Vídeo promocional Mujeres Descosidas

miércoles, 30 de diciembre de 2009

LOLA, LAS UVAS Y EL TABACO

Hola, soy yo. Estoy que fumo en pipa. Decir que estoy envenenada, es hablar poco. Me encuentro rabiosa, furibunda.

No sé si contaros el asunto de los buitres carroñeros o, que hoy es el último día que se fuma oficialmente; a partir de mañana seré una ilegal, perseguida por la justicia. Me conozco: sé de buena tinta que expeleré humo en los sitios prohibidos, me esconderé, llevaré un cenicero debajo del sobaco y estaré al margen de la ley; el riesgo de ser pillada “in fraganti” lo llevo tatuado en la frente. Ya me imagino a mi Pepe, yéndome a buscar a comisaría, aunque, os advierto, que es probable, casi seguro, que en vez de eso, se quede empanado haciendo “zapping” delante del televisor y su Lola, mujer marcada por la ley, entre delincuentes, maleantes, juzgada por el mismo rasero, ¡manda narices! En qué país vivimos… Si es que hemos perdido el norte, leches. Mi Pepe, que eso de las leyes lo lleva a rajatabla porque es un hombre muy cívico, me ha puesto una pegatina en la tapa del retrete que versa lo siguiente: “Lola, que te veo, apaga el pito”… Será capullo, con lo bueno que es un cigarrillo sentada en el trono, ¡a qué grado de intolerancia hemos llegado!, que ni se me respeta estando en el váter.

¿Vosotros fumáis? Es un vicio caro, sucio (te deja los pulmones renegridos), no os lo recomiendo y menos ahora, claro. Menudas multas han estipulado, aquí, los mandatarios de pacotilla. Yo estoy convencida de que me van a embargar hasta las pestañas, pero no pago ni una multa, ¿eh?... Es más: a las ocho de la mañana me iré al banco y sacaré todo el dinero que tengo, sólo dejaré los intereses por descubierto, eso no me importa que me lo embarguen.
Ay, qué enfado tengo… Pero, ¿cómo me van a juzgar igual que a un mafioso? Si no soy china, ni rusa, si soy una “sensilla” chica de Valladolid que le gusta fumar, coño… A mí, que no me toquen la moral que soy muy brava y, si me buscan, me encuentran; el que advierte, no es traidor.

Creo que me voy a anticipar a los acontecimientos, amigos lectores; tomaré medidas: una, llevar prendido en la ropa una nota de advertencia al respetable diciendo “Lola, mujer sin ley”. Dos, esta noche en las campanadas, mientras unos toman uvas, yo me fumo doce cigarrillos –la verdad, no sé si me dará tiempo a tragar tanto humo-… por si las moscas.
Ehhhhhhhhh, ése del fondo, ¿qué hace comiéndose las uvas? Un poquito de por favor, que no os he deseado feliz 2010... Ay, que comienzan los cuartos, ¿alguien tiene doce mecheros para encender mis cigarrillos?... Esperadme...

lunes, 28 de diciembre de 2009

LOLA, CONFESIONES A MEDIA NOCHE

-Pepe, te quiero mucho.
-¿Eh?, ¿qué dices? Perdona, estaba leyendo esta noticia y no te he oído.
-Que digo que te quiero mucho…
-Ah, vale, gracias por tu generosidad, Lola.
-De nada, Pepe… Qué bien te sienta ese corte de pelo; te hace más calvo…
-¿Eh?, ¿me hablas a mí?
-Sí, Pepe. Te decía que te favorece el pelo así, dejándote las orejas al viento.
-Ah, sí; es practiquísimo… Fíjate, Lola, cómo ha subido la bolsa esta semana, ¡máximos históricos!
-Pepe, ¿has pensado qué cantidad de amor destinas a tu Lola diariamente?
-Un 0,49% aunque puede llegar a 14.000 sin problemas… el IBEX está imparable.
-No está mal, Pepe. Casi un 50% de tu tiempo… No me puedo quejar.
-Pero va a bajar, Lola, no puede mantenerse; es una barbaridad, no hay que engañarse.
-¿Vas a tener más trabajo, Pepe? Ya sabía que la alegría en casa del pobre dura poco; me había hecho mucha ilusión que la mitad de tu tiempo me la dedicaras a mí.
-Lola es que la avaricia rompe el saco, Lola. Una postura inteligente es retirar posiciones en este momento. Yo lo voy a hacer, desde luego…
-Pero, Pepe, ¿por qué? Sé que te doy muchos motivos para que bajes tu consumo en mí, pero de ahí a retirarme de tus horas, es muy fuerte, ¿no?
-Lola, Lola, hay que saber invertir: o metes tiempo y estás pendiente, o te olvidas y mañana Dios dirá… Postura, también, muy buena, porque el día de mañana te puedes encontrar que ha crecido como la espuma. Ya viste lo que le pasó a mi padre…
-Pepe no me olvides, anda, por favor… Ah, ¿qué le ha pasado a tu padre?... Ay, Pepe, ¿pero no estaba muerto?
-Invirtió y mi madre le empujó a que no deshiciera posiciones. Lo qué pudieron disfrutar los dos, qué recuerdos…
-Pues eso, Pepe, haz tú lo mismo conmigo; te aseguro que saldrás ganando. Mari Pili siempre lo dice: “Lola, qué suerte haberte encontrado en aquella subasta; mi vida cambió”
-Lola, no quien resista una subasta; tengo que venderte “ERCROS”; una subida de 6,76% es una burrada…
-Ay, no me vendas… Te van a dar pocos camellos por mí; a simple vista no valgo nada. Hay que dar un tiempo para que me conozcan y me valoren en su justa medida.
-Que no, Lola, ya he tomado la decisión… ¿Nos vamos a la cama?
-¿De despedida, Pepe?
-Sí, ahora me despido de los niños… ¿Vamos?
-Vete, vete, ahora voy yo…

-Mari Pili, soy yo, Lola. Te llamo para despedirme.
-¿Dónde te vas, Lola? Si es media noche…
-Pepe se ha cansado de dedicarme un 0,49%; dice que he subido un 6,76% y que no puede mantener así las posiciones. Por lo que mañana me vende a mí y a Ercros. Además podemos llegar a 14.000 y la avaricia rompe el saco.
-Lola, serénate. ¿De qué, puñetas, me estás hablando?
-Hija, no entiendes nada… Bueno, ni yo tampoco. Te cuento lo que me ha dicho Pepe.
-Bueno, va… ¿Desde cuándo se hace caso a lo que dice un marido, Lola? No me defraudes, ¿eh? No tienes edad para reestructurar posiciones; nosotras como siempre: a lo nuestro.
-Eso, al mercadillo.

domingo, 27 de diciembre de 2009

LOLA Y EL CUENTO DE LA LECHERA

-Lola, hija, deja de comer. Un poquito de por favor…
-No puedo, Magui Pili, tengo mucho hambre… Oye, ¿me puedo llevar las sobras en una cazuela?
-Lola, te invité con mi fórmula de cortesía y tú…
-¿Cuál es tu fórmula de cortesía? ¿Qué me enseñes los langostinos, las almejas, las nécoras y una vez olidos, los guardes?
-Te comes un langostino, una patita de nécora y ya, pero es que me has dejado las bandejas vacías.
-Te he hecho un favor, Magui Pili, ahora sólo tienes que fregar los platos… Oye, ¿Y esa bandeja?
-¿Cuál, Lola?
-La que está en el mueble de la televisión?
-Son mis mazapanes, Lola.
-Virgen del Perpetuo Socorro, Excelentísima Señora de los mares, qué profusión de mazapanes. Voy a probarlos…
-Uno, te comes uno y dejas miiiis mazapanes, ¿entendido, Lola?
-Ya estamos con el mí, tú, su, coña. Es que como te comas toda esta bandeja, se te retuerce el intestino, trae que te ayudo yo…
-Uno y basta he dicho.
-Tajante y concéntrica.
-Toma un poco de chorizo y salchichón, Lola.
-¿No tienes solomillo mejor?
-No.
-Pues trae los mazapanes… Mira, en forma de perita, nuez, empanadilla, qué monada. ¿Dónde los has comprado para comprarlos yo?
-En un convento, Lola.
-Ah… Vete y compras más. Yo no puedo ir a un convento.
-Anda, ésta, ¿y por qué?
-Allí no me dejan hablar… Dame un poco solomillo, ya que no me dejas catar los mazapanes.
-Chorizo y salchichón, Lola…
-Puerca miseria… ¿Has comprado ya las uvas, Magui Pili?
-Sí… Espero que no pretendas comerme las uvas cuando faltan cinco días para noche vieja, verdad?
-Si las comemos ahora, ya tenemos un trabajo hecho. Ponemos a Paquito con un plato, a Pepe con una cuchara y nos van dando las doce uvas. ¿Hace?
-No.
Pues dame mazapanes o solomillo.
-Chorizo y salchichón.
-… Al menos un poco de cava, mujer…
-Gaseosa, Lola.
-He visto en el frigorífico que tenías…
-Gaseosa, Lola.
-Mira, en el dos mil diez va a ser mi año y te vas a enterar de lo que vale un periquito. Te lo juro… He dicho.
-¿Qué te va a pasar en el dos mil diez, Lola?
-Yo qué sé, me gusta que me sorprenda el futuro, Magui Pili, pero como se me reproduzca dinero, te enteras…
-¿Reproducir el dinero?
-Si, Magui Pili, si. Haré altas inversiones y me compraré solomillos al por mayor y un convento parlante entero para que me hagan mazapanes… Ah, y una cueva gigante para beberme todo el cava que produzcan… ¡Hala!… Ah, y más… Todos los bares y restaurantes de España donde entraré y fumaré porque son míos y nadie me lo podrá prohibir… Y, y, y mandaré a mi madre a hacer un viaje que dure mucho, muchísimo y…
-El cuento de la lechera, Lola…
-Sí, pero rodeada de solomillos y mazapanes de sacristía bailarines…

viernes, 25 de diciembre de 2009

LOLA, LA MADRE DEL CORDERO

-¡Dime, niiiñoooo de quién eeeres, todo vestiiiiditoooo de blaaancoooo!…
-Lola, hija, ¿quieres ponerte a preparar la cena?
-… ¡Soy de la Virgen María y deeel Espiritú Saaantoooo!… Ya voy mamá.
-¿Dónde está la cena, Lola?
-Pues…, buena pregunta, madre. ¿Dónde está?
-¿Cómo qué dónde está? ¿No la has comprado?
-¿No la comprabas tú, madre?
-¿Yo? Si me dijiste que ibas tú.
-¡Dime niiiiiño de quién ereeees, ay madre míiia que la hemooos cagaaadooo!
-Lola, dentro de dos horas vendrán todos. ¿Me puedes decir qué vamos a cenar?
-Peeeeeeepe, ven… Que dice mi madre que vayas a por el lechazo.
-¿Qué lechazo, Lola?
-Pues el que vamos a cenar y que tú habías encargado, Pepe.
-¿Yooooo?
-Sí, tú, Pepe.
-A mí nada se me dijo, Lola, que te conozco, ya estás esquivando responsabilidades…
-¿Yo? ¿Dices que yo esquivo, yo, una víctima social?… ¿Qué hora es, Pepe?
-Las siete.
-¡Dime niiiñooo de quién eeeres, ay madre míiia que no cenamooooooos!… Me estoy poniendo nerviosa. Ahora vengo… ¿Magui Pili? Soy Lola. Oye ¿habéis empezado ya a cenar?
-¿A las siete de la tarde, Lola?
-Genial. Oye dame unas sobras…
-¿Sobras de qué?
-Pues de lo que vais a cenar. Esto va en serio, que no tengo cena. Tanta coña, tanto pollo y no hay chicha, Magui Pili…
-¿Lo dices de verdad?
-Loooola, ¿qué haces hablando por teléfono?
-¿No oyes a mi madre, Magui Pili? Se la han rizado las pestañas. Sálvame por el niño Jesús, amiga mía, que me corren a boinazos.
-Calma, Lola, calma. Primero vamos a comprarnos unas plumas para el pelo y luego vemos distintas variantes.
-¿Plumas, dices? Que lo que necesito es dar de cenar a mi familia, Magui Pili, que esto va de verás.
-Tengo sobrantes unas chirimoyas, polvorones y mazapanes.
-Mazapán el que me va a dar Pepe y mi madre…
-Lola de esta te excomulgo…
-Suegra y yo me divorcio…
-¿Oyes, Magui Pili? Esto es muy serio. Sale el rey a darnos el espiche navideño y yo con medio kilo de langostinos para diecinueve. Ayyyyy, ¡Dimeee niñooooooooooo de quién eeereees y llévameeee contigooooo!… Magui Pili me gustaría desaparecer.
-Lola hay que ser positivos, nunca negativos.
-Lo que tú digas, pero dame materia prima, por el niño Jesús, que me matan.
-Respira hondo. Luego suelta el aire…
-¿Y luego, cuando haga todo eso, me crecerán los langostinos, al menos, Magui Pili?
-No, pero encararás la situación con control
-¿Qué control ni gallo muerto, Magui Pili? Necesito comida.
-Lola, hija, nadie se puede fiar de ti. ¿Qué he hecho yo para que Dios me haya dado una hija así?
-¿Lo oyes Magui Pili? Te quedas sin amiga.
-Tranquila, eres como los gatos de siete vidas. Vamos a ponernos a pensar… Pon un langostino en cada plato y un cacho pan, y mientras los pelan, tú les bailas la danza del vientre.
-¿La danza del vientre en noche buena, Magui Pili? Es poco religioso eso…
-Tiene que ser algo exótico, Lola, para que se queden perplejos y no se den cuenta que al plato no llegará más comida.
-Ya, tienes razón… Mientras muevo el vientre, puedo contarles villancicos.
-Eso… Ah, tócales también la zambomba, Lola.
-¿Con lo que les voy a tocar las narices, Magui Pili? La zambomba será mucho, ¿no?
-Looooooooooooooooola, no encuentro los langostinos.
-¿Oyes, Magui Pili? Creo que tampoco…
-Lola, amiga mía, tranquila, te haremos un buen entierro…
-¡Dime niñoooo, de quién eeeres todo vestidito de blancoooo…!
 

