Vídeo promocional Mujeres Descosidas

miércoles, 28 de abril de 2010

LA GRAN REBODA DE LOLA

-Hijos míos, nos hayamos aquí para unir en matrimonio a Pepe y a Lo…

-Oye Pepe antes que siga el cura, ¿vamos a tener noche de bodas?

-Calla Lola…

-¿Y viaje de novios?

-Sabes que no tenemos dinero y ahora cállate…

-Pues vaya mierda de reboda. ¿Y para eso nos recasamos?

-Que te calles, Lola.

-Pepe García…

-De la saga de los García de toda la vida, Padre.

-Pepe García, ¿quieres por esposa a Dolores García para…?

-Di que no, Pepe, que no me lo voy a tomar a mal. De verdad de la buena, eh.

-Pepe García, ¿quieres a Dolores garcía por esposa en lo bueno y…?

-Padre, llámeme Lola. En confianza, parece usted muy majo, pero se repite mucho.

-Pepe, hijo, ¿quieres a esta mujer por esposa en la adversidad y en la pesadez…?

-Sí, Pater, Pepe es muy pesado. Por cierto, Pater, ¿usted es primo de mi amiga Mari Pili, verdad? Qué guapetón, qué jovencito. ¿Por qué se metió usted a cura? Qué lastima, qué pena, qué destrozo, lo que se perdieron las mujeres… ¡Señor, Señor! Con los pocos hombres que hay en el mercado, te llevas a tu seno a los mejores, ay…

-Lola…

-Ya me callo, Pepe. Siga, Pater…

-Pepe García, ¿quieres por esposa a Dolores, barra/ Lola, por esposa en la riqueza y en la pobreza, en la salud y en la enfermedad hasta que la muerte os separe?

-¡Jesús, María y José! Pepe piénsate las veces que te he arruinado en estos veinticinco años. Las veces que me han tenido que abrir las tripas… Piénsatelo, no te aceleres, no tenemos prisa.

-Lola…

-Me callo, Pepe, me callo, pero no será que no te advertí. Una cagada la haces por inocente ignorancia, pero después de veinticinco años, ¿de verdad sigues creyendo en mí?

-Lola…

-Me callo.

-Si, quiero, Padre.

-…Anda que no hay tontos por el mundo. Tú, rematado.

-Dolores García, ¿quieres por esposo a Pepe?

-Paaaaaaaaaare, Pater, que va usted muy deprisa. Yo todo lo hablo primero con Mari Pili, es mi asesora de imagen… Un poquito de por favor. Pater, ¿puede subir al altar mayor Mari Pili?

-Lola…

-No seas celoso, Pepe. Mari Pili y yo somos una… Mari Pili ven.

-No puedo Lola. Me he puesto faja y tacones y no me puedo mover.

-Pues quítatelos. Yo sin ti no me caso. Pasa a la sacristía y ponte una sotana. Corre…

-Por cierto, Pater, mientras viene Mari Pili sin el neopreno ni las torres gemelas, que digo que si me equivoco, ¿puedo renunciar?

-¿Renunciar a qué hija mía?

-A este enterrador de muertos… Un santo varón, de toda confianza, eh… ¿Le quiere usted de monaguillo? Bordaría el papel. Renuncio a él si la iglesia lo desea. Es un sacrificio para mí, pero… Ah, sabe rezar el rosario.

-Lola…

-Ya voy Pepe. Mira ahí viene Mari Pili… Pero Mari Pili, ¿de qué vas vestida?

-Venga cásate, Lola.

-Oye, oye Mari Pili, ¿tú de qué bando vas?

-Bueno, hijos míos, ¿os caso o no?

-¿Qué opinas Pepe, nos casamos o lo dejamos para dentro de otros veinticinco a ver cómo nos ha ido? Si es por casarse, que nos case, ahora casarnos por casarnos para nada es una tontería.

-Padre cásenos.

-primo cásalos. No titubees que esta mujer te lía.

-… Ten amigos para esto. A ti te espero Mari Pili. A Dios pongo por testigo que… ¿Esa frase no era de Lo que el viento se llevó? Da igual, a estos dos les van a dar viento fresco… Cásenos, Padre, y rapidito que nada más que salga de la iglesia al García le arruino por segunda vez, y a Mari Pili la visto de ursulina de por vida. Rapidito…

