soplamocos que le dejo la cara del revés.
-¿Delante de dónde, Lola?
-De mis ojos, Mari Pili.
-Pues delante de los míos sólo hay una cola que da dos vueltas a la plaza para un mísero plato de paella sin nada. Ni una pata sígala.
-No ves por las malditas gafas de diseño andorranas. Estás muy mona pero, ¿qué ves? La realidad pura, seca y árida. Vamos, un asco… Mira, Mari Pili, a nuestra vecina la Cacharros, pero qué mooooooooooorro.
-¿Qué, qué pasa, Lola? Me está dando un Hari Crhismas, Lola, que veo que caigo redonda. Qué calor.
-Mari Pili, ahora ha subido la climatología a cuarenta y dos grados. Mejor así no se nos enfría la paella… Te decía que la Cacharros lleva una cazuela.
-Así está ella, Lola, con dos fanegas más que tú, se la juntan la tripa, la papada con los melones.
-¿Nos van a dar melones también, Lola?
-No Julito. Hablo de los cósenos de mi vecina la Cacharros. Tú como medio hombre que eres, ¿qué opinas de sus melones?
-Me sentiría Miguel Hernández, Lola.
-¿Eh? ¿Dónde ves la poesía en la Cacharros, Julito? ¿Tu prima y yo no tenemos poesía?… Que no se cuele, señora…
-Lola vosotras no tenéis melones sino mandarinas.
-¿Has oído Mari Pili?
-Me estoy quedando sorda, el calor me va limitando todo. ¿Cuánto nos queda?
-Más o menos dos kilómetros. Aguanta Mari Pili, eres una mujer de mandarina.
-Lola, que digo que voy a hablar con la Cacharros.
-¿Para qué Julito, tienes mal la vista, no ves desde aquí sus melones, necesitas gafas?
-No Lola. Es que casi la toca ya. Puedo alabar sus pulmones y…
-¿Pulmones o melones, Julito?
-Lo que sea con tal de comer paella y pronto.
-Toma Julito y vete. Nosotras esperamos señales tuyas.
-¿Qué das a mi primo, Lola? Recuerda que es un Fernández.
-Le doy un caldero para que lo llenen de paella. El Fernandez está muerto de hambre por muy Fernández que sea, Mari Pili y hoy va a comer gratis… Señora venga usted para acá… Señor guardia, señor guardia esta señora se ha colado…
-Cállate Lola… Tú y yo ¿sabes lo qué estamos haciendo?
-Aguantar los cuarenta y dos grados a la sombra mientras Julito se liga a los melones de la Cacharros y de paso se cuela.
-Vamos que tú y yo en la legalidad, ¿no?
-Siempre, Mari Pili, limpias de polvo y paja.

miércoles, 17 de marzo de 2010

LOLA Y LA GRÚA

-A la una, a la de dos y a la de… Imposible, Lola, pesas dos fanegas.

-Julito, ¿en kilovatios cuántos kilos son?

-Muchos, prima, una barbaridad.

-Mari Pili no hagas caso a tu primo. ¿No ves que está desnatado?... No tiene ni chicha ni limoná. Inténtalo tú, Mari Pili.

-Lola,te recuerdo mi pecho estrecho,te memorizo mi corazón partío,te recapitulo mi falta de energía debido a la enfermedad de corazón desfigurado, te invoco mis…

-Para, Mari Pili. Te pones histórica y nos dan las uvas.

-¿Llamo a la grúa, Lola?

-Mira esmirriado, ¿tienes dinero para pagar una grúa? Julito o te pones a escribir porno duro y al instante para sacar parné, o nos quedamos aquí varados per saecula saeculorum, amén. Tú verás…

-Julito, primo, ponte, tengo que guisar los garbanzos para Paquito. Anda inspírate.

-¿Me darás unos pocos garbanzos, prima?

-Dile que sí, Mari Pili…

-Sí, venga, te lleno una tartera, pero escribe. Mientras, nosotras esperamos.

-… Es que necesito inspiración, prima.

-Mari Pili quítate los zapatos…

-¿Para qué quieres que me quite los zapatos, Lola?

-Para que Julito se ponga jocoso y escriba porno… Es lo que vende.