martes, 22 de diciembre de 2009

LOLA Y LA CENA DE NOCHE BUENA

-Mari Pili, soy Lola… ¿Qué haces?
-Pues qué voy a hacer, el maldito pollo de noche buena.
-Ah… ¿No comemos corderito?
-Lola, Lola, no me toques más las chirimoyas. ¿Acaso no nos teníamos que comer el pollo de tu Pepe?
-¿Y corderito, no? Qué lástima, yo siempre creyendo en los milagros. En noche buena se come lo mejor de lo mejor y… un pollo no deja de ser un pollo, Mari Pili.
-¿Es que un pollo no es animalito de Dios, Lola?
-Sí, sí, por supuesto, pero de segunda división, de rango inferior y basta que celebremos el cumpleaños del niño Dios, pensé que me ibas a invitar a corderito.
-¿Cómo qué te iba a invitar, Lola?
-Te recuerdo que mañana es noche buena y me has invitado a cenar. Bueno, a mí, a mi Pepe, a mis niños, a mi santa madre, a mi cuñada, a mi tía Lola, a mi prima, a…
-Paaaaaaaaaaara, Lola. ¿Pero tú de qué vas?
-¿Yo? Pues de yo misma mismamente… Si necesitas algo, saco los fideos de mi cesta de navidad, ahora que me daría mucha pena porque es tan pobre que si los saco, sólo me queda la bolsa de pipas. El hueso de jamón ya lo gasté.
-Lola yo no te he invitado a mi casa.
-¿Ah, no? Pues qué grosera… Da igual, me invitas ahora. No soy rencorosa.
-Lola, un pollo, es un pollo… ¿Tú crees que da de sí para veinticinco?
-Mari Pili acuérdate de las bodas de Caná.
-Esto no es una boda, Lola, así que tú cenas en tu casa y yo en la mía.
-Aporto mi pollo y mis fideos. No se hable más. ¿A qué hora vamos?
-A ninguna, Lola.
-Entonces, ¿cómo pretendes que celebremos tu lotería?
-¿Qué lotería, Lola?
-La que te tocó ayer. Eres inmensamente rica. ¿Y yo?... Pues como siempre. Paupérrima.
-No me ha tocado nada, Lola.
-¿Cómo no te va a tocar nada, coña? No te me hagas la víctima, eh. Me ha tocado a mí y no te va a tocar a ti… Hombre por Dios…
-¿Qué te ha tocado la lotería, Lola?
-Pues sí, hija, sí, ya era hora de que llegara la justicia a mi pobre cuenta corriente. Siempre vestida de navidad, en verano, en otoño, en primavera, siempre en números rojos, ya te digo, de navidad todo el santo año.
-Ay qué alegría más profusa, Lola. Entonces, ¿me vas a regalar el pañuelo de Hermés?
-Por su puesto, Mari Pili. Yo comparto mi buena racha, no como ooooooooootras… Ah, compraré dos botellas de gaseosa, para brindar.
-¿Gaseosa, Lola? Taba, más que taba. Tacaña, ruin, de la cofradía del puño cerrado. ¿Cuánto te ha tocado, tía husmia, para comprar gaseosa en vez de cava?
-Me ha tocado la lotería de Comisiones Obreras y como partido obrero, me ha tocado quince euros, Magui Pili.
-Dos gaseosas están bien, Lola… ¿Te llega para regalarme mi pañuelo de Hermés?
-Mujer, llegar, lo que se dice llegar, yo por ti llego a dónde sea menester… Voy a ir al mercadillo, allí sí que me llega… ¿Bueno, mañana a qué hora vamos?
-A ninguna, no te he invitado.
-Magui Pili, no me lleves la contraria que hoy estoy de parto y cómo me lo provoques nuevamente, te ahogo.
-Ah… ¿Es que estás embarazada? ¿Loooooola, con tu edad?
-¿Qué la pasa a mi edad?... Hace hoy veinticuatro años que estaba embarazada de Peluche y cada veintitrés de diciembre me vienen los síntomas de embarazo y parto.
-Pues, anda que no te dura a ti el parto…
-A mí me dura todo mucho. ¿No te ves a ti? Cuarenta y cinco años juntas y ahí estás como la estatua de Zorrilla con el dedo apuntando a no sé dónde. Me imagino que mandándome a paseo, pero aquí estoy yo esperando a que me invites a tomar pollo con gaseosa en tu casa el día de noche buena, porque creo que ya es hora después de tantos años, ¿no crees que me lo he ganado?
-No te invito, Lola. ¡Adiós, felices pascuas!
-Magui Pili… ¿Magui Pili? Anda, coña, que me ha colgado… ¿Y ahora qué hago?... ¿Alguien me invita a cenar en su casa mañana? Somos sólo catorce o veinte, y no comemos mucho, Pongo yo los fideos y la gaseosa.

domingo, 20 de diciembre de 2009

LOLA Y MAGUI PILI OS DESEAN...

-Querido lectores, somos Lola y Magui Pili.
-Eso, los burros delante… ¿Por qué te pones tú siempre delante de mí, eh? Mis queridos contribuyentes, hola, somos Magui Pili y Lola.
-¡Hala!, los asnos delante. ¿Y dónde ves tú, contribuyentes, Magui Pili? En nuestra página de risoterapia los lectores no tienen que pagar.
-De momento, de momento Lola. Me huele que en el 2010 para superar la crisis, el gobierno reinante se sacará una nueva cuota.
-Y un jamón de cerdo, Magui Pili, tengamos la fiesta en paz… Anda fuma calentita porque a partir del uno de enero tampoco nos van a dejar fumar calientes. Si quieres echar humo, a la calle…
-Pero no puede ser, Lola, el presidente de este gobierno tan magnífico no me puede echar a la calle, mi pecho estrecho coge frío y enfermo.
-Pues te jodes, Magui Pili… Bueno a lo que íbamos: nuestros queridos lectores, somos Lola-MaguiPili o MaguiPili-Lola…
-Eso ya lo habíamos dicho Lola…
-¿Sí, tú crees, Magui Pili?... Es que te lo he dicho, cada vez tengo menos memoria y más gaviotas en la mente.
-…Queremos desearos que mañana veintidós os toque la lotería como a mí.
-Egoiiiiiiiiiiiiiiiiiiista, raciiiiiiiiiiiiiiiiiiiista… Que sepas, Magui Pili que no sólo tenemos lectores hispánicos sino, también, del mundo mundial donde mañana no hay lotería. Sólo hay en España… Por cierto, ¿qué es eso de que a ti te va a tocar?
-Me he comprado lotería en Granada. Allí toca seguro.
-¿Y yo, Magui Pili?
-¿Y tú, qué, Lola? Serás de los lectores de otro cacho del mundo que no les toca, qué lo vamos a hacer.
-A ver, un poquito de por favor, lectores sin nada que tocar, posiciónense a la derecha. Los que tienen para tocar y hacer el cuento de la lechera, colóquense a la izquierda… Continúa, Magui Pili.
-¿Ya, contenta? Ya has dividido a la gente.
-La has dividido tú Magui Pili, has hecho la partición entre ricos y pobres…
-Pero todos somos hijos del Señor, Lola.
-Y una mierda, Magui Pili… ¿Te recuerdo tu cesta navideña? Mira la mía.
-Pero Lola, la navidad es para todos…
-Pues, hala, comienza a repartir tuuuuuuuuuuuuu lotería granadina entre toda la pandilla. ¿Hago papeletas?
-Lola, hemos venido a felicitar la navidad a nuestros lectores, a agradecerles de que existan, nos aguanten y nos lean.
-Sí, ¿y qué? Quiero un cacho de tu lotería… Los lectores también.
-Mañana si me toca, traigo cava, Lola.
-Que no, Magui Pili, que no. Los lectores y yo queremos dineros. Para cava, nos compramos un par de gaseosas y tan contentos.
-La navidad no es dinero, Lola, es amor.
-Sí, pero amor con dinero es como un tazón de leche con galletas… mucho más rico, Magui Pili.
-Vale, Lola lo que tú digas… Felicitemos a los lectores…
-Queridos lectores… Soy Lola…
-Queridos contribuyentes… Soy Magui Pili…
-Magui Pili, la tacaña…
-Ni caso… Os deseamos desde esta humilde página…
-Magui Pili es ya de la izquierda progresista hablando de humildad…
-Lola, ¿te quieres callar?
-Qui, Madame…
-Queridos todos, muy…
-Muy re muy…
-Pareces el eco, Lola…
-Re muy, re que te muy, muy, muy…
-… Navidad para todos.
-… Gracias por estar ahí con vuestra sonrisa, que el Niño Jesús os bendiga a todos.
-¡Amén!... Chicos, mañana la robo a Magui Pili algo y lo compartimos, ¿vale?
-¿Qué dices, Lola?
-Nada, Magui Pili… En Madrid nieva mucho, ¿verdad?

jueves, 17 de diciembre de 2009

LOLA Y LA VIKIPEDIA DE MAGUI PILI

-Mari Pili, soy Lola. ¿Me puedes hacer un favor?
-Primero, dime por qué no me llamas Magui Pili.
-La puta realidad me ha absorbido mi vena napoleónica. ¿Entendido?
-Claro, lo que se dice claro, no está, a ver si se me entiende, pero bueno, tú me dirás, Lola…
-¿Nos puedes acoger en tu casa a mi Pepe y a mí? Los chicos nos han echado de casa.
-¡Coño, Lola!, eso si que es grave, ahora entiendo tu ausencia de glamour francés.
-No hay justicia social. Van a hacer una fiesta, y no se conforman con no invitarnos, es que nos echan de miiiiiiiiiii casa, Mari Pili. ¿Para eso les he llevado a un colegio de pago, eh?
-Párteles la cara, leñe.
-¿Qué quieres, que encima nos denuncien por malos tratos?
-¿Les has comprado merienda y bebidas, Lola?
-Pues claro, Mari Pili.
-Encima de idiota, eres gilipollas, Lola.
-¿Tú crees, Mari Pili?
-Mujer, acabas de sacar el certificado con sobresaliente de madre torturada, hija… No hay duda.
-Me lo temía, Mari Pili…
-¿Las navidades os dejarán pasarlas en casa? Son muy malas fechas. Ya sabes que abundan las fiestuquis en estos días.
-Sólo si ocurriera el milagro del veintidós de diciembre…
-¿Dices si les tocara o tocase la lotería, Lola?
-Sí…
-Pero, ¿acaso juegan?
-¿Cómo van a jugar si no tienen dinero?
-¿Y tú?
-Otra que tal baila… No tengo ni para que me toque una cesta como la tuya…
-Entonces, no te queda más remedio que encomendarte a los santos del día veintidós, Lola.
-¿Hay santos ese día, además de la lotería, y los agraciados que les toca, y los que se quedan con la envidia a flor de piel, Mari Pili?
-Déjame pensar… Santa Francisca, Javiera Cabrini, San Hungero, San Isquirión, San Queremón, y compañeros mártires, Beato Tomás Holland… Tienes un buen saco para encomendarte, Lola.
-Oooooye, ¿desde cuándo te sabes tú tanto santo?
-Soy la nueva vikipedia casera, Lola…
-Pues búscate cómo echar a los hijos de casa, un poquito de por favor, Magui Pili y date prisa si no quieres tenerme hasta el siete de enero.
-De eso nada, encomiéndate a un santo que tú eres de la saga de los beatos.
-Mira, de los que me has dicho, el que más me gusta es Santa Javiera Cabrini, pero ésa no tiene compañeros mártires, Mari Pili
-Para mártir ya estás tú, Lola…
-¿Y mi Pepe…?
-Ése es un santo, hija, porque para aguantaros a todos, ya le vale…
-¿Pero tú de parte de quién estás?
-De mi lado, Lola. Desde que me descubrieron la enfermedad del pecho estrecho, he comenzado a pensar en mí.
-Pues yo tengo la enfermedad del culo estrecho…
-¿Y qué enfermedad es ésa, Lola?
-Hija, pues que tengo dificultad para expulsar los gases. ¿Por qué te crees que estoy tan inflada? Me quedo con todos los gases del mundo mundial, maja…
-Pues pides a Santa Javiera que expulse a los niños, y a San Queremón y compañeros mártires, que son mucha gente para hacer fuerza, que expulsen tus gases, pero a mí olvídame, Lola.
-¿Qué quieres, que después de tanto años de acumular gases tóxicos contamine más al mundo?
-Tú, Lola, lo que no quieres es ser una pedorra que no es lo mismo.
-Un poquito de por favor, Magui Pili, je ne veux pas être une soie…