domingo, 25 de abril de 2010

LOLA Y SU CARRITO EXPRESS

-Lola, Lola…
-¡Pepe!, qué sorpresa. ¿Qué haces a estas horas en la calle?
-Estoy haciendo papeleos de la oficina. ¿Qué llevas ahí?
-Ay, es verdad: te presento a mi carrito express, me lo acabo de comprar en unos chinos. ¿A qué es una monada?
-Menuda mierda, Lola… ¿Para que quieres eso?
-Pepe, es practiquísimo: se dobla, no abulta nada y cuando vas llena de bolsas, lo despliegas y ¡voila!
-Menuda mierda, Lola.
-Deja de decir mierda, ¿vale? Como tú no vas nunca con bolsas, no sabes el peso tan ingrato que sufren mis brazos. ¿No ves que los tengo dados de sí de tanto cargar? Pero ahora, mi vida será diferente.
-Igual, pero con una mierda más, Lola.
-Lo que tú digas… Anda, vamos, te acompaño.
-Trae que te llevo tu mierda.
-Pepe, se llama carrito. Toma, pero condúcelo con cuidado o se espatarrará.
-¿Me estás diciendo que para conducir tu mierda, he de tener un carné especial?
-Vamos a ver, Pepe, no me consumas los leucocitos que me quedo sin hierro de la mala sangre que me pones… ¿Me llevas o no mi carrito?
-Trae… Lola, ¿sabes lo que son los leucocitos?
-Pues claro, listillo: mis defensas para combatir bicharracos como tú… Ten cuidado que hay un banzo, bájalo con suavidad.
-¡Hala!, se jodió… ¿Ves como es una mierda, Lola?
-¿Ves, Pepe, cómo eres incapaz de poseer maravillas en tus manos?
-¿Ahora qué hacemos, Lola?
-¿Qué vamos a hacer? Agáchate y vuelve a sus orígenes la rueda espatarrada.
-Me mancho, Lola.
-Pues no haberlo espatarrado. Venga, hazlo con fuerza; está muy prieto.
-Voy…
-¿Pepe qué has hecho? Has reventado el culo del pantalón al agacharte; se te ve el calzoncillo.
-¿Ves como es una mierda tu carro?
-Levanta que te pongo un imperdible… ¿Pepe qué has hecho con la rueda?
-Se ha jodido, Lola… Te dije que era una mierda; a ver si la puedo volver a meter.
-Ten cuidado con los huevos…
-¿Desde cuándo te preocupan mis huevos, Lola?
-Los huevos de la gallina, Pepe…
-Lola, ¿tienes un destornillador?
-Disculpe, Señor guardia, por favor, ¿tiene un destornillador a mano para mi Pepe?
-No, Señora; sólo pongo multas. Si son tan amables, quítense de ahí, están obstruyendo el paso a los peatones y como venga un coche…
-Pepe…
-¿Qué?
-Date prisa, que nos ponen una multa y nos atropella una bicicleta.
-Lola, la rueda no entra. ¿Qué tal si sacamos las bolsas y tiramos esta mierda?
-¡Jamás!... Empuja un poco más; para mí que la rueda entra a presión… Date prisa que viene una moto.
-¡Hala!..., ya está: la mierda del carrito, los huevos de la gallina y la madre que te parió. Vámonos.
-Aimm… Mi carro, ¿dónde está mi carro? Señor guardia, mi carro… Mira mi carro, Pepe, está espachurrado… El de la moto me robó mi carro…“Donde quiera que esté, mi carro es mío…”
-¡Lolaaaaaaaa!, deja de cantar y vámonos.
-“Mi carro me lo robaron estando de romería. Mi carro me lo robaron anoche, cuando dormía… ¿Dónde estará mi carro?, ¿dónde estará mi carro? Donde quiera que esté, mi carro es mío ooooo…”… Pepe has matado a mi carro; exijo reparación inmediata.
-Sí, vamos, ahora mismo te compro otro carro y más huevos…
-Pero que sea tan mierda como el muerto, ¿vale? Era muy bonito… Oye Pepe…
-¿Qué?
-¿Me quieres?
-No.
-Lo sabía… ¿Dónde estará mi carro?, ¿dónde estará mi carro? Donde quiera que esté, mi carro es mío ooooo…”

jueves, 22 de abril de 2010

LOLA EN LA FERIA

-Julito defínete de una puñetera vez. ¿Con qué bando vas?

-Lola no puedo olvidar que soy un Fernández…

-Anda, leches, y yo una García. ¿Y?

-Pero por qué me he de dividir, Lola…

-Chaval porque vivimos en las dos Españas. O tinto o clarete. Aquí todo el mundo se posiciona.

-Pues yo no, Lola. Yo creo en una España única e indisoluble.

-Hoooooola, chicos… Uy, qué caras, ¿qué os pasa?

-Qué pasa, qué pasa…, pues que tu primo no se define, Mari Pili.