-¿Pretendes que mis pies pongan cachondo a mi primo, eh, Lola? Desnaturalizada.

-A ver, Julito, que tu prima es más estrecha que las caderas de un rodaballo. ¿Qué podemos hacer por ti?

-Un chocolate con churros… Lola.

-… Te voy a decir una cosa, Mari Pili. Es una vergüenza que los Fernández, de la saga de los Fernández de toda la vida, tengáis en vuestras filas a un muerto de hambre. Si este pobre muchacho comiera en condiciones, tendría energías para el porno, pero así, ni para rezar el vía crucis…

-Julito, primo, ¿te puedes imaginar un bocadillo de choricito de León? Eso seguro que alimenta para que te pongas cachondo. Anda inténtalo.

-Prima se me ha terminado la imaginación para imaginarme comida. Me la comí toda…

-Chica, qué lástima, qué destrozo, qué pena, para qué me encontraría a este hombre aquel día. Yo creo que lo mejor es que escriba una novela de penas… ¿la puedes escribir en media hora?

-Una novela de penas no vende. Yo quiero porno, Lola.

-Mari Pili te estás negando a dar de comer a carne de tu carne y encima le exiges que escriba seducción cuando en cualquier momento se nos suicida por incapacidad si quiera a imaginase lo que es la carne… de gallina porque la que es de mujer… Oye Julito, ¿y si te enseño un brazo mío? ¿Te puede poner eso?

-… Me pone la camarera, Lola…

-Mari Pili llama a la camarera.

-¿Y qué la digo, Lola?

-La verdad…

-¿Cuál de todas?

-Mari Pili dile que Julito tiene necesidad y para dar rienda a su necesidad necesitamos que ella sea samaritana de un necesitado que a su vez necesita ayudar a una amiga que necesita levantarse del asiento y para eso necesita de una grúa que la levante ya que padece de un lumbago y éste es necesario que desaparezca y para ello necesitamos salir de aquí, pero para salir de aquí necesitamos a su vez pagar la consumición y a la grúa porque si no pagamos necesitaremos un abogado que nos saque de aquí y luego de allá, es decir de la cárcel por impago… Por eso necesitamos que ella ayude a Julito a destaponar su lívido y así con la necesidad suelta, él suelta un culebrón porno que venderemos inmediatamente y así no necesitaremos la necesidad de… Me he perdido, ¿pero queda claro lo que tienes que decir, verdad, Mari Pili?

-…Sí, que nos preste dinero, que la semana que viene o así, se lo devolvemos.

-Hija, más seca que la mojama en palabras, cómo me gustas, Mari Pili, qué capacidad de no gastar saliva en balde.

lunes, 15 de marzo de 2010

LOLA EN EL PAÍS DE LAS MARAVILLAS

-¿Eres Lola?

-Depende para qué… ¿Quién la llama?

-Soy Julito.

-¿De dónde has sacado mi teléfono?

-De la guía telefónica.

-Imposible, Julito, imposible porque lo tengo enganchado a la Moncloa para que paguen mi factura con IVA.

-Qué humor más negro tienes Lola.

-Negro no, reconcomio… ¿Qué quieres?

-¿Sabes qué climatología hace hoy? Es que quiero sacar a Mari Tere, pero no quiero que se resfríe. Por cierto, la puse tus bragas y la vienen grandes.

-Pónselas con tirantes… Mari Pili es tu primo. Dice que si se resfriará la chochona si la saca…

-Trae para acá… ¿Julito?

-Hola prima. Si vieras qué guapa está Mari Tere con tu bikini.

-Julito, ponla lo que quieras, pero ni se te ocurra sacarla a la calle. Jamás de lo jamases un Fernández de la saga de los Fernández de toda la vida ha sacado una muñeca a la calle una vez superada la edad de la ignorancia, ¿me entiendes?

-Mari Pili, no te engañes, éste nació con Peter Pan en el cerebro.

-No te metas con mi primo, ¿me oyes?

-Eres una acomplejada social… Y pueblerina, hala… Deja al chico que salga con la chochona.

-Prima, dile a Lola que se llama Mari Tere y estoy pensando en pedirle matrimonio.