lunes, 14 de diciembre de 2009

LOLA, EL POLLO Y EL CORDERO

-Lola, deja de leer las revistas. Debemos preparar los menús navideños.
-Magui Pili, si hiciéramos lo que pone en la revista, los menús navideños nos importarían un cojoncillo de pato.
-¿Qué pone?
-Ideas para la euforia, Magui Pili… ¿Tú sabes lo qué es eso? Últimamente te veo como que la vida no te entra en la sangre.
-Sangre, tengo mucha Lola y para más inri, muy caliente.
-Vale, vale, pues tu sigue con el menú que con la sangre caliente no te hará falta calentar ningún puchero, y yo con lo práctico.
-¿Tostón o cordero, Lola?
-Pollo, Magui Pili… Necesitamos inyecciones de autoestima. Si es que lo sabía y ya ves, hemos salido en la revista.
-¿Pollo con autoestima, Lola? Yo prefiero lechazo churruscadito.
-Tú, pollo con pena, hija… Uy, fíjate, lo pone en letras gordas…
-Pollo, pollo y más pollo… Quiero lechazo.
-… Sexo, dosis de sexo elevan todo, la autoestima, la pena, los corderos, los pollos. Todo, Magui Pili.
-No, Lola. El lechazo al estilo tradicional, en horno de leña. Sexo, sexo, cómo sabrá el lechazo al sexo…
-Seguro que buenísimo, Magui Pili, pero como cada vez estás más ñoña, tomaremos pollo en pepitoria. Sin duda más barato.
-Yo, cordero, no hay más que hablar, Lola.
-…Fíjate, también pone lo que te digo yo siempre: mimarse sin remordimientos, pero desde que se te quedó el pecho estrecho, se te redujo todo. Mejor, pollo, Magui Pili, para tu cuerpo consumido te sentará mejor.
-Lechazo, Lola. Mis pechos estrechos necesitan buena materia y el pollo puede ser viejo y la carne más dura que un leño… Lola, ¿Qué tienes ahí?
-Ahhhhhhhh, es verdad. Miga, Magui Pili, mi cesta de navidad.
-¡Jesús, qué cutrez!... ¿de dónde la has sacado?
-Como verás no me ha tocado en ninguna rifa extraordinaria como a ti.
-No hace falta que lo jures, Lola. ¿Qué lleva?
-Nada sofisticado, la tuya en tiempos de crisis es una ordinariez, un insulto. En cambio la mía se ajusta a los tiempos de crisis.
-¿Pero qué has metido?
-Una bolsa de pipas Facundo, una bolsa de fideos y un hueso de jamón. Ven, huele, es que huele divino, Magui Pili.
-Lola, huele a rancio.
-No, no, nada de eso. Lo que tienes que practicar es más sexo, ya verás cómo luego vienes y hueles a mi hueso y su aroma te recordará al jamón de bellota.
-¿Qué tiene qué ver tu hueso rancio y el sexo? Loooooooooola, me desequilibras.
-Claro que te desequilibro. ¿Y sabes pourqui ma cherie? Porque no te pones las inyecciones de autoestima y sexo, y te miras con remordimiento. Si es que lo pone la revista bien clarito…
-Por última vez, Lola, ¿lechazo o tostón?
-Poulet, Magui Pili.
-Lola, ¿a Pepe no le regalan nada en la funeraria por navidad?
-Por supuesto. Los muertos no son nada rumbosos, pero hay un familiar de un muerto que es muy cariñoso con mi Pepe y todos los años le manda un obsequio.
-¿Y que le manda, Lola?
-Un pollo, por supuesto. Menos este año que le ha mandado dos.
-¿Dos, qué, Lola?
-Dos pollos, hija.
-Yo es que quiero lechazo, Lola.
-Tú comes pollo por mi santa madre, coña.
-Es que…
-Anda, vete a practicar autoestima con el lechazo y luego te comes el pollo, ¿entendido?
-¿Sexo, no, Lola?
-Lo que te dé la gana, pero de postre…
-Poulet… lo sé, Lola.

viernes, 11 de diciembre de 2009

LOLA Y LA CESTA DE NAVIDAD

-Lola, ¿se puede saber qué estás haciendo?
-Gui, Magui Pili. Me estoy escribiendo con Paquito.
-¿Con mi Paquito?
-Gui, Magui Pili.
-¿Y se puede saber que tienes tú con mi Paco, Lola?
-Pues… Además de aguantarle, treinta años, nos pasamos información.
-¿Qué clase de información, Lola?
-Secretos de estado y cosas así… Por ejemplo, fotos tuyas muy cachondas.
-Loooooooooola, dame esas fotos.
-Y un cuerno, Magui Pili. En el momento que pueda, las voy a exhibir.
-¿Cómo son las fotos, Lola?
-Magui Pili tus fans te han de conocerte en todas las facetas.
-¿Tú quién eres para manejar información míiiiiia, Lola?
-¿Yo? Soy… una autoridad.
-Tú lo que eres es una muerta de hambre que, por no tener, no tienes ni para pagarte una copa, y te la tengo que pagar yo.
-Magui Pili, tengo sesenta céntimos, es decir, tengo dinero, pero no tengo la culpa de que las copas cuestan cinco euros. Y aunque sea una muerta de hambre…, por cierto, ¿no tendrás un bocadillo en el bolso? Como te decía soy una autoridad en el campo de las letras.
-¿Tú, una autoridad? Ni en el retrete de tu casa. Y no tengo bocadillos, pero si una bellísima cesta de navidad… Y lleva de todo.
-¿Una cesta, dices? ¿De dónde la has sacado, Magui Pili? ¿Por qué yo no tengo cesta?
-Tú no tienes cesta porque además de muerta de hambre, no tienes lo que debes de tener… Y yo sí.
-A que pongo todas las fotos, Magui Pili, y se va a cagar la mona…
-Paaaaaara, fiera… Me ha tocado en una rifa en el supermercado.
-¿Y por qué a mí no me rifan, Magui Pili?
-¿A ti quién te va a querer, hija?
-Pues… Tú, ¿quién si no? Comparte la cesta conmigo, sabes que no tengo ni para comprar fideos, Magui Pili.
-La cesta es mía y el supermercado me la ha regalado con mucho amor.
-¿Y qué es el amor si no compartir, Magui Pili? Yo soy tu amor.
-Mi amor es mi Paquito.
-Anda, esmirriada, te va a entrar una colitis que ya verás. ¿No te das cuenta que no estás acostumbrada a comer? Te comes la cesta y te indigestas… Dame algo, Magui Pili.
-Que no, coña, es mía y me la comeré aunque reviente.
-¿Y esto es la navidad? Anda que se lo digo a Obama, que ahora que es Nobel, manda más y mejor… Te declarará la guerra y yo también.
-Pues le diré al gobierno español que interceda por mí, guuuapa.
-Eso, eso, que interceda por ti, que con lo bien que hace todo, me quedo con la cesta. Venga, llama al presidente.
-No llamo a nadie. La cesta es mía, Lola.
-Pongo todas las fotos, Magui Pili. ¡Adiós!
-Espeeeera, fiera. ¿Qué es lo que menos te gusta? Te lo daré.
-¿Me vas a dar, a ofrecer, a regalar, Magui Pili, lo que meeeeeenos me gusta?
-Gui, ma cherie Lola.
-Se va a cagar la perra. Esto va a ser peor que la venganza de don Mendo, ¡adiós, Magui Pili!… Sabrás de mí.
-Au revoir, Lola.
-Sí, sí, despídeme al estilo napoleónico, pero el que ríe el último, ríe mejor.

miércoles, 9 de diciembre de 2009

LOLA Y EL CONDE DRACULA

-Magui Pili…
-Oye Lola, ¿cuándo me vas a dejar de llamar Magui Pili?
-Pues cuando se me pase la vena napoleónica, pero fundamentalmente cuando me dé la gana… Escúchame Magui Pili, he tenido un sueño altamente preocupante.
-¿Qué has soñado?
-Tenía un amante y lo malo no es eso.
-¿Cuál era lo malo, Lola?
-Que tú tenías envidia de mi amante y me lo querías quitar y era mío, eh.
-Imposible, Lola.
-Por San Cucufato que se caiga chamuscado ahora mismito. Es verdad, te morías de envidia.
-Lola, tengo sobredosis de hombres, por lo tanto es imposible que algo que no desee, en sueños lo desee.
-Pues me lo querías quitar y era mío, pero mío, mío.
-Quédatelo para ti para siempre, Lola.
-Entonces, ¿Magui Pili no quieres mi amante somnífero?
-No.
-Ah… Pues yo tampoco. Ahora vengo…
-¿Dónde vas?
-A matarlo. Por él casi discutimos.
-Si era un sueño, Lola.
-Ya, pero voy a dormir la siesta y le mato y deja de molestar para siempre jamás… Oye Magui Pili, ¿cómo le mato?
-¿A quién, Lola?
-¿A quién va a ser? A mi amante. ¿Le pego un estacazo, le clavo cinco cuchillos y luego lo estrangulo, o directamente le pego una patada en los güevos, Magui Pili?
-Mira Lola, haz con tu amante lo que te dé de sí tu cabeza, pero ahora debemos pensar en cosas más sensatas… Oye, ¿tu amante estaba bueno?
-Humm, Magui Pili, buenísimo, aunque tenía un defecto.
-¿Cuál?
-Era cojo, Magui Pili… Es que ni en los sueños existe la perfección.
-Hija, no sirves ni para buscarte un amante somnífero. Mátalo, pero mátalo ya.
-Voy… ¿No iré a la cárcel, verdad? Bueno, si me pillan diré que era primo de Drácula y fue en defensa propia.
-Pero, ojo, especifica que era el primo de Drácula, el cojo… ¿De verdad, Lola, era su primo?
-Me mordía en el cuello, Magui Pili, y en el escote y…
-¿En dónde más, Lola?
-En el muslo y ahí es cuando…
-¿Qué, Lola?
-Al ir a morder, se le cayó la dentadura.
-Vaya mierda de Drácula… Y cojo. Mátalo, pero ya… Oye, ¿cómo podía tener envidia de semejante birria? Toma unos ajos y vete a dormir la siesta. Mátalo, pero rematado, eh.
-Vale… Podías venir conmigo, me da un poco de miedo, Magui Pili.
-Pero si Drácula el cojo está dentro de ti, ¿qué voy a hacer yo?
-Esperar fuera por si acaso.
-Vale, duérmete. Te canto una nana, pero date prisa, Lola, tengo que hacer las lentejas para Paquito.
-¿Y si no se me aparece porque sabe que he conspirado contra él?
-Lo malo es como venga y estés en la cama con Pepe, Lola.
-A mí no me importa que le muerda a Pepe y se convierta en Drácula, alto directivo de funeraria la Alegría.
-Pero si es tu amante, querrá estar contigo, no con Pepe, y que tú seas su draculina.
-¿Pero tú me ves de condesa Drácula, Magui Pili? Además, no soy coja, coña, no puedo ser su pareja. Mira le voy a escribir y decirle que nuestro amor es imposible.
-Yo creo que no hace falta. Los dráculas están consumidos, Lola y tú eres de un volumen altamente desdeñable para un Drácula.
-¿Ves? Ser relleno tiene sus ventajas. Anda vamos a hacer la comida… Aunque, puerca miseria, echarme un amante guapo, pero cojo y chupa sangres…, es que no sirvo ni para soñar…