-Mi primo tiene una voz prodigiosa, Lola… Canta Julito, canta la zarzamora.

-Alto ahí.¿Qué tiene qué ver el culo con las témporas? No hace falta que truene, ya llueve bastante.

-Un, dos, tres, do, re, mi, fa sol…

-Julito, primo, la escala musical no, sino la zarzamora. Demuestra que eres un Fernández cantor…

-Estoy aclarando la garganta, prima para que el trino me salga como el de un ruiseñor.

-Mari Pili, por casualidad, ¿tu primo no será Pablito Calvo, ya sabes, el de Marcelino pan y moja?

-Un, dos, tres… Do, re, mi, fa, sol laaaaaaaaa…

-Que la escala musical no, leñe. La zarzamora, Julito…

-Ni zarzamora ni limones, tu primo no se define, Mari Pili.

-¿Y en qué, demonios quieres que se defina esta alma de cántaro, Lola?

-Pues que tu alma de cántaro me vote, Mari Pili…

-¿Lola te presentas a las presidenciales?

-Mira, no lo había pensado y, te advierto, que no desmerecería nada, incluso con un mínimo esfuerzo lo haría hasta mejor que el señor que nos gobierna ahora, pero como no soy una capulla, no puedo ser política. Lo que quiero es que Julito me vote… Ah y cree una marcha para anunciarme, Julito.

-Do, re, míiiiiiii…

-Julito eso no es una marcha, leñe.

-Primo, que cantes la zarzamora.

-Qué zarzamora ni que narices. Una marcha a la reina, Julito

-¿Qué reina? No me desatornilles la cabeza, Lola, que ya la tengo floja de por sí.

-Do, re, mi, faaaaaaaaaaa…

-Julito qué cansino eres, te he pedido una marcha real, a la reina de la feria… Ah, y que me votes.

-La zarzamora, Julito. Es el himno de los Fernández.

-¡Coña vetusta! ¿Los Fernández tenéis marcha? Pues los García también, que lo sepas Mari Pili… Julito que me votes de una puñetera vez.

-Sol, la síiiiiii…

-Julito te sabes muy bien la escala, pero quiero que crees una marcha para la reina de la feria de abril. No sé, algo que comience como “Lola, Lola la castellana, gracia y salero hasta en sus carnes”… Una cosita así, pero quitando la escala musical, ya sabes, el do re mi, no, eso no…

-Lola, ¿te has autoproclamado la reina de la feria de Sevilla? Pues yo la de Jerez. Julito apunta mi marcha “Mari Pili trotando en su caballito entró con los egipcios en el real”… Julito ponlo ampuloso y con mucho bombo…

-¿Egipcios, Mari Pili?

-Sí, Lola, soy multinacional.

-Julito pon en mi marcha un kilovatio periquitos que soy la madre naturaleza y de paso me hacen coro

-Do, re, mi, fa, sol, la, si, doooooooooo… ¿Que tiene la zarzamora que a todas horas llora que llora por los rincones, ella que siempre reía y presumía de que partía los corazoneeeeeeeeeees?

-¿Ves Mari Pili? Ya hemos atrofiado una vez más al chico. Ahora nos canta la zarzamora… ¿Qué hacemos sin marchas?

-Vamos, ponte ahí… Julito cállate que desafinas y da unas palmas que nos arrancamos por sevillanas.

-¡ole, ole y ole!... Mari Pili somos un cuadro flamenco.

-Lola, no te engañes. Somos un circo.

martes, 20 de abril de 2010

LOLA MUJER BOLERO

Me piro de TutoBank. No soporto a este tío que se hace llamar míiiiiiiiii jefe. Éste no sabe que Lola no tiene amo. No ha podido mi Pepe conmigo, va a poder este energúmeno. Antes muerta que callada; es que me da, eh, que nadie ose detenerme. ¿Me suicido por la ventana o me despido directamente?... Ya, ni los chupitos de cazalla alivian mi mala leche.