-¡Leches, Mari Pili!, vas a tener una prima de plástico.

-Julito, ¿tú te has trastornado?

-Mari Pili eres una dominante. ¿Por qué no se va a casar con quién quiera? Esto parece una dictadura aunque lo sea. Qué más hubiéramos querido casarnos tú y yo con el novio de la Barbie… Y ya ves, terminamos con Paquito y Pepe. ¿Es o no es eso más triste?

-Lola, ¿te has dado cuenta que hemos dejado de estar en la realidad?

-Sí, ¿y? A mi la realidad me deprime, Mari Pili. En cambio ahora estamos como Alicia en el país de las maravillas y sin presidente que nos suba el IVA.

-Julito, ¿qué tiene puesto Mari Tere?... Anda, vamos al Campo Grande.

-Pero es que tiene puesto el salto de cama transparente que tú me diste, prima. ¿Por las transparencias no se enfriará?

-¡Hala, hala!, qué tomate… ¿Desde cuándo tienes tú picardías de esas, Mari Pili? Ya notaba que Paquito estaba últimamente congestionado.

-Lola, yo en mi vida privada me pongo y me quito lo que me da la gana.

-Amargá, reconcomia. Qué pena, qué destrozo de mujer… Julito, hijo, pon a Mari Tere el chándal del osito Yogui, te esperamos en el parque… Mari Pili no eres nada caritativa con tu primo. Pobrecillo, ¿no ves qué feliz es con Mari Tere la chochona?

-Lola, por Dios, es una muñeca.

-Sí, ¿y? Mira más vale estar con un muñeco que mal acompañada. ¿Te enteras?

-¿A Que me compro un muñeco chichón para mí sola y te abandono?

-¿A qué me compro un loro y te lo meto todas las noches en la cama para que no me eches de menos? ¡Leches!, qué tía…

domingo, 14 de marzo de 2010

LOLA EN EL CAMAROTE DE LOS MARX

-Qué pena, qué destrozo…

-¿Qué te pasa Lola?

-Mari Pili, ¿has visto cuánto chino reunido?

-Sí, tienen unas caritas muy saladas.

-Mari Pili, hija, dónde fue a parar tu inconsecuencia… Que nos invade la China de Mao.

-Lola es el cruce de razas, la aldea global. NO hay montañas, no hay fronteras, no hay…

-…No hay espacio, Mari Pili. España no es China y tú te pareces a Heidi. Te falta Pedro.

-Aquí estoy, mis hermosas damas, buenos días…

-¡Coño, Julito!... Este espacio de la Lola cada vez se parece más al camarote de los Marx.

-Nos apelotonamos unos encima de otros. Qué monos, me gustan todos… ¿Has visto Julito qué ideales?

-¡Coño, Belencita! ¿Por dónde has salido? No me extraña que te gusten todos…Todos son idénticos.

-Hermanita, ¿cuál me pido?

-Pide el que quieras. Si no resulta, coges otro. Aquí el asunto del adulterio no creo que dé problema, al ser exactos, vete tú a reclamar.

-Serenaros, no vayamos a hacer una bobada que nosotros somos serios… No sabemos chino.

-Julito, sí. ¿A qué sí Julito?

-Sí… Bueno hace tiempo que no practico cómo no tenía chinos a mi alcance. NO voy a contar a la soledad mi sabiduría

-¿Y eso qué tiene que ver? Hay que preservar la cultura. Mañana mismo te compras una muñeca hinchable, Julito. Mari Pili y yo te pasamos ropa, así aliviamos nuestros armarios, la vistes porque tú eres capaz de dejarla como Eva y hablas, la cuentas… ¿Tú sabes qué gozada hablar con una mujer muda, sin que te rectifique nada de lo que dices? Un chollo poner una muñeca chochona en tu vida, Julito, no lo dudes. ¿Cómo la quieres llamar?

-Mari Tere, Lola… Además, la puedo traer a nuestras reuniones, ¿verdad, prima Mari Pili?

-Un poquito de por favor que el camarote de los Marx se nos va a quedar pequeño. La chochona en casa, Julito.

-No es chochona, es Mari Tere.

-Vaaale, pero en casa.