lunes, 7 de diciembre de 2009

LOLA Y MARI PILI EN EL MERCADILLO

-Lola, ¿Te acuerdas cuando creíamos en los Reyes Magos?
-Ah, ¿Es que has dejado de creer Magui Pili? Yo ya he escrito la carta a sus majestades. Tú deberías hacer lo mismo.
-¿Qué te has pedido? Yo quiero un pañuelo de Hermes.
-¿Y a mí que me cuentas, Magui Pili? Coges un lapicero, escribes la carta, la echas en un buzón y magia potagia a esperar el milagro. Aunque…
-¿Aunque qué, Lola?
-Los Reyes de Oriente aunque tienen petróleo, están en crisis… Mira, pide lo que quieras… ¿Quieres ese abrigo de piel, Magui Pili?
-A ver… Lola, eso está usado, no es piel, tiene piojos, está roto…
-Pero cuesta cinco euros, Magui Pili. Venga, di que sí y mis Reyes hacia tu soberana figura te lo traen.
-Lola, no has entendido, es viejo, usado, piojoso…
-Te repites como los ajos. Cuesta cinco euros y te lo van a traer los Reyes. Es más, mira que perlas. Pídelas, también te las traen.
-¿Qué cuestan, Lola?
-Cinco euros. Hoy el mercadillo, tiene precio estándar.
-Pero yo es que quiero un pañuelo de Hermes…
-Mira, Barbie geriátrica, los Reyes Magos son mágicos, pero se les ha roto la lámpara de Aladino. Así que el abrigo de piojos. Lo despiojo, lo lavo, le echo ambientador y te lo envuelvo… Es vintage, Magui Pili.
-Lola yo esa mierda no quiero… Me acuerdo cuando venían a mi casa sus majestades, qué glamour, qué pompa… Y en qué triste realidad han terminado.
-Oye, si es por ser, soy, eh. Todo menos que sufras, Magui Pili. Me disfrazo y voy a tu casa a llevarte el abrigo despiojado y las perlas de cangrejo de río.
-Lola, no quiero ese abrigo. Cómpratelo tú.
-Síiiiiiiiiii, es el abrigo de mis sueños. Me lo compran los reyes. Iré de vintage.
-Iras hecha una pordiosera, Lola. Allá tú, vivimos en un país libre. ¿Quieres un crucifijo, también?
-¿Pero no los ha prohibido la izquierda progresista? Si me pescan, me meten en la cárcel y bailar el rock en la cárcel esta navidad no me mola, Magui Pili… Mira una chaquetita con volantes. ¿Te la pides para los reyes?
-Lola, parece que llevo un tutú.
-No te gusta nada, hija. Haz una cosa: escribe dos cartas. Una para tus sueños, esos se cumplen de verdad. Y en la segunda, te pides el abrigo despiojado.
-Y dale con la matraca, Lola. ¿No has visto que está roto?
-Es que es vintage, Magui Pili. ¿Por cinco euros qué vas a pedir? Es un precio fabuloso.
-Quiero un pañuelo de Hermes, Lola… ¿Lola dónde vas corriendo?
-Corre, Magui Pili, sujétate el pecho para que no te ahogues y ven. Están los negritos vendiendo a Loeve.
-Qué maravilla, Lola. ¿Qué nos compramos?
-De todo… Miiiiiiiiiiiiiiira, Magui Pili…
-¿Qué miro ahora?
-Dos por uno. Nos lo llevamos.
-¿Dos escaleras? ¿Para qué quiero una escalera?
-No es una escalera normal. Lleva nogmos.
-¿Compramos tomates?
-Qué materialista eres. Tomates, tomates, ¿qué gracia ves en un tomate, Magui Pili?
-Es practico, Lola.
-El tomate te lo comes, pero todas estas mierdas perduran.
-¿Cómo vamos a entrar en casa con todo esto?
-A oscuras y sin hacer ruido. Lo apachurramos todo en una bolsa y no abulta y…
-¿Las escaleras también las apachurramos, Lola?
-Déjame pensar… Ya está: Nos subimos a ellas.
-¿Y?
-Yo qué sé, Magui Pili, me destruyes toda la imaginación, hija.

viernes, 4 de diciembre de 2009

LOLA EN EL CAMAROTE DE LOS MARX

-Mari Pili…
-…
-Mari Pili… Mari Pili, por Mustafá, despiértate.
-¿Ya es la hora?
-No, pero sí. Levántate.
-¿Ya no tengo más derecho a cama? ¿Qué hora es, Lola?
-Son las cinco.
-¿De la tarde o de la mañana?
-De la mañana, mujer.
-¿Las cinco de la mañana? ¿De verdad has dicho las cinco de la mañana? ¿Has mirado bien el reloj? Mira a ver que nunca te funcionan.
-Todo funciona, tengo hasta el cocido hecho. Levántate.
-Déjame un poquito más con Paquito.
-¿Prefieres estar con Paquito que conmigo, Mari Pili?... Me cambias por una cama y por un marido, ¡A mí, mundo amargo!, mi amiga me ha abandonado justo en el momento que tengo un problema… ¿Magui Pili?
.Humm… No me llames Magui Pili.
-Te llamo como me da la gana. Hazme sitio.
-Humm… ¿En dónde te hago sitio, Lola?
-Pues en tu cama.
-¿Qué? ¿Pretendes meterte en la cama con Paquito y conmigo? No cabemos, Lola.
-Qué sí que cabemos, anda que no conozco yo bien mis camas. En ésta hemos llegado a dormir hasta quince. Muévete, yo cojo en brazos a Paquito.
-¿Quince, Lola? ¿Cómo lo hacíais, por pisos?
-Querer es poder, Magui Pili. ¿Tú has visto la película del “Camarote de los hermanos Marx”?
-Lola a ti te pierde la imaginación. Confundes realidad con ficción… Y no me llames Magui Pili.
-Chuuu, calla, que vas a despertar a Paquito. ¿Tienes un chupete?
-¿Un chupete? ¿Para que quiero un chupete con los años que tengo, Lola?
-Mira, Paquito me está chupando un dedo. Qué mono está dormidito, qué lastima que abra los ojos.
-Lola, vete de mi cama.
-Ojito al dato, esta cama es mía. Y si tienes temor que seduzca a tu Paquito, lo tienes claro. Ni envuelto en papel de celofán lo quiero… Oye, Magui Pili…
-Que no me llames Magui Pili, coña… Oye, como me sigas empujando me echas de la cama.
-Magui Pili aún no se me ha ido el acento francés. Además, no me digas que no suena más sensual tu nombre con tonalidad napoleónica. ¿A qué sí Magui Pili?
-Yo soy de la Pilarica, soy Mari Pili, española de pura cepa.
-Allá tú, pero como me despiertes a Paquito, no te llevo al mercadillo. Tú verás, Magui Pili… ¿Peluche, hijo, qué haces ahí de pié?
-Tengo pesadillas, Mamá.
-Ven, metete con nosotros… Magui Pili, vete un poco a la derecha y coge en brazos a Peluche.
-Mamá, ¿puedo traer a mis muñecos?
-Claro, hijo… ¿Ves Magui Pili? Ya somos nueve… Magui Pili tengo un problema.
-Vete a tomar vientos, Lola, Peluche y yo nos estamos cayendo de la cama.
-Pero hija, pon voluntad… Ahora te digo una cosa, si tuvieras el culo más ancho, no te caías, pero no comes y, claro, te caes.
-¿Qué tiene que ver mi culo con tu cama, Lola?
-Todo, Magui Pili, todo… Pepe Perro, corazón, ven cariñin, súbete a la cama con mamá… Ya somos diez, Magui Pili.
-Lo que me faltaba, ahora el perro.
-No te quejes y levántate a por el canario. Seguro que se siente muy solito en la cocina… Ah, de paso, di a Anticristo si se quiere venir, me estoy acordando que anoche no le conté un cuento.
-Lola cuéntame tu problema y lárgate con todo tu circo de mascotas e hijos. Esto ni es hospedaje ni es nada.
-Magui Pili, Magui Pili… deja de gritar que como se despierte mi Pepe, ése abulta por cuatro y… ¡Voilá!, ya seremos quince… ¿Algún lector se quiere meter en la cama con nosotros? Hay sitio aún.

miércoles, 2 de diciembre de 2009

LOLA ESPERA A MARI PILI CON LOS BRAZOS ABIERTOS

-¿Lola? Ya era hora de que colgaras el teléfono.
-Hija, es que me ha llamado mi amiga Pepi.
-¿Y esa quién es, Lola?
-Una que acabo de conocer. No era una mujer, Mari Pili, era un loro.
-¿Y dices que es tu amiga y la llamas loro? Entonces, ¿qué me llamas a mí?
-¿Tú? Pues… ¿De verdad lo quieres saber? A veces vivir en la ignorancia es asegurarte la felicidad.
-Que me lo digas, leñe…
- Eres… Eres…
-¿Qué soy, Lola? Devuelve tu veneno. Te conozco demasiado…
-Pues si me conoces, ya sabes lo que pienso.
-Quiero que me lo digas a la cara.
-Pero si estamos hablando al teléfono, Mari Pili.
-Pues ten ovarios y susúrramelo al oído.
-Te recuerdo que no tengo ovarios, soy eunuco desde el siglo pasado.
-Lola no te salgas por la tangente.
-Ni por la diagonal… Por cierto, qué bonita es la Diagonal de Barcelona, ¿verdad?
-Te has ido por la perpendicular, Lola… Eres marihuana pura.
-¡Coña!, me han llamado de todo pero nunca droga dura… Por cierto, sabes que soy un desastre con las direcciones. No me las sé y salgo por el primer atajo que encuentro.
-Lola, ¿qué soy? ¿Tonta, boba, lela…? Dime
-Nada de eso, bonita, tú tienes muchas más categoría… A todas éstas, no te he contado lo que me ha contado mi amiga Pepi. Aún tengo echando humo la oreja. ¿Quieres que vayamos, no, ella me dijo que si quería hacer una escapada a una clínica de esas que hacen de todo?
-¿De todo? ¿Qué es de todo?
-Te rehabilitan, hija. Que necesitas unas pestañas, te las implantan. Que padeces de estreñimiento, te desencolan… Ya sabes, de todo, Mari Pili.
- Oye, ¿y allí me dirían lo que soy, Lola?
-¿Vas a pagar una fortuna para que te digan que eres una Barbie geriátrica? Yo te lo digo gratis.
-¿Qué me has llamado, Lola?
-Vamos a ver, vamos a ver, que ya te veo sacar las uñas…, se te parten al querer arañar mi carne y sabes que tengo la carne prieta. Luego me pides que te pague la manicura, y estoy a últimos. Llevo desde el día tres con cinco euros para todo el mes.
-Looooola, ¿con cinco euros? ¿Y qué coméis?
-Macarrones y sopa con fideos hasta ayer. Se me han acabado los fideos…
-Lola, pues el sábado me voy al mercadillo de los pijos. Sin dinero, no puedes ir.
-¡A mí, mundo amargo!... Yo voy.
-¿Con qué dinero, Lola?
-Con el tuyo, Mari Pili.
-Yo no te presto dinero, Lola, que luego no me lo devuelves.
-No necesito que me prestes nada, me vas a pagar.
-¿El qué si no te debo nada?
-De momento porque cuando vengas con tu Paquito a miiiiiiiiiii casa y te dé cama, retrete y desayuno, te voy a cobrar un canon. Con eso me voy al mercadillo de Majadahonda y compro fideos. A la par que compras fruta, yo me llevo la bolsa de la pija que ha dejado por despiste y ¡voilá!, ya tengo verduras y fruta fresca para mis hombres. ¿Qué te parece?
-Pues que tienes un morro que te lo pisas, Lola.
-Ah… ¿Quieres que te ponga sábanas de hilo o sintéticas, Mari Pili?
-De hilo, Lola.
-Eso lleva un suplemento del 16% más el IVA.
-¿Algo más?
-Sí… Si quieres la habitación limpia, 20% más y…
-Para, Lola. Me llevo una tienda de compaña y mis sábanas.
-¿Dónde pones la tienda de campaña?
-Pues en tu salón, Lola.
-Como es zona noble, has de pagasen 35% más IVA.
-¿En la cocina cuánto cobras?
-Déjame pensar… 60% más IVA.
-¿La cocina más cara?
-Anda, claro. Allí huele que alimenta aunque no comas… Ah, y se paga por adelantado… Ah y si te recibo con villancicos, 90% del canon que he de pagar al SGAE… ¡Hasta mañana, Mari Pili!... No se te olvide hacerme la transferencia que no entras en mi casa.