Por curiosidad, ¿alguien se levanta despierto? Lo normal es que uno
se despierte dormido, y después de una sobredosis de café bien cargado y reposadito, esté en predisposición para enfrentarse a la bacanal diaria. Pues no, este tío me exige, no pide, que me levante como la moto de Fonsi Nieto ¡Y un jamón! Me levanto como los triciclos, lenta pero segura; si a las 8 de la mañana no te dejas llevar por un placer tan simple ¿Cuándo entonces? Una vez estimulada, cualquiera me puede decir: Lola, haz… y actuaré segura, equilibrada,
sin darme importancia.
Hoy, cuando ha entrado de sopetón, mirándome furibundo, a punto de
estrangularme verbalmente, yo sin querer, aunque pensándolo bien, mi subconsciente ha tenido que actuar de alguna manera que yo no alcanzo a comprender porque como según él soy cortita, pues eso… al entrar él, yo salía con todas mis energías, me había tomado ya cinco cafés, y se ha comido la puerta enterita. No ha chillado, ha aullado ¡Qué se fastidie! Se piensa que soy una maquina para satisfacer sus necesidades, el diván de su carioca mente descontrolada, el descanso de su lasciva curiosidad y ¡Un cuerno! Acaso me ha preguntado alguna vez: ¿Te encuentras bien, eres feliz, necesitas algo, estás cansada,
quieres que te suba el sueldo? Pues no, nada, como un robot. Sólo, dame y dame, y yo, toma, que toma y toma más.
En un arranque de temperamento voluptuoso, me pierde ser antes muerta que sencilla, le he dicho:
- Me largo, dame lo que es mío y que te aguante tu tía.- Me he
sentido divinamente, pero claro, después he reflexionado: Peripatética, te has quedado sin trabajo, no te corresponde paro ¡Dios mío! ¿Qué has hecho?
Menos mal que, como este hombre no me escucha, no ha oído ni la mitad. Si yo fuera como la masa, que piensa y luego habla…
- ¿Qué pasa, Lola? ¿estás con la regla?-este hombre, además de
toca pelotas, es gilipollas.
- Me siento abandonada, acosada, poco valorada. Nunca me
escuchas, no me respetas y…- La cagué. Me he puesto a llorar ¡Con lo que odio ser mujer mantequilla!, qué lastima, que pena, qué destrozo...
- Tranquila, mujer. Tú sabes como soy. Nadie me aguanta. Sólo
tú me entiendes. Eres paciente, comprensiva, intuitiva.- éste es
imbécil; he pesado, no dicho- Eres un diamante en bruto para la
empresa.- Bruta, soy un rato, pero eso de diamante, me mosquea; ni mi Pepe, me lo ha dicho nunca. Y, ¿si está enamorado de mí y, como soy intocable, de otro hombre, él se rebela y me maltrata? No me extraña, soy incandescente, cualquiera pierde los nervios por mí ¡Qué bonito!
Mi jefe enamorado de mí… Lolaaaaa, pero si tú le odias… es verdad.

- ¿Lola, me estás escuchando?
- Sí, claro que te escucho. Disculpa, he perdido los nervios.-
Con las mismas, he salido de su despacho, y me he ido a tomar un vaso
de cazalla. Necesitaba una sobredosis.
... ¡Qué asco me doy! Me vendo por unas míseras palabras babosas; si no fuera por la hipoteca… éste se iba a enterar lo que es una mujer bolero.

viernes, 16 de abril de 2010

LOLA EN LA ELEGANCIA DEL HIPOPÓTAMO

- No, Lola, no… Un poquito de por favor, ten juicio.
-Mari Pili, ¿para qué quieres que tenga juicio? Seguro que si lo tuviera, me afectaría a mi salud mental.
-Lola, ¿pero te has mirado al espejo?
-Síiiiiiiiiiii, y estoy encantada de conocerme, Mari Pili.
-¿Tú crees que una renovia puede ir con plumas hasta en las cejas? ¿Y las perlas? Si has dejado a las ostras del mar de China sin abastecimiento… Mírate los pies, ¿Zapatos con lentejuelas, Lola?
-… Antes muerta que sencilla, Mari Pili. Además, sabes que tengo una personalidad barroca.
-No tienes sentido del ridículo, Lola. La sencillez, la discreción… ¿No te dice nada menos es más, hija?
-Sí, claro… Me suena a soso, Mari Pili. Yo no me imagino a un jardín tropical sin profusión… Pues yo, símil o sucedáneo… Además, cada día estoy más convencida que en otra vida yo fui vedette.
-Lola pareces un pavo enjoyado… Estás, estás, estás redivina.
-Gracias Julito. Eres el único que me comprende porque lo que es la doña de la saga de los Fernández…
-Julito lárgate.
-Lola quiere el asesoramiento varonil. No me voy, prima.
-Mari Pili me miras con ojos de lechuza mientras que Julito me mira con ojos cinéfilos. ¿A qué sí, Julito? ¿A quién me parezco, hijo?
-A Greta Garbo, Lola… Bueno, no, a Bárbara Stanwyck, aunque tampoco. Tal vez a Sofía Lóren en…
-… Se parece a una marmota con vestido de bailarina del lago de los cisnes…, Julito desaparece.
-No me voy prima. Lola necesita echar literatura sobre su cuerpo para verse… de alguna forma.
-Lola mira este vestido qué simple, qué elegante…
-Mari Pili si no tiene tutú, ni siquiera un par de docenas de metros de encaje. Mira la pechera qué escurrida…
-Por la pechera no te preocupes. Con los dos volúmenes que tienes delante de tu pecho, la pechera del vestido se convertirá en las Rocosas.
-Mari Pili, ¿y en la cima de las Rocosas se podrían poner unos arbolitos de perlas?
-Nooooooooo, Lola.
-¿Tal vez una profusión de cristalitos de Swarovski, prima?
-Julito vete ahora mismo al bar de la esquina y vete pidiendo tres cafés.
-No me voy, prima. No tengo dinero, me quedo.
-Lola, o me haces caso o me largo. Tú veras…
-Vaaaale… A ver, qué me pongo…
-Toma éste… Elegante, sobrio, el justo para recasarse con el gerente de una funeraria.
-Ya estoy… Qué lastima, qué pena, qué destrozo, parezco un circo sin payasos. ¿Qué opinas Julito?
-…
-Juliiiiiiiiiiiiiito contesta.
-…Lola, pareces un hipopótamo sin caderas.
- ¿Eh?… Oye tú, Julito de las narices, ¿se puede saber quién te ha pedido opinión?
-Sencillez, Lola, sencillez…
-Muy bien, Mari Pili, si quieres sencillez y naturalidad, trae ese traje de torera. Me recasaré con capote y estoque. Menudas banderillas voy a poner a mi Pepe.