-¿Yo puedo traerme al chino, Lola?

-Sí, tráete al chino. ¿Ya has escogido uno, cielo?

-En la familia de los Fernández, de la saga de los Fernández de toda la vida jamás ha habido mezcla de sangre, Lola

-Ahí, ahí le duele, por eso estáis tan rancios. Hay que meter sangre nueva y abrirnos al mercado chino. Tiendas de un leuro, moda china, calzado chino, exportación de la exclusivas tortillas Belencita, guiones de cine, cultura patrocinada por Julito… Chicos que nos montamos en el leuro, se acabaron las penas y los destrozos ¡Viva al chino global!

-Habla más bajo Lola que nos van a oír… Esto es como el cuento de la lechera…

-Ojo al dato, Mari Pili, pero en versión china. Además no nos entienden… de momento. ¿Dónde está Belencita?

-Practicando el chino.

-Bien… Anuncio pues a nuestros radioyentes que hoy es un día histórico. Quédense con los nuevos nombres que entran en el camarote de los Marx: Mari Tere (ya sabéis, la muñeca chochona de Julito) y Fumanchú.

-Lola, ¿quién es Fumanchú?

-Tu nuevo cuñado… Ponte las gafas y mira qué mono, qué rasgadito, qué bigotitos cayendo en cascada…

viernes, 12 de marzo de 2010

LOLA Y LA SAGA DE LOS FERNÁNDEZ

-Mari Pili, ¿tú crees en los zombies?
-No creo ni en mí cómo para creer en Zapatero.
-Anda, leches, a mi no me hables de espermatozoides envenenados, Mari Pili.
-Me quiere subir el IVA, Lola. ¿Es o no es un zombi con espermatozoides poseídos?
-Lo que sé es que pensar en este ente te me ponen los pelos como Judas
-¿Sabes si Judas iba a la peluquería?
-Sí, y luego se la recomendó a Zapatero.
-Odio a ese fulano, Lola. Me palpitan las sienes cada vez que pienso en él.
-¿En Judas o Zapatero?
-La Biblia pone que has de amar a tu semejante, prima.
-Julito, Julito, tú si que eres un zombi. ¿Cómo vamos a amar a un presidente de gobierno que nos ha vuelto tarados a todos, hijo?
-Los españoles ya estábamos tarados sin él, Lola. Miraros a vosotras mismas…
-¿Pero qué obra de beneficencia hemos hecho Mari Pili admitiendo en nuestro club a tu primo?
-Lola esta solito en el mundo. Acuérdate de la caridad.
-Julito vete con Zapatero.
-Mi primo no se mueve de aquí. Además, hoy viene mi hermana.
-Ya se armó el belén y no ha llegado la primavera… ¿Qué la pasa a tu hermana Belencita, hija?
-Está triste…
-¡Joder! Apiadaros de mí. Soy una García frente a tres Fernández. Parece que colecciono cromos. -¿Qué quieres decir con cromos, Lola?
-No te alteres prima. Lola es un animal, pero de corazón bondadoso.
-Julito no soy un animal cualquiera, simplemente una humilde burra… Ahí viene Belencita…
-Ay, ay qué pena más grande…
-… Amén… ¿Qué te pasa tesoro?
-Lola quiero un novio.
-¿Con IVA o sin IVA, hija?
-Sin IVA, por supuesto.
-Mari Pili novios sin IVA no despachan, ni creo que con IVA encontremos. El país está en crisis.
-Pero yo quiero un novio…
-Y yo un trabajo, prima…
-Qué pena, qué destrozo, primo… Abrázame Julito…
-… Mari Pili, sé que es tu familia pero como estemos mucho tiempo con estos dos la pena y el destrozo caerá sobre nuestros encefalogramas planos, ojo al dato.
-Yo lo que tengo claro es que como este tipo me suba el IVA, le escupo…
-Pero después escupirle, ¿pagarás el IVA, Mari Pili?
-Qué remedio, Lola…
-Yo pago el IVA con tal de tener novio, hermanita.
-Belencita lo que tienes que hacer es concentrarte en tu misión en la vida.
-¿Qué misión tengo yo en la vida más importante que tener novio, Lola?
-Hacer tortillas con IVA, sabes que se te dan genial.
-Yo te ayudaré prima si luego me invitas a un café…
-Qué tortillas más tristes, ños… Ni sin IVA se venden esas tortillas

jueves, 11 de marzo de 2010

LOLA EN BOLYWOOD

-Lola si pudiera o pudiese tener pelambres, te llevaría a Bollywood, serías la reina…

-Julito, hijo, ¿qué son pelambres?