lunes, 30 de noviembre de 2009

LOLA Y LA NATURALEZA

-Qué pena que en invierno no haya campo para pastar, Mari Pili.
-¿Cómo que no hay campo, Lola? ¿Acaso lo ponen en verano y lo recogen en otoño?
-Quiero decir que me encanta trotar como una mariposa, pastar como un perrillo en el campo. En invierno como estamos en la ciudad nos convertimos en animales de zoológico.
-Ya, ya sé como dices, Lola. El campo te da la libertad de las cabritillas y…
-… El perfume a moñiga de vaca, Mari Pili. Ni Dior ni Rochas. Qué aroma más penetrante, ¿verdad?
-Mucho. Fíjate estoy por llevarme unas cuantas moñigas de vaca y congelarlas.
-En ese caso, Mari Pili te aconsejo que te lleves la de toro. Son más grandes y te duran más. Mira, te ahorras en ir a Andorra a por perfume. Donde esté la naturaleza llena de campos de patatas, melonares, girasoles. Nos sale gratis la compra, Mari Pili.
-Lola, tú y yo somos unas ladronas de campos. Sólo venimos a la tierra a mangar melones, patatas y pipas de girasoles.
-Oye que yo no robo a nadie. Esta mercancía está en la tierra esperando que alguien la recoja.
-Claro, que la recojan sus dueños, no nosotras.
-Te equivocas, Mari Pili. Se ha abierto la veda del cazador y hemos salido a cazar.
-¿A cazar el qué, Lola? ¿Desde cuando somos tú y yo cazadoras?
-Mira, unos cazan pollos voladores y nosotras patatas. Ya está. Además llevamos las armas reglamentarias.
-Sí, un cuchillo y una pistola de agua.
-De pistola nada. Es una metralleta. Agáchate que disparo.
-Lola me has calado.
-Disculpa, es que no he enfocado la mirilla correctamente… Ahí está, ya verás…
-¿Quién, Lola? Has enfocado a ese árbol y ahora el agua cae para abajo y nos moja. Quítate las gafas de bucear, tal vez así veas más, Lola.
-¿Sabes lo que voy a hacer ahora mismo, Mari Pili?
-Cualquier cosa. Y ten cuidado, Lola que nos estamos metiendo en el coto de caza…
-… Voy a arrancarla los sesos ahora mismo, Mari Pili, en el momento que enfoque bien.
-Ah… ¿A quién vas a arrancar los sesos?… Mira Lola un conejito.
-No me interesan los conejos sino esa hija de puta… Ya verás cuando te cace, ya verás…
-Lola, no hay nadie. Las patatas las hemos dejado atrás y ya estamos en pleno coto de caza. Larguémonos antes de que sea demasiado tarde.
-Antes déjame que la cace, Mari Pili… Mírala, pero que cacho cabrona. Ay cuando te cace… Acércate si tienes narices… Y que sepas que Lola cazapatatas nunca falla.
-Lola, no sé si lo sabes, pero estás hablando sola. Agáchate, un disparo.
-No hablo sola. Miiiiiiiirala, encima riéndose de mí. Mari Pili quítate los zapatos.
-No que cojo frío.
-Pero si estamos a cincuenta grados a la sombra.
-Que no, Lola. Soy material sensible. Quítate los tuyos.
-No tengo zapatos, Mari Pili. Se los tiré hace rato a esa asesina ¡Capulla! ¡Hija de Mustafá!
-Lola, dime una cosita…
-Digote, Mari Pili… Agáchate que procedo a acribillarla.
-Cada día estás más trastornada.
-¿Y?…Seguro que si hubiera traído el traje de camuflaje ya la había aniquilado los sesos… Yo estaré zumbada, Mari Pili, pero tú estás sin sangre. Se acerca ahora mismo un vampiro y huye de ti… Al ataaaaaaaaaaaaaaaaque…
-¿Lola? ¿Lola, dónde te has metido?
-Aquí… Estoy aquí…
-Lola no te veo…
-… Estoy aquí, a tu derecha, en un mar de moñigas, Mari Pili… La he cazado.
-¿A quién, Lola?
-A la cabrona de la avispa, Mari Pili. No hay nada que se me resista. Vamos a cazar patatas y un par de melones. Ayúdame a levantarme.
-¿Yo? Ni de broma, hueles que apestas. Estás rebozada de mierda…
-Huelo a campo, Mari Pili. Y en tal caso no estoy rebozada sino envuelta de la madre naturaleza.
-La madre que te parió, Lola…
 
 
 

martes, 24 de noviembre de 2009

LOLA Y MARI PILI EN SEMANA SANTA

-Lola, muévete a la izquierda.
-Eso jamás… si quieres, a la derecha.
-No, Lola, a la izquierda, para que la cola esté recta.
-Y un cuerno, Mari Pili, mis convicciones no me lo permiten.
-No me seas retrógrada, Lola, ¡muévete a la izquierda!
-¡A la derecha!
-Señoras, por favor…, estamos en una procesión. Recen y no hablen.
-¡Perdón!, mire, usted, Señor Sacerdote, es mi amiga; yo estaba recogida en mí misma mismamente. Pero ella erre qué erre mandándome a la izquierda.
-Señor Cura, es ella que no le da la gana de ponerse a la derecha.
-Yo quiero ponerme a la derecha. Eres tú, Mari Pili, que me quieres llevar a la izquierda.
-Señoras, tranquilidad. Oremos al Señor…
- Amén… Diga, usted, que sí, Señor Sacerdote… Por cierto, ¿Sabe, usted, si Dios era de izquierdas o de derechas?
-¡Por, dios, Lola!, ¿cómo le preguntas eso al Señor Cura?
-Tú, cállate. Mira qué pollo estás montando.
-Señoras, fueeeeeeeeeera
-Uy, cómo se pone, usted…, pero no nos vamos. Quieta ahí, Mari Pili. La calle es de todos.
-Señoras, señoras, váyanse de la procesión.
-Señor Sacerdote no apriete así los dientes o le pasará como a mi Pepe.
-Hija mía, cállese.
-Uy, lo que me pide usted, Señor sacerdote…Antes muerta que callada. Es que, fíjese, usted: una vez probé a guardar silencio y no se puede imaginar qué cólico de gases me dio. Malísima estuve; desde entonces hablo, hablo mucho, sin parar. Mi Pepe se ha puesto unos tapones insonoros en las orejas. Dice que la cabeza le estalla; una gallina, Señor Sacerdote, un gallina.
-Lola, el Señor Cura se está poniendo negro.
-No, Mari Pili, no se está poniendo. ¿No ves qué tostadita es su piel? Para mí que es de Guinea Ecuatorial.
-De Colombia, hija mía. Recemos…
-Amén… ¿De Colombia, Señor Sacerdote? No sabía que allí fueran tan morenos. La verdad, qué variado es el mundo. ¿Hace mucho que vino usted aquí?
-Va para diez años. Avancen, hijas mías, estamos entorpeciendo la procesión…
-Ya decía que las manos las tiene a cachos más claras. El sol de España aclara mucho la piel. Ande, Padre, y no hable que le están mirando mal. Con que hable yo es suficiente. ¿Se encuentra a gusto en España?
-…
-¿Sus padres se los trajo o están allí?
-…
-Mari Pili, el Señor Sacerdote se ha quedado mudo.
-Lola, le has mandado que se calle o, ¿no te acuerdas?
-Ah, es verdad… Se me está torciendo la peineta, Mari Pili. Sácame el peine.
-Lola, ¿cómo vas a ponerte a peinar en una procesión?
-¿Qué quieres?, ¿Qué se me caiga la toquilla?
-Mantilla, Lola, mantilla.
-Eso he dicho, Mari Sabidilla.
-Señor Padre, ¿me sostiene, usted, un momentín, la palmatoria? Esto de ir vestida de Manola, no es lo mío; me quito el delantal y como que me siento desnuda… ¿Eso es malo, Señor Padre?
-…
-Mari Pili…
-¿Quéeeee?
-Calla, que estamos de procesión.

viernes, 20 de noviembre de 2009

LOLA Y LOS TUERTOS

-Lola, soy Mari Pili. ¿Estás disponible? Tengo un disgusto…
-¿Qué me dices? Cuéntame…
-¿Te acuerdas de mi primo cuarto que en realidad es el primo vigésimo quinto de mi madre por parte de padre y cuñado del coadjutor de la federación de futbol?
-Mari Pili, con tal escalafón familiar me he perdido en tu prima segunda.
-Lola, a esa no te la he nombrado.
-Ya, pero en alguna rama de tu árbol genealógico ha de estar, ¿no? Por cierto no la conozco.
-Pero a mi primo cuarto sí que le conoces, Lola.
-Pues me parece fatal porque lo saltos en tu genealogía me hacen perder el norte. Preséntame primero a tu prima segunda y a tu prima tercera y luego hablamos de tu primo vigésimo séptimo de caballería.
-No. Mis primos están bien menos éste que te digo. ¿No te acuerdas de mi primo Terencio?
-¿El de las tenazas?
-¿Qué tenazas ni que niño muerto, Lola? Céntrate. Vive en el sexto piso de tu casa.
-¡Anda, leches!, el coleccionista de periquitos… Esta mañana le vi paseando a los periquitos.
-Imposible, Lola.
-Pues sí, Mari Pili, todos los días pasea dos o tres veces a los periquitos para que se les ponga las alas fuertes.
-Te digo que es imposible, Lola. Le han sacado un ojo.
-¿A cuál de los periquitos porque se les veía ideales de la muerte y sanísimos?
-A los periquitos no, a mi primo.
-¿A Terencio el de las tenazas? Imposible. Esta mañana llevaba los dos ojos puestos.
-No sé cuando ha sido, pero ahora ya es tuerto de por vida.
-Mari Pili te digo que esta mañana llevaba los dos ojos puestos. Es más, se movían de un lado a otro. Si es tuerto, llevaría un agujero vacío, ¿no?
-Pero, ¿le has visto con gafas de sol o sin sol?
-Vamos a ver Mari Pili, primero esta mañana llovía y sólo los famosos llevan gafas de sol aunque sea de noche. ¿O es que tu primo el tenazas es famoso? Y segundo, si he visto que tenía dos pares de ojos moviéndose al ritmo de la lluvia es que tiene ojos.
-Lola, la gente sólo tiene un par de ojos…
-¿Y qué he dicho yo?
-Que tenía dos pares, Lola.
-Pues claro, dos pares, dos ojos, leñe.
-Un par son dos. Dos pares son cuatro Lola…, vamos, en mi tierra.
-El orden de los factores no altera el producto, Mari Pili, el tenazas tenía ojos, no estaba tuerto así que deja de sufrir… Ah, espera que llaman a la puerta…¡Hombre, Terencio! Pasa… ¿Un café, una Coca Cola, un grifo de agua…?
-Gracias, Lola… Venía a decirte que si quieres un periquito?
-¿Un periquito yo, Terencio? Espera, siéntate… Mari Pili que está a qui tu primo el tuerto, no cuelgues que le voy a hacer la prueba del algodón.
-Lola, por Dios, sé discreta.
-Sabes que eso no es mi fuerte. Además con tal de quitarte el disgusto tuerto que llevas encima, fíjate, soy capaz de sacar un ojo a mi vecina la Cacharros y ponérselo al tenazas. Espera… A ver, Terencio, ¿estás que no estás o estás cañón?
-Jajaja…, Lola, qué graciosa eres.
-De graciosa nada, Terencio. Esto es muy serio. Circulan rumores y quiero aclararlos contigo.
-¿Lola, qué dicen? No me asustes, sabes que soy un hombre de bien…
-Sí, sí, todo lo que tú digas, pero un hombre de bien tuerto. A ver, déjame que meta mis dedos en tus dos ojos.
-¿Eh?
-Quieto, que a ver si de moverte te dejo tuerto de los dos… Tranquilo que ya termino. Terencio, ¿lo que toco es de verdad o es una prótesis?
-Lola, si lo sé no bajo. Es verdad lo que dice la vecindad. Estás como una cabra. ¡Adiós!
-¿Mari Pili?
-Sí, dime Lola…
-Ya se ha ido tu décimo nono primo y encima mosqueado. La gente cada vez es más rarita.
-¿pero está tuerto o no, Lola?
-Chica, no sé qué decirte. Agujeros vacíos no tenía y ha enfilado la puerta sin torcerse ni nada…

miércoles, 18 de noviembre de 2009

LOLA Y EL MÉTODO PAQUISTANÍ

-Mari Pili, ¿tú sufres de eyaculación precoz?
-¿Pero qué dices loca de la vida? ¿Dónde has oído eso?
-En la televisión, y yo me preocupado mucho que tú lo tuvieras y yo no... Yo quiero todo, todo igual que tú.
-Lola deja de ver la televisión. Un poquito de por favor...
-Vaaale. Pero también he oído las nuevas estadísticas y, fíjate, cada veinticuatro horas, se hacen cien mil actos sexuales. ¿Tú haces tantos?
-Más. Cada medio minuto, Lola...
-¡Joder!, Pues lo llevas con una discreción imperiosa.
-¿Sí?
-Pues sí, Mari Pili porque paso mucho tiempo contigo y no te siento ningún jadeo ni gemido.
-Soy la discreción personificada, Lola... ¿Alguna cosita más, hija mía?
-Sí. Quería comentarte un método paquistaní que está haciendo furor uterino en el mercado por lo barato y sencillo que es. En cualquier momento lo puedes practicar. Mira, traigo el material, Mari Pili...
-Esto es un alambre, Lola...
-Sí, claro y encima lo he comprado a un precio irresistible. ¿Probamos, Mari Pili?
-Lola, ¿acaso pretendes una sesión de sadomasoquismo con un alambre?
-... Mari Pili, es un método paquistaní...
-Como si es chinesco, Lola... ¿Qué, es que ahora pretendes que nos metamos a actrices de cine prono, eh? ¿Tú crees que tienes cuerpo para hacer porno duro, eh, Lola? Y encima con una alambre...
-¿Ná menos que del duro, Mari Pili? ¿Y con quién te vas a entrenar? ¿Os puedo ver para aprender?
-¿Aprender a qué, Lola?
-El sado porno, puro y duro o sucio o cómo se llame que vas a hacer con no sé quién, Mari Pili... Debe ser muy interesante. ¿También sirve para adelgazar?
-¿Eh? Y yo qué sé, nunca lo he practicado.
-Ah. Es que mi método paquistaní es muy completo.
-Fíjate si será completo que hasta lleva alambres. No te digo más...
-Tú te estás mofando de mí, Mari Pili, pero mi método paquistaní dicen que es infalible.
-¿Infalible para qué, Lola?
-Pues para no fallar, Mari Pili
-¿Fallar en qué?
-Hija qué caderas más estrechas tienes, no entiendes nada. Mucho sado y luego mi método paquistaní no lo comprendes.
-No, no lo entiendo, Lola. A ver hazme una demostración…
-Ahora mismo… ¿Ves este alambre?
-Hace una hora que lo he visto, Lola. ¿Por dónde te lo metes?
-Pero qué bestia eres, Mari Pili. No se mete por ningún orificio a no ser que, ¿estás atrancada en nariz o culo?
-¿Me vas a decir que tu método paquistaní es para desatrancar?
-Nooooooooooo, pero como tú te lo quieres meter por algún agujero de tu cuerpo, te hago propuestas.
-¿Entonces para qué sirve si no es para el sado?
-Pero, hija, ¿tanta necesidad tienes de no sé qué? Mi método paquistaní es…
-Como vuelvas a nombrar tu método paquistaní, Lola, te ato, ¿me oyes?
-Pero si es lo que quiero hace media hora, Mari Pili
-¿Qué es lo que quieres?... ¿Ves cómo me sube y me baja mi pecho estrecho, Lola? Me va a dar un ataque de asfixia porque me estás poniendo de los nervios.
-Ah, pues no. Que no, que no. Antes de nada ni de mi método paquistaní es tu salud. Ni hablar del peluquín…
-¿Qué?
-¿Qué, de qué, Mari Pili?
-Tu método, Lola…
-Si me has dicho que se te estrechan las costillas y te ahogas, cómo entonces te voy a explicar un método fabuloso y puro, pero perjudicial para tu tronco asmático. Mujer, un poquito de por favor, que tú no tendrás cabeza, pero yo mucho raciocinio…
-Loooooooooooooooooooola…
-No me chilles que ya te noto con medio centímetro menos de pecho.