lunes, 12 de abril de 2010

LOLA OS AMA, BUENO, NO A TODO EL MUNDO

-…Te quiero, Mari Pili.

-¿Eh?

-¿Y a mí, Lola?

-También, Julito. Mucho, mucho. Ay…

-¿Se puede saber qué coños te pasa, Lola?

-Ay, qué susto me has dado… Me he despertado queriendo al mundo entero, Mari Pili, qué lo voy a hacer si el sentimiento es más fuerte que yo. Ay…

-¿Al presidente del gobierno también, Lola?

-¿A ese? Ni de coña, Julito, no confundamos los términos, un poquito de por favor…

-Pues no lo entiendo, Lola, no lo entiendo.

-¿Qué no entiendes, hija? ¿Qué quiera a la humanidad, que te quiera a ti con lo revenía que tú eres, que no quiera a nuestro presidente, qué de todo?

-Que quieras simplemente, Lola. La gente ya no quiere porque sí.

-Yo también te quiero, Lola…

-Ay mi cachorrillo qué obra de beneficencia hemos hecho contigo y tú con nosotros, ay mi chiquitín…

-Un Fernández no es un cachorro, Lola.

-Mira, Mari Pili, vete a tomar café tú y los Fernández. Julito es una bendición de Dios. Llegó en el momento oportuno cuando tú y yo teníamos el corasó partío.

-¿Por qué teníais el corazón partío, chicas?

-¿Y a ti qué te importa, Julito? El hombre que se precie, jamás pregunta el porqué. Se limita sin más a ser hombre.

-¿Y qué es ser hombre?

-Pues, Julito, el espécimen que sin él la mujer no es nada y con él es una desgraciada.

-¿Y yo soy eso, Lola?

-Hijo mío tú eres tú, un ente limitado, tierno… El yugo y las flechas, Julito.

-¡Dios mío, Lola!... ¿Tú crees que mi primo es la reencarnación de Franco?

-¿Eh?... Qué lástima, qué pena, qué destrozo de mujer… Mari Pili que no te enteras. El yugo para los bueyes y las flechas para cazar, que me he comprado un cortijo y estoy recolectando el avituallamiento. ¿Te enteras?

-Hija, no te sigo. Pareces un potro, de pronto quieres al mundo, a mi primo le conviertes en mascota. Luego sacas un yugo, al presidente del gobierno le matas y no sé qué más… Tía no te sigo, coña.

-Yo no he matado a nadie, Mari Pili… ¿Y sabes por qué?

-¿Por qué, Lola?

-Julito deja de preguntar el porqué de todo. ¿No ves que me haces pensar? Y no tengo edad.

-¿Lola por qué no has asesinado a nadie?

-Mari Pili, te voy a contestar: mayormente porque nadie se me ha puesto a tiro aunque tú te me estás colocando en la mirilla.

-Pues mátame… Mira qué me importa.

-Mari Pili, Mari Pili, que hoy me he levantado amando a la humanidad, eh…

-Yo os amo, chicas…

-Qué te calles, Julito, esta fiesta no va contigo.

-Mi primo hace y dice lo que le da la gana, para eso es un Fernández.