-Dinero, Lola, el maldito parné.

-¿Y qué iba yo a hacer en ese Bollywood? Si lo mío es el circo, chaval.

-Lola porque no me dejas hacerte famosa que si no…

-Julito te tenías que haber llamado Richard Gere, tienes más fantasía que Walt Disney…

-Dejaros de bobadas y vayamos a tomar café, hace frío y tengo los riñones descompensados.

-Mari Pili son los años que desestabilizan todo el organismo. Mira las neuronas de tu primo están perdiditas, ahora que si me quiere llevar a Bollywood, yo voy…

-Ya no, Lola. Tienes la cara descolgada, no quieren a actrices viejas.

-¿Y yo, primo?

-Igual que Lola, Mari Pili…

-¡Coño, el tío éste!... Cría cuervos. Pero si hace dos minutos me querías llevar a Bollylandia a hacerme la reina del parné y ahora me dices que tengo la cara como un ascensor… Camarero dos cafés calentitos.

-Tres, por favor…

-Dos, he dicho. Uno para tu prima y otro para mí.

-¿Y yo?

-A ti que te den… por cierto, chicos, vamos a hablar de negocios.

-¿legales o ilícitos, Lola?

-Depende, según se mire, Mari Pili. Pero es un trabajo fino, sin complicaciones… ¿Julito te quieres ganar un café?

-¿Puedo pedirlo ya, Lola?

-De eso nada. Se cobra a la entrega del trabajo.

-Manos a la obra… ¿Qué he de hacer?

-Ir a casa de mi vecina la Cacharros y seducirla… Sencillo, rápido, sin huellas.

-Lola, ¿para qué quieres que mi primo seduzca a la Cacharros con lo asquerosa que es?

-Sí, asquerosa, Mari Pili, pero tiene un periquito que canta flamenco.

-… Un periquito que canta flamenco, ya… ¿Quién roba al perico, qué hacemos después de poseer el robo, Lola?

-Todo controlado. Julito entra. Lo mejor es que cierres lo ojos, la Cacharros es fea de cojones, y dejas la puerta abierta. Mari Pili y yo entramos y mientras tus manos van y vienen por el cuerpo de tocino de mi vecina y tu lengua palpita una copla, nosotras nos llevamos al periquito cantante.

-Ya, ¿pero si en ese momento el perico se pone a cantar una copla, qué?

-Pues Julito canta más alto.

-Yo…, es que no sé cantar, Lola.

-Vamos a ver Julito si quieres un café tienes que cantar esto… “Como una blanca azucena, lo mismo que un jazmín va mi niña hacia la iglesia…” y nosotras hacemos el coro “Un coro de serafines hay en el Altar Mayor” mientras nos llevamos al perico flamenco.

-Lola, Julito es pobre pero muy honrado y no puede llamar azucena a una mujer que es como un pedo mal tirado.

-Gracias, prima… Yo lo hago, Lola. ¿Y cuando tengamos al perico, qué hacemos?

-Llevarle a Hollywood y convertirle en el príncipe del flamenco.

-Lola… estás como un cencerro.

-Sí, ¿pero a qué es un buen guión de cine, Julito?

-Mucho mejor que “Los Hombres Que Miraban Fijamente A Las Cabras”

-Nosotros mirando a los cencerros directamente

-… Lola, y al periquito flamenco.

lunes, 8 de marzo de 2010

LOLA EN EL DÍA DE LA MUJER

-Buenas. Vengo a renovarme el DNI.

-¿Tiene cita previa, señora?

-Tengo de todo… Fotos, dinero para pagar porque con la crisis, ¿no me bajaran, verdad? Claro si me lo regalan, una obra de caridad para el estado. Yo, personalmente, les recomendaré a San Pedro.