martes, 17 de noviembre de 2009

LOLA PANTERA

-Sinceramente, Mari Pili, ¿cómo me ves? ¿Increíble o directamente bestial?
-… No encuentro palabra que se ajuste, Lola. ¿Tal vez demasiado moteada, cómo si tuvieras varicela?
-Ah… Vamos que me ves, pero no me ves.
-¿Sabes, Lola? Es que es la enésima pieza que te compras de cebra…
-Leopardo, Mari Pili, estoy como una gata leopardina.
-No, eso no, Lola. Pareces una pantera directamente. Tus dimensiones desdibujan los dibujos.
-¿Quieres decir que he abusado? Puedo descambiar las bragas y el sujetador.
-¿Y los zapatos, las medias, la chaqueta, el pantalón, la bufanda, el gorro…? De verdad llevas el parque jurásico encima de ti.
-Quiero ir a la moda, Mari Pili.
-Ir a la moda no es abusar de ella y menos destruirla.
¿Qué he destruido yo, Mari Pili?
-Todas las cebras, panteras, leopardos, guepardos… ¿Dónde está tu discreción y prudencia?
-Yo de eso no uso porque si lo uso no se me nota. A mí que se me vea venir, Mari Pili.
-Pues es mejor que te compres bombillas. Ahora que se acerca la navidad te compras un iluminador de arbolitos navideños, te lo enrollas y hala, te ve todo Dios… Yo me voy a poner unas bolas.
-¿En dónde? Yo también.
-En las orejas…
-Espera que saco la agenda, Mari Pili.
-¿Para qué, Lola?
-Para anotar todo lo que te vas a guisar, para guisármelo yo, así no me equivocaré… En vez de dos bolas, yo me colocaré una docena para ir un poco distintas, ¿te parece?
-Mejor veinte docenas, de verdad no puedo contigo. ¿Ves Lola? La elegancia es discreción, es dejar una estela de tu aroma al pasar…
-Pues me echaré tres o cuatro litros de colonia, tranquila.
-¿Eso es sencillez, Lola?
-Yo antes muerta que sencilla, eh, Mari Pili… Mira un tutú color mandarina, entremos, seguro que animará a todos los gato-pardos que me he comprado. Además necesito volumen.
-¿Más, Lola?
-Es que las caderas me quedan desangeladas, ¿no las ves? Están perdidas entre tanta carne si las pongo volumen lucirán un poquillo.
-Está claro que Dios no te concedió el don del gusto, Lola.
-Puede, pero repara en qué cuerpazo me regaló. Es que cuánto más me miro más me gusto.
-No sabes lo que me alegro… Lola, ¿pero dónde vas corriendo? Espérame.
-No, que nos lo quitan.
-Que no corras que me da la enfermedad del pecho estrecho y me asfixio.
-Quieta, ahora te lo traigo yo.
-Que me traes, ¿el qué?
-Los trajes de pantera rosa de aquella tienda para ti…
-Dios mío, ¿dime qué hecho yo para merecerme este calvario? Encima si la digo que no me lo pongo, va a parecer la leona moteada de la Golden metro Mayer… Puerca miseria.
-Ya estoy aquí, Mari Pili. ¿Con quién hablabas?
-Con Dios, Lola, pero no me escucha.
-No te enfades con Él. Está muy mayor y sordo, y con el ruido que hay en la tierra, las ondas sísmicas no le llegan bien. Ponte en su pellejo.
-Pues ya se podía poner Él en el mío porque esto es mucho tomate… A ver qué me traes…
-Nada, sólo había para mujeres con volumen. Tengo mucha pena, Mari Pili que yo vaya de leopardo y tú de esta manera tan sosa.
-¡Aleluya, Señor!, gracias Dios mío, no estás sordo. Ahora mismo me voy a rezarte veinte Padresnuestros. Qué bueno y caritativo eres con una sufrida mujer como yo…
-¿Y a ésta que le ha dado?... Mari Pili, a estas alturas de la película no habrás sentido la llamada de la vocación, ¿verdad?

viernes, 13 de noviembre de 2009

LOLA EN SACÓFAGOS A LA MEDIDA

-¿Sabes Mari Pili? Yo por mi Pepe maaaato.
-Pues yo no soy menos, Lola. Yo asesiiiino.
-¿Tú? ¿A quién? Si no sabes ni matar a una mosca.
-Pues aprendo.
-Oye… ¿Y por qué quieres aprender a asesinar a mi Pepe? Puedo llegar a entender que tengas motivos porque Pepe siempre está dando motivos, pero mancharte las manos de sangre por alguien que no es de tu familia, chica, no sé…
-Lola yo no quiero hacerte un desprecio con tus chismes, pero a mi tu Pepe me importa un pepino.
-Ah… ¿Y por qué llamas chisme a mi Pepe? Pues te advierto que mi Pepe en los días impares es muy majo.
-Y Paquito en los pares, Lola, pero ni por tu Pepe ni por mi Paquito mato.
-Pero si lo has dicho Mari Pili.
-Asesiiino por mi Luisito, Lola.
-¡Coño, Mari Pili! ¿Y quién es ése?
-Lola, Luisito es mi hijo, tu sobrino postizo. ¿Tan poca cosa le encuentras que no sabes quién es? Mira que te asesino. Lola, por mi hijo, maaato.
-Paaaara, que me parece que tenemos un día un poco virulento Y yo no puedo ir a la cárcel ni encontrarme a ningún policía hoy porque me voy de viaje.
-¿Qué te vas? ¿Dónde, cuándo, por qué?… ¿Y yo, Lola?
-Mi Pepe ha ganado un premio de ventas.
-¿Pepe? ¿Y qué ha vendido?
-Pues, ¿qué va a vender, Mari Pili? Muertos.
-¿Muertos? ¿Y de dónde los ha sacado?
-Mujer, es una metáfora. Le han nombrado el mayor vendedor de cofres para muertos español… ahí es ná.
-Cofres… dirás cajas funerarias, cajitas para difuntos, Lola…
-Eso quería decir, mujer, sarcófagos para guardar muertos.
-¿Y a dónde os vais?
-A Paris de la Francia.
-Lola habla bien. Con decir París es suficiente.
-No, Mari Pili, no. París es de Francia, lo he visto en el mapa. Me puse las gafas y todo para verlo.
-Espera un segundo, Lola… ¿Paquito? Se puede saber qué estás haciendo…
-Hola, cari… estoy navegando por Internet.
-Deja eso ahora mismo y sal a vender.
-¿Vender el qué, cari?
-Lo que sea… Mira abre mi armario y vende todo lo que hay… Ah y no vuelvas hasta que te hayan nombrado el hombre del año. ¿Entendido?
-Cari, entonces no vuelvo…
-Mejor, mucho mejor ¡Hala!, ve con Dios… Ya estoy aquí Lola. Soy muy feliz.
-¿Cómo vas a ser feliz, Mari Pili, si yo me voy a París de la Francia y tú te quedas?
-No feliz, Lola, sino chirriando estrepitosamente felicidad… He mandado a Paquito a que sea el hombre del año.
-Ah… ¿Y?
-Pues que ha dicho que no vuelve… Lola que sin matar, me he liberado.
-Ah no, vamos que no y cuando digo no es no. Ahora mismo voy a llamar aa Pepe para que siga matando cajas y le nombren el matador oficial de difuntos.
-¿Qué estás diciendo Lola? Se te ha ido la pinza.
-De eso nada monada. ¿Tú sabes Mari Pili el tiempo que le va a llevar a mi Pepe ser el mejor matadero del mundo mundial en sarcófagos a medida?
-No sé, Lola, en este momento no tengo reloj ni calendario, ni siquiera metro para medir.
-Pero te lo digo yo… Una eternidad. Así que vete a hacer la maleta que nos vamos a Paris de la Francia mientras nuestros hombres vuelven.

jueves, 12 de noviembre de 2009

LOLA, MARI PILI Y MARTITA

-Bueno, ¿qué opinas Mari Pili?
-En dos palabras, Lola, Im-Presionante. ¿Damos una vuelta?
-No me jodas Mari Pili. Yo este trasto no lo sé conducir, sólo sé admirarlo.
-Lola no te quites méritos que me enfado. No sabes conducir, pero conduces. Así que enchufa el bólido y démonos un paseo.
-Enchufar, ¿cuál de los doscientos botones, Mari Pili? Acaso, ¿has visto el manual? Es más gordo que yo.
-Ya… Oye Lola, además de supuestamente andar este coche, ¿qué cosas hace?
-Hay una fulana que aprietas un botón y te lleva donde tú quieres.
-¿Sí? Pues dila que nos lleve al mercadillo.
-Pero cómo quieres que te diga que hay que apretar botones y cuánto más le miro parece que le salen más botones… Pepe dice que es un coche inteligente.
-Ah… Entonces Lola no es para nosotras, qué pena… Pero la fulana que te lleva y te trae, ¿ahora dónde está?
-En algún agujero de estos, Mari Pili.
-Mete un dedo, dile que somos nosotras… O grita su nombre. Por cierto, ¿cómo se llama?
-Pepe la llama Martita… Tiene una voz de alcachofa enlatada y pedante.
-Martiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiita sal, soy Mari Pili.
-Martiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiita soy la esposa de tu jefe sal ahora mismo y obedéceme.
-Marque las coordenadas.
-Looooooooooola que ha hablado.
-Mari Pili, ¿dónde has tocado?
-¿Yo? Sólo he pasado el pañuelo de los mocos por aquí, parecía que tenía polvo.
-Marque las coordenadas.
-¡Ostras!, otra vez… Mira, ha emergido una pantallita de colores, qué mona.
-Marque las coordenadas…
-Qué vocabulario más pobre tiene, no se parece a Pepe con lo extenso y espeso que es.
-Marque las coordenadas.
-Está pesadita… Dile algo.
-Hola Martita. Soy Lola.
-Lola, ¿por qué pones esa cara de jilguero descolgado?
-Estoy hablando a la gramola ésta.
-Marque las coordenadas.
-Mira tía me aburres… Anda Martita dinos cómo anda este coche.
-Luces apagadas, puerta trasera abierta… Marque coordenadas.
-Mira, se está animando. Claro es que es tímida.
-Oye guapa, ¿por un casual sabes ir al mercadillo de la Santa Espina? Mira es que me ha dicho la frutera que venden calcetines a una docena por un euro.
-Lola, por Dios, es una máquina. ¿Qué la importa que te lo haya dicho la frutera? Luego va ella se va sola y se lleva todo lo mejor.
-Mari Pili, ¿pero no dices que es una máquina? ¿Desde cuándo las máquinas usan calcetines?
-Yo a la Termomix la tapo por las noches.
-Tú porque eres una tarada, hija… Mira vamos a tocar botones a ver qué pasa. Yo por la izquierda y tú por la derecha.
-Eso, cómo si estuviéramos tocando el piano, Lola.
-Marque las coordenadas.
-Que te calles, loro…
-La calle Loro no existe. Encuentro Cotorra…
-Cotorra tu madre, ¿me entiendes Martita?
-Lola vamonos al autobús, no consiento que hasta las máquinas nos insulten.