-Pues yo soy una García y, y, y… ¿Te das cuenta, Mari Pili, que nos estamos comportando como la gente normal que discute porque sí? ¡Qué horror! Yo no quiero ser ésa.

-¿Quién es ésa, Lola?

-Ay, Julito qué cansino eres. Pues ésa es ésa, gente como tu prima. Unos revenidos, unos, unos…

-¿Que soy qué, Lola? ¿Y tú qué eres, eh?

-¿Yo? Yo soy una peripatética sin más, Mari Pili. Ah, y encantada de haberme conocido.

-…Me pregunto, chicas, por qué os quiero. Volvéis loco al más cuerdo…

-Ahí, primo, ahí. Somos únicas, pero yo no quiero a la humanidad como esta tarada.

sábado, 10 de abril de 2010

LOLA REINCIDENTE

-Lola, sabías que… Lola, ¿dónde estás?

-Aquí, Mari Pili.

-Lola no te veo… Lola y llevo las gafas puestas, ay que me preocupo. ¿Te has vuelto invisible?

-Qué más quisiera yo.

-Bueno, dime dónde puñetas estás, Lola.

-Debajo de la cama, quiero desaparecer.

-¿Debajo de la cama? ¿Estás limpiando el polvo? ¿Cómo has podido meterte debajo de la cama, dónde has dejado las carnes?

-Mis carnes están conmigo… Mari Pili…

-Lola, qué has hecho, que te veo venir…

-Te juro por Snoopy que esta vez no he hecho nada, me han hecho. Soy una reincidente, yo no quería, soy tímida, mi pudor está sufriendo, Mari Pili…

-¿Tímida tú? ¿Pudorosa tú? Si no sabes ni cómo se escribe la palabra pudor… Sal de ahí, es muy incómodo estar agachada de esta manera, parece que se me va a volatilizar mi trasero… ¿Qué has hecho Lola? Desembucha.

-Que no he hecho nada, coña. Simplemente soy una reincidente, mi débil personalidad, mi candidez, este corazón sensible y grande, no he sabido decir no… Mari Pili soy una reincidente.

-Lola no me toques las castañas y sal de ahí que se me están quedando los riñones arrugados. ¿Qué has hecho?

-… Me caso Mari Pili.

-¿Qué te qué? Ay, Dios mío, ¿pero no estabas casada ya? ¿Has vivido en concubinato con Pepe todos estos años con lo meapilas que es? ¿Te has divorciado? ¿Quién es él? ¿De dónde has sacado un nuevo hombre sin yo enterarme? Pero por qué te casas, Lola…

-Qué nuevo ni que leches, Mari Pili, es el mismo de siempre. Más vale malo conocido que bueno por conocer.

-¡Hala qué tomate! Habéis vivido en pecado todos estos años… Leches con Pepe el triste, mucho rosario… Oye Lola, ¿al menos tendrás los hijos legalizados, no? Y la casa, ¿te ha dado un cacho? ¿Has mirado si sólo vive contigo o tiene más? Hazme un hueco, Lola, que me meto contigo debajo de la cama, qué tomate… Sigue contándome.

-…Mari Pili, ¿cuántos años hace que somos amigas?

-Lola es de mala educación hablar de años, lo han dicho en la tele. De todas maneras tengo la sensación de que eres uno de mis riñones, así que llevamos toda la vida juntas.

-Yo fui a tu boda…

-Sí, claro.

-… Y tú a la mía.

-Sí, claro.

-¿Pues entonces cómo vamos a vivir en concubinato, Barbie geriátrica?

-Los papeles, Lola, los papeles eran falsos. ¿A qué sí? Escápate, yo me voy contigo, que le den café con leche a Paquito.

-…Los papeles y mis hijos es lo único legal que tengo, Mari Pili, lo demás son todo falsificaciones.

-A ver, Lola, a ver no salimos del mercadillo, qué esperas entonces… Y digo yo, ¿por qué no nos casamos en su día en el mercadillo? Ahora, Lola, todo sería falso y podríamos tomar las de villa Diego, sin más preámbulos… Lola no entiendo, si ya estás casada, por qué, puños, te quieres recasar? Qué lastima, qué pena, qué destrozo, qué desilusión de amiga.

-… Es lo que se hace cuando llevas veinticinco años casada… renuevas los votos.

-Pues vota que no, Lola, si no, ¿para qué están las votaciones?

-Para modificar criterios… Es verdad, Mari Pili… No me caso. Gracias mi querida amiga, qué haría yo sin ti.

- De gracias nada. Tú te casas, tú eres una mujer muy pero re muy decente. Celebras boda y yo por un día como gratis.