-¿Señora, tiene cita previa?

-La he dicho que tengo de todo… Ah, traigo el DNI desnatado. Me caducó hace diez años.

-Señora, eso tiene multa.

-¿Cuál, joven? ¿Venir a renovarse el DNI o venir con todo?

-El DNI caducado, señora.

-¿Y a usted quién la ha dicho que tenga yo algo caducado? Toda yo estoy a pleno rendimiento, de caducada nada. Claro que he pensado, a ver qué la parece a usted ya que la encuentro una mujer muy predispuesta, y basta que sea el día internacional de la mujer pringada, entre nosotras nos podemos hacer pequeños favorcillos. Ya me entiende…

-¿De qué me habla?

-Que ahora cuando me saque el DNI nuevo, en la fecha de nacimiento ponga ésta, por favor…

-Esto es la partida de nacimiento de un varón. ¿Se quiere cambiar de seso, señora?

-No, no, yo mujer gilipollas hasta la muerte. Amén… Es la partida de nacimiento de mi hijo Peluche.

-¿Pero para quién es el DNI, señora?

-Para mí, claro.

-Entonces sobra la partida de nacimiento de su hijo.

-Sí, sí, traiga que la guardo. Sólo se la mostraba para que pusiera la fecha de nacimiento de mi hijo.

-¿En dónde pongo la fecha de nacimiento de su hijo?

-En mi DNI… Nacimos el mismo día, sabe…

-¿Usted y su hijo? Muy precoz, señora…

-Sí, siempre he sido una mujer muy avanzada en mi tiempo.

-¿Algún cambio más?

-Pues sí, hija sí. Si me hicieras el favor de quitarme el nombre de Dolores porque a mí dolerme lo que se dice dolerme, sólo el alma cuando me doy cuenta que me tratan por idiota.

-Mire, en eso estamos de acuerdo. A mí me pasa lo mismo… ¿Alguna cosita más?

-Sí… Si puede ser, modifique la dirección, y ponga otra.

-¿Se ha cambiado de casa?

-Llámame Lola, cielo… No, no me he cambiado de casa. Es para que no me molesten

-Ah… ¿Y qué dirección quiere que la ponga?

-Palacio la Moncloa…, No tiene pérdida. Allí que me manden, ya sabes, multas, cartas de hacienda, desperdicios varios…

-Ya… ¿Algo más, señora Lola?

-Sí, el último favor… Ponme esta foto… ¿A qué estoy divina?

-Señora, ésta no es usted.

-Es Michelle Pfeiffer, mi doble.

-Sí, igualitas. Si no fuera por el blanco de los ojos, diría que son gemelas… ¡Policía, llévese a esta loca!

-Un poquito de por favor, don guardia, no me empuje… Hoy es el día de la Santa Mujer y me debe un respeto aunque sólo sea por hoy.