lunes, 9 de noviembre de 2009

LOLA Y MARI PILI CANTANTES

-Can't get no satisfaction, I can't get no satisfaction...
- Porque intento, y yo intento y yo intento, y yo intento… Pero no puedo obtener ninguna satisfacción, o yea, ye, satisfacción, u, u u u…
-Lola, mujer, lleva un poco el ritmo con la letra. Pareces un chimpancé saltando a la conga.
-Mari Pili, Mari Pili, no empieces a ofender. No sé idiomas, pero sé español que con la jota mañica la canción de los ROLLING STONES me queda de puturrú de campurriana.
-Lola, no vamos a ganar el concurso.
-Mujer de poca fé. Si cuánto más esperpento mejor… venga sigamos ensayando…
-Vale, pero deja la lata de fabada, Lola.
-No, es mi micrófono y mi estímulo. La miro y cuánto más la miro más mejor me sale el Satisfaction.
-Bueno, yo me encuentro más segura con la escoba… I can't get no. oh, no, no, no. hey, hey, hey. That's what I say…
-No puedo obtener ninguna, oh no no no… Hey hey hey, eso es lo que digo yo… Soberbio, Mari Pili, cojonudo, de esta adelgazo cien gramos.
-Lola bájate de la lámpara. Me vas a romper el techo.
-Si es parte de la coreografía. Mírate tú, pareces que te estás conteniendo la micción. Ábrete de piernas, leche… Porque verás estoy una mala racha, No puedo obtener ninguna, oh no no no, satisfaction, o, o, yea, ye…
- That's what I say. I can't get no, I can't get no, No satisfaction, no satisfaction...
-¡Ozú, Pilarín!, qué inglés más hispánico tienes mi arma, y con que te espatarres un poco vas a estar de película.
-No puedo, Lola, sabes que siempre he sido de nalga apretada.
-Ay, qué lástima, coña… Anda, al menos desmelénate, agita la cabeza como si la tuvieras en la Termomix, hija…
- When I'm ridin' round the world, and I'm doin' this and I'm signin' that. No satisfaction, no satisfaction…
-Para, Para. ¿No ves que te has descolocado la cabeza? Trae que te la pongo en su sitio… Mira hay que moverla al ritmo de No puedo obtener ninguna satisfacción. Hey hey hey, eso es lo que digo…
- Can't get no satisfaction, I can't get no satisfaction...
-Señoras…
- Porque intento, y yo intento y yo intento, y yo intento… Pero no puedo obtener ninguna satisfacción, o yea, ye, satisfacción, u, u u u…
-Señooooooooooooooooooooooras…
-Lola, Lola, un guardia de su señoría el orden estatal.
-¿En dónde?
-Detrás de ti… Va con porra y silbato.
-Mira que me joden este tipo de gente, siempre tocando las moñas al que no hace daño… Buenos días, señor Autoridad. ¿Qué, dando un paseito?
-No, señora, poniendo orden. Me ha llamado la vecina de abajo que usted está haciendo ruido.
-No me diga más. La Cacharros. Mire señor Institución del orden es que esa mujer si no está jodiendo se siente una desgraciada y yo quiero ganar un concurso y tengo que ensayar… ¿Se sabe usted la canción de los ROLLING STONES, Satisfaction?
-Señora, no me ofenda… Can't get no satisfaction, I can't get no satisfaction...
- Porque intento, y yo intento y yo intento, y yo intento… Pero no puedo obtener ninguna satisfacción, o yea, ye, satisfacción, u, u u u… ¿Algún lector quiere cantar con Mari Pili y conmigo?

sábado, 7 de noviembre de 2009

LOLA Y PEPE

-Lola…
-Pepe…
-Tengo que comunicarte una decisión muy importante. Es más, trascendental.
-… Te juro que no he hecho nada… Los niños, tampoco.
-¿Quieres escucharme, Lola?
-¿Es de obligado cumplimiento, Pepe?
-Siéntate y escucha.
-¡Coño, la que se avecina!
-¿Qué dices, Lola?
-Nada, nada. Hablaba para mis entretelas… Por cierto, ¿cuánto va a durar tu conferencia? Es que Mari Pili me está esperando.
-Seré breve, Lola.
-Pero, ¿cuánto de breve, Pepe? Es que se me queman las patatas.
-Te haré una brevísima introducción e iré directamente a la esencia.
-Tus esencias me suelen apestar siempre… Antes de que empiece, ¿puedo ir a llamar a Mari Pili?
-Vete…
-¿Mari Pili? Soy Lola… La que se va a liar en mi hogar, dulce hogar… ¿Compraste los billetes para la China?
-¿Qué billetes, Lola, de qué me hablas?
-Me temo que Pepe lo ha descubierto, Mari Pili…
-Que ha descubierto, ¿el qué Lola?
-Pues que llevo seis meses sin coserle los calcetines. ¿Te parece poco? Me fugo a China, mándame por fax los billetes.
-Vamos a ver, Lola, dijimos que no íbamos a temer a nuestros maridos.
-Si no le tengo miedo… Sólo me entran ganas de ir al baño, Mari Pili.
-Pamplinas. Sé mujer y da la cara.
-No tengo cara. Sabes que soy muy tímida, Mari Pili. ¿Por qué no vienes?
-¿Para que me caiga a mí también el pollo? Lola, yo ya tengo a Paquito. Un poquito de por favor… La cobardía no es nuestra insignia. Ponte los tapones de los ronquidos y aguanta el temporal.
-Vale, Mari Pili… Si en tres minutos no sabes de mí, te espero en el otro mundo, ¿vale?
-¡Adiós, Lola!... Machaca al enemigo… Ah, acuérdate del jarrón de murano.
-¿Para qué?
-Si se pone espeso ¡Zaca!, leñazo al canto… No te vuelve a pedir un cosido más.
-Vale, adiós… Ya, Pepe… ¿Sabes dónde guardé los tapones de los ronquidos? He cogido frío en los oídos.
-Toma, pesada… Como te decía, Lola, he tomado una decisión- ¿Me comprendes?
-…
-Mejor que no me contestes… Me he comprado un coche.
-…
-¿No me dices nada, Lola?
-Pepe, creo que mañana estaré al día. Sólo me quedan treinta y seis pares de calcetines por coser.
-¿Qué tiene que ver los calcetines con el coche?
-¿Qué te vas a ver al Che, Pepe? ¡Adiós!
-Que me he comprado un coche, Lola.
-Me parece bien que le compres un regalo, Pepe.
-Loooooooooooola…
-No creo que al Che le guste la revista Hola, Pepe.
-Que te digo que me he comprado un coooooooooooche.
-Pepe, por Dios, no tienes edad de tener miedo al coco.
-Lola quítate los tapones… ¿Me ooooooooooooooooooooyes?
-Ay qué chillido, Pepe… ¿Qué, contento? Venga dime, te escucho en vivo y en directo….
-Nada, Lola, me voy…
-¿Y eso era lo trascendental, Pepe? ¿Y para eso me tenías el corazón encogido? No tienes alma, Pepe… Por cierto, jódete, alguien te ha quitado la plaza de garaje y ha metido un coche nuevo en ella. Averigua quién de quién es, Pepe.
-¡Adiós, Lola!

jueves, 5 de noviembre de 2009

LOLA Y MÁS DIFUNTOS

- Lola, guapa, llevo media hora esperándote. Estoy como un cubito de hielo.
- Pues te aguantas. Vengo de hacer servicios sociales.
- ¿Te has apuntado a una ONG?
- Vengo de estar con mi madre y mi tía Lola, ¿te parece poca ONG? Traigo la cabeza como un encaje de bolillos.
- ¿Y dónde habéis estado?
- Venimos de admirar tumbas… Necesito un cubata urgentemente.
- Sí, sí, vamos… Oye, Lola, ¿y qué hacíais en un cementerio?
- Pues me preguntaron por la salud de IBEX 35 y de una cosa a otra, nos llevó a los difuntos.
- ¿Pero tu madre y tu tía Lola saben quién es el IBEX?
- Ahí está lo malo, Mari Pili, que han oído casquillos y no saben en dónde y creen que el IBEX va a perjudicar sus míseras pensiones.
- Pues no van descaminadas. ¿Y qué te preguntan del IBEX, Lola?
- Sus fluctuaciones, que si el Euribor también cotiza en el IBEX, que si éste ha entrado en el mercado americano y qué opina Obama sobre la recesión del IBEX sobre el Euribor y a cómo cotiza la peseta en el mercado intercambiario… Vamos, dime tú si esto es una conversación para dos ancianas que no se aclaran con el euro y siguen midiendo las cosas en pesetas y lo que es peor, Mari Pili, piensan que la peseta está viva y la tiene secuestrada el kukus clan.
- Vaya papilla que tienen las pobrecillas en la cabeza.
- Ni una batidora se la hubiera agitado mejor, Mari Pili.
- Así que las he llevado al cementerio.
- … A enseñarlas la tumba de la peseta…
- No, bruta. A poner flores a nuestros difuntos y se lo han pasado bomba discutiendo.
- … Porque una quería morir antes que la otra…
- No, animal. Porque una dice que quiere una tumba sencilla, y la otra quiere ángeles alados y flores de plástico para que la duren todo el año.
- ¿Flores de plástico?
- Sí, porque dice que yo como no voy a ir nunca a verla, al menos tendrá flores siempre.
- Qué animada tu madre.
- En su línea, Mari Pili… Y me han artado.
- ¿Las has matado?
- Mari Pili, me consumes la paciencia… Las he llevado a la tumba del IBEX para que se callaran un rato.
- ¿EL IBEX está enterrado en el cementerio de Valladolid? Qué importantes somos, Lola… Lola, ¿se ha muerto ya el IBEX?
- ¿Cómo se va a morir el IBEX, Mari Pili?
- Entonces… Lola, no entiendo nada.
- No hace falta, Mari Pili. Es una metáfora. Vi una tumba muy floreada y campanuda y para que se callaran un rato, les dije que allí estaba enterrado el IBEX… Se pusieron a llorar. La cagué Mari Pili, la cagué. No tenían consuelo.
- Pobrecillas son impresionables.
- No Mari Pili. Hasta hace un mes, el IBEX les importaba un bledo, es más, estoy convencida que lo único que sabían de él es que era alguien famoso, no más… Y de allí venimos.
- Claro, de la tumba del IBEX.
- No, Mari Pili, de encargar una novena para sus tristes pensiones.
- ¡Jesús! Pobres mujeres, están de atar.
- … Mari Pili, en confianza, ¿tú crees que cuando yo sea de su edad seré igual?
- No, Lola, tranquila… Serás peor.

martes, 3 de noviembre de 2009

LOLA Y SU ENFERMERA

-Ay… Ay…
-Lola, te voy a decir una cosa…
-Ay… Dime, Mari Pili… Ay…
-Como vuelvas a pronunciar un Ay, te coso la boca con un esparadrapo. ¿Entendido?
.Ay… Entendido. De todas formas qué poca humanidad tienes con los enfermos terminales. Ay…
-Qué más quisiera que fueras terminal, hija. No veo el día que acabe tu dichosa gripe.
-Ay… Pues que sepas que es muy dolorosa, espachurrante, dessesada… Ay…
-No sé cómo estarás, pero un enfermo no habla, Lola. Tú no callas.
-¿Qué no callo? Pues claro que no callo. Tengo que comunicar los síntomas para ayudar al prójimo.
-¿Qué prójimo ni que leche de bollitos, Lola? Aquí no hay nadie, todo el mundo ha salido huyendo.
-¿Tú no eres nadie? Te cuento lo que me surge de los intestinos, de la cabeza para que si lo sientes, salgas huyendo. Ay… Dicen que es muy contagioso.
-Lola han huido porque no te aguanta na aaaaaaaaaadie. La doctora bien claro dijo que era una gripe común… Si no, de qué iba a estar yo aquí.
-Ya, por eso te has puesto una mascarilla. Bueno, si al trapo de cocina, que encima está agujereado, se le puede llamar mascarilla. Más que enfermera te pareceres a John Wayne en la película atraco a las tres.
-Esa película era de José Luis López Vázquez, Lola… A estas horas habrá empezado su función en el cielo. Ya veo a Imperio Argentina, a Paco Martínez Soria, Gracita Morales, a Paco Rabal en el patio de butacas…
-Mari Pili, yo aún estoy en la tierra…
-Ya lo sé, hija, ya lo sé, me queda constancia. Anda, tómate el Paracetamol de las tres y duérmete un rato.
-¿Dormir? Y un cuerno. ¿Y si ya no me despierto nunca jamás? Ahora que se ha muerto Don Francisco Ayala, yo no puedo irme, he de escribir. Soy su sucesora.
-¿Quién, tú? Lola trae el termómetro. Estás diciendo más sandeces de lo habitual.
-Toma, pero dame en vez del Paracetamol una cucharadita de miel y un par de vasitos de whisky… ¿Quieres? Ayala llegó a los ciento tres años con su receta mágica.
-¿Segura, Lola? Que tú tienes mucha imaginación y te inventas todo… Trae para acá la botella de Pepe.
-Claro que tengo imaginación si no, de qué ibas a ser tú una histriónica caricatura de ti misma en letra, coña… Igualita que Ayala, soy su reencarnación en mujer… Ay… Oye Mari Pili "¿A qué edad es uno lo que se dice un viejo?"
-Paquito y Pepe ya nacieron viejos. Tú y yo nunca lo seremos, Lola. Las neuronas de nuestros cerebros son incombustibles, no envejecen… ¿Otro whisky?
-Mari Pili te estás cogiendo una toña… Espera que me levanto y miro en Internet…
-Quieta en la cama. La doctora ha dicho…
-La doctora no tiene ni pajolera idea de nada. Yo he leído en Internet que…
-Lola, la doctora tiene estudios en medicina.
-Y yo doctorado en lectura en Internet… Mira, lee… Tengo la gripe A.
-Lola, la doctora ha dicho que no.
-Que esa mujer no tiene ni idea. Te lo digo yo. Mis síntomas están clarísimos. Mírame, si es que mi cara lo dice todo.
-Lola tienes cara de gilipollas con cerebro de mosquito… Toma otro whisky.
-Mari Pili… Tráeme a Manolo Escobar.
- Toma antes el paracetamol. Mira, para que te sepa más rico, te los mezclo con la miel y dos vasitos más de whisky… Mejor, tres vasitos…
-Tráeme a Manolo Escobar, quiero que me cante la nana de dónde estará mi carro.
-Está de gira, te lo canto yo… Mi carrooooooooooo me lo robaraaaaaaon estando de romeríiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiia…
-Mari Pili cállate. Llama a la policía
-¿Ahora a la policía? La madre que me parió… Espera que me visto de policía… Señora Lola, o se calla y se duerme, o le hago la prueba de la alcoholemia. Usted verá…
-Vale… Haga la prueba primero a mi enfermera, señora guardia, le noto un poco perjudicada.
-Lola, ¿me estás denunciando? Trae el culete ahora mismo, te voy a poner una inyección que se te van a pasar todas las gripes. Has acabado con mi santa paciencia. ¿Dónde está tu culo, Lola?
-Ponte las gafas, Mari Pili, no tiene pérdida.

