Vídeo promocional Mujeres Descosidas

jueves, 12 de noviembre de 2015

LOLA, SOLUCIONES PRÁCTICAS, SL

-¡Ay qué bonito, pero qué bonito!
-Pero Lola, ¿se puede saber por qué estás hecha un manojo de cardos llorosos y encima dices qué bonito?
-La telenovela, Mari Pili, la telenovela.
-Ah, ¿y desde cuándo ves tú telenovelas?
-Desde que me dijo Pepe que dejara de leer los prospectos de los supositorios y me cultivase.
-Ah,  ¿y sabe tu Pepe que ves esas mierdas?
-Nooo…, le quiero dar una sorpresa.
-Ah, ¿y se puede saber qué sorpresa es ésa?
-Mujer, si te la digo, menuda sorpresa es. Las sorpresas son sorpresas.
-Ya, pero es que da la casualidad que tu sorpresa no es para mí, así que vete cantando, Lola.
-Mi Pepe va a descubrir en mí una nueva mujer. Por cierto, Mari Pili, ¿tienes un tampax?
-¿Eh? ¿Vuelves a ser mujer a tus años, Lola?
-Sí, me siento rompedora. Se acabó la mujer fatua.
-Ya me extraña, pero si tú lo dices…
-Bueno, ¿tienes un Tampax o no?
-Pues no, Lola, no. Ya sabes que yo soy nenuca desde hace ya varios años, bueno, y tú también aunque digas lo contrario.
-¿Y tu Paquito tendría un Tampax?
-Pero buen Lola, ¿tú eres gilipollas?, ¿qué va a hacer mi Paquito con un Tampax?
-Ay yo qué sé, ya sabes que tu Paquito es un pozo sin fondo.
-Pues mi Paquito tiene fondo, coña y no, no tiene Tampax. Pídeselo a tu Pepe.
-¿A Pepeeee?, ¿y qué va a hacer mi Pepe con un Tampax si solo trata con difuntos?
-Hija, pues ponérselos a las muertas, a los cadáveres, a las finadas, fiambres u las occisas…
-Ah, pues es verdad. Voy a llamarle… ¿Pepe? Soy Lola.
-¿Qué quieres?
- ¿Tienes muchas muertas para que me atiendas un momentito?
-Tengo ocho difuntas y un difunto, así que abrevia.
-Ay, qué lástima porque, claro, con tanta difunta, no tendrás de sobra un Tampax, ¿verdad?
-¿Un qué, Lola?
-Un Tampax, Pepe, un Tampax. Mari Pili me ha dicho, con buen juicio que tú seguramente tendrías.
-Mari Pili es otra mermada cómo tú. ¿Se puede saber para qué quiero yo un Tampax con una muerta?
-Ay yo qué sé Pepe, no me uses mis sesos que cada vez tengo menos. Bueno, ¿tienes Tampax sí o no?
-Nooooo.
-Vaaale, no te irrites, bajaré a la farmacia. A la coneja la ha venido su primera menstruación. Ya es mujer, Pepe, ¿verdad qué es bonito?... ¿Pepe?, ¿Pepe me escuchas?... Ya me ha colgado el teléfono, jopé.
¿A la coneja la vas a poner un Tampax, Lola?
-Sí, ¿qué pasa? Es un instrumento que permite todo tipo de movimientos y los conejos se mueven mucho, Mari Pili.

2 comentarios:

Nómada planetario dijo...

Menuda ocurrencia, al final sorprende al lector de verdad.
Besos.

Ricardo Tribin dijo...

Sorpresa, menstrual , con supositorio incluido.

Qué bueno y agradable relato.