-¿Eh? ¿Y tú eres mi amiga?

-Yo no lo he dicho, lo has dicho tú.

viernes, 9 de abril de 2010

LOLA Y SUS TRES BÁSICOS PARA SER GRANJERO

-Mari Pili mira qué pantalones más monos me he comprado.
-Ahora no puedo. Un po1quito de por favor, Lola, no me distraigas. Estoy echando alpiste a los huevos.
-Mari Pili para. ¿Qué estás haciendo? Contesta.
-Lola me he vuelto yo también granjera y aro y aro la tierra. Mira cómo se me están quedando las manos...
-Pero alma de cántaro dónde vas... Anda trae que te ayudo. A ver, ¿qué tienes?
-¿Yo? Insecticida nada más.
-Mari Pili, ¿qué vas a desinfectar si no tienes nada?
-Eso digo yo, Lola... También tengo abono.
-¿Para que quieres abono si no tienes nada qué abonar?
-Lola, deja ya de decir que no tengo nada, eso ya lo sé, pero se me ha ocurrido plantar unos huevos. Tú que entiendes, Lola,¿crees que se me reproducirán rápido?
-Mujer si sucede lo que aquel milagro famoso... Pues sí, claro.
-¿De qué milagro me hablas?
-El de los panes y los peces, Mari Pili.
-Yo no quiero pan ni pescado, quiero una huevería.
-Ya... ¿No será más rápido que te compres los huevos, Mari Pili.
-Lola deja de desvariar y ayúdame… si es que sabes.
-Lola tiene remedios para todo, prima. Yo estaba solo y ya me ves ahora feliz con Mari Tere, mi muñeca hinchable.
-Julito sé un Fernández, leñe y afronta la realidad.
-Ya, por eso tú otra Fernández afronta la realidad plantando güevos. No me amueles, Mari Pili. Por una vez y sin que sirva de precedente tomaré posesión de la verdad. Atentos…
-Julito, primo, ponte el cinturón de castidad que Lola despega.
-… Para ser un buen granjero hay tres cosas básicas
-¿Qué cosas, Lola?
-Cállate Julito que se me va la onda magnética de la inspiración… Tres básicos del fondo de armario de cualquier granjero que se precie que son…
-Lola te advierto que no admito estupideces pues estoy de cavar hasta el entrecejo.
-Y si de tanto cavar te sale petróleo, prima, te convertirías en la petrodólar de Valladolid, pagarías todos los café. Yo pediría churros con tostadas, mermelada y man…
-Primo te diré que eres un muerto de hambre un obseso de la comida.
-Ojo al dato, callaros, muchachos, básicos que sin ellos jamás la tierra será agradecida contigo.
-Pues Lola yo no tiro ni un papel al suelo, ni pipas, no contamino y la tierra jamás ha sido generosa conmigo.
-Julito dime una cosa, hijo, ¿tú que has cosechado?
-Calabazas, Lola, cuando yo he plantado amor, ingentes masas de amor concupiscente.
-Ves Julito, ahí, ahí le duele. Fue el fosfato de la concupiscencia lo que abrasó a los geranios.
-Qué geranios ni qué leches, Lola, un Fernández sólo planta orquídeas.
-Serás gilipollas… Sin los tres básicos, Mari Pili, como si te apellidas Tutankamón, de la saga de los egipcios de toda la vida.
-… Anda, Lola, ¿y si planto egipcios? Te advierto que estos me arreglaban el cuerpo con lo trabajadores que son.
-De verdad, eh, quién nos lea se va a pensar que somos una panda de tarados. Qué lastima, qué pena, qué destrozo…
-Lola, ¿es que no lo somos?
-Sí, Julito, sí, pero hay que disimular para que la gente nos tome en serio, coña. ¿Dónde se ha visto querer plantar egipcios sin los tres básicos.
-Pues dame los tres básicos que quiero ser granjera de egipcios.
-Mari Pili, perdona que te diga, pero estás de los nervios. ¿No querías plantar una huevería? De verdad vuelves loca a la tierra, cómo va a germinar…
-Quiero egipcios, los huevos ya los pondrán ellos. Dame los tres básicos, Lola.
-Vaaaale, ya voy, no me presionéis que se me pone a palpitar el ojo derecho y me quedo tuerta y si estoy tuerta no encuentro los básicos.
-Lola, basta ya. Los tres básicos horita mismo.
-Eso, Lola, Los Fernández reclaman el fondo de armario del buen granjero.
-Pues son, tata tachan… Uno, hablar andalú para que a la tierra se le pegue la grasia. Dos, cantarla todas las noches unos fandanguillos, este apartado más que nada es para jalear a la tierra, darla vidilla y, tres, este apartado es el menos relevante, pero todos los granjeros lo suelen utilizar: saber lo qué haces. Sin saber, os advierto, que también se puede ser granjero de Pro… como yo sin ir más lejos.
-Julito, te lo dije. Mi amiga es gilipollas. Vámonos, horita mismo.
-…Desagradesíos, que sois uno sosos por muy Fernández que seáis. Incoloros, que sois unos desnatados… Habrase visto qué desaire me han hecho estos dos moluscos…

lunes, 5 de abril de 2010

LOLA EN VOLANDO VOY, VOLANDO VENGO

-Señores pasajeros del vuelo K3354 no están correctamente colocados.