lunes, 2 de noviembre de 2009

LOLA Y LAS MALETAS

-Lola, ¿qué has metido en la maleta?
-Todo, Mari Pili.
-¿Qué es todo, Lola?
-El armario, las mesillas, la cómoda, el cuarto de baño… Ya te digo todo.
-¡Joder!, tu maleta es el bolso de Mary Poppins.
-Un modelo para cada momento, Mari Pili.
-¿Y cuántos momentos vamos a vivir, Lola?
-Todos… Ah, y a ritmo de sevillanas y abanico en ristre.
-Si vamos a vivir santísimas emociones y a cada emoción hay que cambiarse de modelo, Lola, no veremos Sevilla.
-¿Cómo que no? ¿Has metido en la maleta las gafas y el catalejo? Porque si no las llevas desde luego no verás nada. Tus ojos ven menos que un pez en una incubadora centrifugándose.
-Cuidado con lo que dices de mis ojos. La que no ve eres tú. ¿Te recuerdo que una vez confundiste a tu madre con una farola?
-Mi memoria es selectiva, Mari Pili. Sólo recuerda lo que la da la gana.
-… Dejémoslo, pero si nos cambiamos tantas veces como momentos maravillosos que vamos a vivir, no saldremos del hotel.
-Anda, coño, ¿piensas quedarte en el hotel, Mari Pili?
-¿Dónde piensas si no cambiarte, guapa?
-¿Yo? Por la calle… Que siento que mis manos se agitan, voy, me paro y me pongo el traje de volantes de gusano a lo Guadalquivir.
-¿En medio de la calle? ¿Y si sientes un orgasmo de satisfacción qué haces?
-Me quedo en bolas para no pasar calor, Mari Pili.
-Ah… Yo no voy a Sevilla, Lola.
-¿Lo dices ahora cuando tenemos ya todo pagado?
-Sevilla no me conoce. No quiero salir en las páginas de sucesos locales.
-¿Y por qué vas a salir? Antes salgo yo. La famosa, la auténtica, la grande… soy yo no tú. No me robes el protagonismo.
-¿Qué protagonismo ni que leches, Lola? Nada más que te vean quitándote y poniéndote en medio de la Giralda, te enjaulan.
-Bueno, mujer, puedo cambiarme junto a la torre del Oro, es un lugar más discreto.
-Mejor en la Maestranza, Lola.
-Espera que llamo…
-¿A dónde vas a llamar loca de la vida?
-¿No dices que alquilemos la Maestranza para el pase de modelos, Mari Pili?
-Lola, ¿pero tú escuchas alguna vez?
-No, que luego me oxidáis mis ideas. Voy a llamar…
-Para quieta y ponte a deshacer la maleta.
-¿No vamos?
-Sí, si vamos, pero con lo puesto.
-¿Y para eso he ido al mercadillo a comprarme trescientos veintiún modelos?
-Lola hay que ser prácticas a la hora de viajar e ir cómoda. Lo importante son las sensaciones de dentro.
-… Mari Pili…
-¿Qué, Lola?
-¿Has hecho equilibrio mental, tantra, kamasutra, yoga facial, meditación guiada?
-No, Lola, uso la lógica y la experiencia.
-Aaaah, muy interesante… Mari Pili eres la wikipedia para caminar por los pasillos de tu casa. Por cierto, en el capítulo de wikimaletas, ¿qué te dice?
-Que llevemos lo justo porque nunca llegamos siquiera ni a ponernos el camisón.
-Serás tú que eres una guarrilla. Yo me pongo mi pijama de cuello vuelto con loros parlantes mientras materializo las sensaciones.
-¿Con quién, con los loros de tu pijama, Lola?
-Con quién sea, Mari Pili. A la hora de hablar y sentir no tengo prejuicios. Antes muerta que en silencio.
-Lo que tú digas, yo haré con lógica mi maleta.
-¿Cuándo la maleta de una mujer se ha hecho con lógica, Mari Pili? Jamás de los jamases, o acaso, ¿vas a dejar de ser mujer?
-Un poquito de por favor, Lola, no me ofendas. Yo, mujer hasta la médula.
-Pues ¡Hala!, Mari Pili, a hacer la maleta como Dios manda.
-Vale… Oye, ¿tendrías un hueco libre en tus maletas para mi Termomix, Lola?
-¿Eh?

domingo, 1 de noviembre de 2009

LOLA EN LA CÁRCEL

-Mari Pili, un poquito de por favor, vamos a centrarnos en nuestro cometido…
-Lola, ¿en que cometido? ¿Vamos a asaltar algún banco y yo no me he enterado? Me va a venir genial, ando mal de pelas.
-Mari Pili, vamos a ver si de una puñetera vez logramos una catarsis. Ya tenemos edad.
-¿Una qué, Lola?
-Estamos desfasadas, debemos evolucionar…
-¿Evolucionar a qué, Lola?
-A ser más malas que la tiña, coña, que no te enteras Mari Pili.
-Ah, ¿dejamos entonces la faceta de asaltadoras de bancos?
-Sí, nos pillarían rápido. Tú no sabes mentir, Mari Pili.
-Pero tú sí, Lola. Tú puedes llevar la voz cantante.
-No, estoy en baja forma. He perdido brío. Ahora solo se me ocurre decir lo que pienso. Escupo según me viene a la cabeza el pensamiento.
-No pienses, Lola. Sabes que te sienta fatal, te cambia el carácter.
-Mujer, pero ir por la vida siendo unas descerebradas, ¿qué van a pensar los demás?
-Lola ponte el flotador y a nadar contra la corriente.
-No que me salgo de España con tanta natación.
-… A mí me invitaron el otro día a que me fuera de España porque critiqué, opiné, reflexioné, maduré, expuse….
-Paaaaaaaaaaara, que te me gastas. ¿A mi Mari Pili? Bellacos... ¿Ves? Necesitamos catarsis.
-Lola, ¿y si para desahogarnos decimos palabrotas?
-Alma cándida, ¿dónde vas tú diciendo exabruptos? Un joder en tu boca sonaría a “un caspita” inocente, sin fuerza. Una cursilada, Mari Pili
-Pues enséñame, Lola.
-¿Cómo te voy a enseñar a tener mala leche cuando eres un ángel?
-¿Yo soy un ángel, Lola? Nunca me lo habías dicho… Lola, necesito imperiosamente ser mala. Enséñame a joder…
-¿A quién, Mari Pili?
-El orden de los factores, no altera el producto, Lola. Venga, empieza.
-Si yo tampoco sé joder al prójimo, Mari Pili, ¿qué te voy a enseñar? Como mucho, a escupir… ¿Quieres escupir?
-¿A quién, Lola?
-¿Pero no me has dicho que te da igual?
-Ah, ¿te lo he dicho? Pues vale, empieza, quiero ser una alumna aventajada.
-¿Tienes saliva?
-¿Saliva? ¿Para qué? ¿Te valen mis bilis?
-Lo mejor es que ensayemos llenando la boca con agua. Toma nota.
-Lola, se te ha caído la baba…
-Prueba tú.
-Voy…
-Señora, ¿qué hace? Mire cómo me ha puesto…
-Perdón, señor… Lola, Lola, sé escupir…
-¿Mari Pili, qué te había hecho ese pobre hombre?
-¿A mí ¿ Nada.
-Entonces, ¿para qué le escupes?
-Tienes razón, ya no lo volveré a hacer… Venga, ahora tú de nuevo, Lola…
-Voy. Primero llenaré la boca bien de agua y luego a diiiiiiiiiiisparar…
-Señora, venga usted ahora mismo.
-Dígame, señor guardia.
-Me acaba de echar encima del uniforme todas sus babas.
-Señor gendarme, ¿cómo voy a hacer una cosa así a la autoridad de la ley? No, hombre no. Estoy ensayando para ser mala y escupir a todos los hijos de puta… Por cierto, ¿sabe usted cómo se hace?
-Ahora mismo a comisaría. Ya verá cómo aprende a ser mala. Vamos…
-Mari Pili, Mari Pili, que me retiran del mercado. Véngame.
-No, que sólo me quedan babas para escupir a las que me echaron de España. ¡Adiós, Lola!
-...Puerca miseria, mi amiga ha encontrado su camino y yo con estos pelos aunque... Señor guardia, ahora cuando me meta en chirona, ¿sabe usted si hay malos alli para que me enseñen? De paso podemos bailar un Rock and Roll, ¿no le parece señor guardia? Más que nada para animar el ambientillo, ¿eh?

viernes, 30 de octubre de 2009

LOLA Y LOS DIFUNTOS

-A mi los muertos me matan, Mari Pili… ¿Quieres otro?
-Sí… a mi asesinan, Lola… Humm, están buenísimos.
-Yo no sé, Mari Pili, para qué se tuvieron que inventar el día del muerto… ¿Quieres otro?
-Sí… El negocio, Lola. Al menos moriremos dulces… Lola, te los comes de dos en dos…
-Es que presiento la guadaña cerca, Mari Pili. Es capaz de comerse mi parte. Tú deberías hacer lo mismo.
-Trae… Me muero, Lola, no puedo…
-So burra, escúpelos… Casi te ahogas, Mari Pili. Con esa boca piñón, ¿cómo se te ocurre meterte cinco buñuelos a la vez? Yo sí porque todo lo tengo inmenso, pero tú, esmirriada…
-Lola, por curiosidad, ¿cuántos buñuelos te has comido?
-Treinta y tres como la edad de Cristo… No deberían haber inventado el día de muerto, estoy que me muero, Mari Pili…
-Beeeestia, pero qué animal eres…
-Quién te dice que en el otro mundo te dan de comer… Yo al menos ya voy comida… Me duele la tripa, Mari Pili…
-Morirte por un atracón a buñuelos, no te mueres, Lola. Ahora te veo al punto de la cagalera. Ojo al dato, Lola…
-Si salgo de ésta, ¿sabes lo que voy a hacer, Mari Pili?
-Ni lo sé ni me importa… Trae otro buñuelo.
-Mari Pili, te va a subir el azúcar, se acabaron los buñuelos. Como se entere Paquito, te mata y a mí me aniquila.
-Por Dios, no se lo digas, Lola.
-¿Yo? Si soy peor que San Pedro, Mari Pili. Si niego hasta mi nombre… Ahora como salgamos de ésta, voy a llamar al alcalde…
-Ya, tú y tus ideas. Creo que te traes algo con el alcalde, Lola, sólo piensas en hablar con él. Ahora se te habrá ocurrido pedir que quiten la tradición de que en recuerdo de los muertos se coman buñuelos.
-No, los buñuelos son sagrados. Pero no hay derecho que solo se coman buñuelos una vez al año. Voy a pedir al señor alcalde que ponga un halloween de vivos…
-Lola, tú eres un halloween perpetuo.
-Tal vez, pero sin buñuelos… Ay qué dolor de estómago. Creo que ya me muero.
-Pues deja de comer y dame los que sobran a mí… Oye Lola, ¿qué flores quieres que te ponga?
-Flores no, Mari Pili. Con que instales una pastelería al lado de mi tumba es suficiente.
-Te echaré de menos, Lola.
-Ah, ¿es que no te piensas morir conmigo Mari Pili? Yo el cielo no lo puedo revolucionar sola, necesito a mi ayudante… Imagínate volviendo locos a todos los santos y el treinta y uno de octubre de cada año a asustar a los vivos.
-Lola…
-¿Qué, ya te has muerto? Espérame ya estoy a punto, dame el último buñuelo.
-No… Que digo que no hace falta que nos muramos. Ya somos fantasmas.
-Hija, qué brutal eres, Mari Pili, como lo lea alguien se lo va a creer.
-Tranquila, ya lo saben.