sábado, 6 de marzo de 2010

LOLA, LA ELEGANCIA DEL ERIZO

-Loooooooooooola…
-Mari Piiiiiiiiiiiiiiiiili…
-Qué alegría verte.
-Sí, mucha. Más que nada porque hace media hora que hemos estado juntas. Es mucho tiempo separadas.
-Achúchame, dame besos, Mari Pili.
-Ni hablar. Dicen en la tele que nada de roces ni besos con extraños.
-Ah… ¿Es que ya uno no puede sobarse con otro ni restregarse?
-…¿Lola no escuchas las noticias ni la campaña de la gripe del cerdito?
-En vacaciones desconecto de los lavados de cerebro. Convierto a mi mente en una guarra en potencia. De todas formas he estado haciendo un curso, ojito al dato, Mari Pili.
-¿Un curso? ¿De qué, Lola? ¿Y yo?
-…He sacado sobresaliente laureado, ahí es ná, Mari Pili. Si es que cuando me propongo, soy un derroche de fantasía.
-Me puede decir de qué era el curso y por qué yo no lo he hecho.
- ATUP… Por la prestigiosísima Universidad de VIDA.
-¿Eh?… Lola, háblame claro si no te importa, hija.
-En resumiendo Mari Pili: ser puta sin movérsete un pelo de la cresta. ¿Qué te dice el body?
-Looooooooooooola…
-Mari Piiiiiiiiiiili…
-Lola siéntate ahora mismo y explícame cómo has caído tan bajo… ¿Lo sabe Pepe?
-Ya estamos… De verdad, o espabilas o no sé qué voy a hacer contigo Mari Pili…
-Claro, tú quieres que me meta a puta, ¿no? No te basta con pecar tú, sino además pretendes que peque yo, ¿eh?
-Mari Pili, ¿tú has estado de vacaciones o en un convento, bonita? Y a las Madames de cuerpos calientes déjalas en paz. No creo que las guste su oficio. La vida para algunas mujeres es la leche, sin muchas salidas…, por lo que tienen todos mis respetos.
-… Por lo que te has metido a puta, ¿no? ¿Y Pepe?
-Y dale a la noria… Y a Pepe no le metas en el ajo. Hay que tener autonomía. ¿Por qué crees que los políticos se empeñaron en inventar los entes autonómicos fuera del gobierno central? Pues, hija, para hacer lo que les diera la gana, sin dejar de mamar de la burra… Yo, parecido.
-Encima de puta, eres un punto filipino.
-Soy Lola. Ni filipina ni sueca. Sólo Lola. Aunque llámame lo que quieras, respondo a todo.
-… Así que ATUP, ¿no?… Lo siento Lola, nuestra amistad termina aquí. No me puedo mezclar con lo más bajo de la sociedad. Compréndeme.
-Ah..
-¿Sólo se te ocurre decir eso? Pierdes a tu mejor amiga y te quedas tan fresca… ¡Qué puta!
-… Y no veas qué bien se me da, Mari Pili. Bordo el papel. ¿Quieres que te enseñe alguna técnica?
-Noooooooo… ¿Qué enseñas Lola, muslos, nalgas, senos…?
-Depende, Mari Pili, cada situación es distinta… Soy como una geisha… más o menos, eh, en gordita, eso sí.
-¿Geisha o puta, Lola? Aclárate?
-Realmente soy una ATUP con técnicas orientales españolizadas… ¿Se me entiende, Mari Pili?
-Nada, Lola, es que ni aproximación…
-¡Ay qué leche de bollitos!, Mari Pili… Ser ATUP profesional quiere decir que tú vas a dar a la sociedad lo que pide de ti. Es más, lo que exige que seas.
-¿Me quieres decir que la sociedad en la que vivimos nos pide que seamos putas? Loooooooooola…
-Mari Piiiiiiili… Sí, hija, sí, y de alto standing, guapa mía… ¿Te he dicho que bordo el papel?
-Sí, pesada… A ver, me queda ir al mercadillo yo sola, o practicar contigo el puterío… ¿Lola se divierte una haciendo eso?
-Mujer, no te voy a engañar. Hay momentos que te tienes que sobreponer, pero ganas mucho.
-¿Cuánto dinero sacas, Lola?
-Ya estamos con el dinero, Mari Pili. Todo lo mides igual…
-Hija, es que te jodan y encima no te paguen ya es doblemente triste, Lola…
-Ganas en libertad, en ser tu misma en tu parcela personal, tesoro mío y eso no tiene precio.
-… Lola, ¿nos querrán igualmente los lectores siendo ATUP orientales en versión castiza?
-A ti no sé. A mí, seguro. Los lectores son más listos que conejos y se han dado cuenta hace mucho tiempo que yo era una ATUP.
-Quiero la primera lección, Lola. No te van a querer a ti y a mí no. Tú sin mí no eres nada.
-Pues entonces atenta, te pongo un ejemplo… Imagínate que viene Paquito y después de estar sudando como un pollo por hacerle unas lentejas ricas ricas, va y te dice “Mari Pili estas lentejas están sosísimas”… ¿Tú qué haces?
-Escupirle, Lola, y montarle un chocho de los míos.
-Mal, muy mal, Mari Pili… Mentalmente le haces un corte de manga y en tu cara exteriorizas una saladísima sonrisa a la par que le entregas un salero… ¿Me entiendes, Mari Pili?
-Lola eres un putón, que lo sepas…
-Sí, ya te lo he dicho. Bordo el papel.