-¿Cómo qué no? Yo de aquí no me muevo, estoy la primera... Ah, mi amiga tampoco se mueve.

-Señores pasajeros pónganse bien o no montan en el avión.

-No te montarás tú, tía revenida, pero mi amiga y yo, las primeras.

-Señora, enséñeme los billetes.

-Si quiero y si puedo... ¿No ve que tengo la manos achorizadas de tanto chisme? Pero todo pagado, eh, de oferta y pagado.

-O me enseña el billete o no monta.

-Mire, es usted una borde, una amargada, y una de todo. Ande, sosténgame la maleta, el bolso, el abrigo, la botella de agua, el bocata, el periódico y la estampita de Santa Críspula que me ayuda a volar... Aquí tiene.

-Pase, vaya por la pista con cuidado.

-Ah... ¿Voy andando? ¿No hay autobús, patines o algo? ¿Y si me pilla un avión, cuánto me dan de indemnización? Tal vez me interese. Mari Pili, ¿te interesa?

-Lola montémonos. Si nos pilla un avión o tres, ni para revuelto de champiñones.

-Mari Pili para y medita... ¿Qué nos puede pasar? ¿Ir tullidas por la vida? Ya vamos, hija, la menopausia nos ha dejado peor que lady Gaga. ¿Que nos aplasta la cabeza una rueda? Yo tengo el cerebro de tanto no pensar, espachurrado y, a cambio, podemos viajar de por vida gratis, como estamos lisiadas, somos clase preferente y nos dan pelas para ir a los mejores mercadillos europeos y resto del mundo mundial. ¿Hace, entonces, Mari Pili?

-Lola sube a esas escaleras ahora mismo lisiada y con el cerebro plano, pero sube..., y rapidito, eh.

-Eh, espera. Mira un avión a Zurich. ¿Nos subimos?

-Lola vamos a Jerez.

-¿Y? A Jerez podemos ir en cualquier momentito, pero a Zurich... De los Apeninos a los Andes. Ahora o nunca.

-Señora, suba la escalera. ¿No oye a su amiga?

-Tranquilita, eh... Encima de borde, es una cotilla que escucha conversaciones ajenas. ¿Todas las compañías low cost son así?... Mari Pili, ¿y si vamos en bicicleta? Tengo miedo.

-Pues besa a Santa Críspula, Lola.

-Welcome gentlemen passengers to the flight K3354. They tie the cinturores and immerse the head in a world of pleasure on having flown with us.

-Ehhh, Mister azafato que soy española y sólo sé checo.

-Cállate Lola, ahora lo dirán en cristiano.

-Tampoco quiero cristiano, Mari Pili. Estoy en España, soy española y quiero que me hablen español. Sino, hubiera volado en una compañía catalana.

-Que te calles Lola, o te estrangulo.

-Esto es violencia de género, Mari Pili... ¿Me quieres Pipi? Qué miedo tengo coño...

-Señores pasajeros tenemos a su disposición salchichas, coca-colas, cervezas, café, infusiones, colonias, cremas hidratantes, pa...

-Mari Pili, ¿esto es un avión o un supermercado?

-Y, señores pasajeros juguemos a nuestro famoso Rasca,rasca que te rasca” ¿Quién desea un rasca?

-Azafato, ¿cuánto cuesta?

-Uno, un euros. Seis, cinco euros.

-Déme media, poquito de por favor...

-¿Media docena, Lola? ¿De qué vamos a comer en Jerez?

-Media tarjeta, Azafato.

-Son enteras, señora.

-Pues entera y le voy a pagar con un baile... Mari Pili baila unas bulerías al azafato, que se vea la grasia castellana

-Loooooooooola...

-Mari Pili el miedo no me lo resuelve la estampita. Si bailas te prometo estar callada hasta Jerez... O me tiro por la ventana, eh.¡Azafato abra la venta que me tiro!

-Qué lástima, qué pena, qué destrozo tener una amiga tan peripatética...