Vídeo promocional Mujeres Descosidas

jueves, 17 de septiembre de 2015

LAS PRIMAS DE LOLA Y MARI PILI

-Lola hoy no salgo contigo.
-Anda, ¿y por qué, Mari Pili?, ¿me dejas plantá como a una fallera mayor?
-Tómalo como quieras. He quedado con mi prima Gladiolo.
-¡Ah!, pues que sepas que yo tampoco puedo.
-Anda ésta, ¿se puede saber por qué me dejas cuando soy la única que te aguanta?
-He quedado con mi prima Maitechu.
-¿De dónde, puños, has sacado tú una prima, Lola? ¿Es vasca?
-Sí, es de Vasconia y la he sacado del altillo de mi armario. ¿Qué pasa, Mari Pili, tú puedes tener gladiolos y yo no tener vascones, o qué?
-¿Tu prima levanta piedras, Lola?
-Pues no. ¿Y la tuya es tan escuchimizada cómo tú?
-Pues vaya prima vasca que tienes que no levanta piedras… Al menos cocinará bien, digo yo.
-Pues tampoco, Mari Pili. Tiene alergia a la cocina. ¿Y la tuya?
-Pues tu prima no es vasca ni vascona ni na. Y que sepas que la mía hace croquetas y quiches.
-¿Tienes una prima afrancesada? ¡Qué vulgaridad!
-Lola, ¿desde cuándo las croquetas son francesas? Anda que la tuya que no levanta piedras ni cocina. Yo que tú, la volvía a meter en el altillo, mona.
-Pues que sepas que tu prima Gladiolo no huele.
-Pues claro, Lola. Mi prima es muy limpia.
-Ya, pero no huele.
-Y la tuya ni cocina ni levanta piedras.
-¡Ay qué leche de bollitos!, y la tuya no huele.
-Y la tuya ni cocina ni levanta…
-Que sí, Mari Pili, no levanta piedras, lo sé, pero también sé que la tuya no hu…
-que Gladiolo es muy limpia por eso no huele, recontra.
-A mí tú no me chillas, eh, pecho encogido.  Mírate, han venido veintisiete grados menos y te has quedado sin pecho, Mari Pili.
-Pero, ¿cómo no te voy a chillar si estás llamando guarra a mi prima Gladiolo? Y que sepas que sabe hacer de todo.
-Yo a Gladiolo no la he llamado guarra. Simple y llanamente digo que no huele, ¿o acaso los gladiolos huelen? Que te enteres, mari Pili mi razonamiento es lúcido e intangible.
-Mi prima huele como una rosa, que lo sepas, y sabe hacer de todo, no como tu prima que ni levanta piedras, ni cocina ni sabe qué es una croqueta española, coña.
-Pues que sepas, nenúfar, que mi prima también sabe hacer de tó y mucho… Además, sabe sacar petróleo a los altillos.
-Pues si yo soy un nenúfar, tú eres un crisantemo con una prima que no levanta piedras ni cocina.
-¡Ay, por todos los apóstoles, Mari Pili!, no me llames crisantemo, un poquito de por favor, que me avocas irremediablemente a un cementerio y yo estoy hecha para el gran público vivo…, no muerto. Terminemos esta discusión. Admito Gladiolo como lechuga de asfalto.
-¿Cómo has dicho, insecto de cementerio? Pues yo admito Maitechu como cámara frigorífica para chifladas sin remedio… ¡Zanjau!

-Y una leche, Mari Pili, que mi prima es capaz de meterme en la nevera y allí dentro me momifico.

miércoles, 16 de septiembre de 2015

LOLA Y MARI PILI EN HONOR A LINA

-Lola, ¿me puedes decir a dónde, puños, vas vestida de esa guisa? ¡Virgen del Chiringuito más próximo!
-Anda ésta… Por Santa Críspula de los Chiringuito más alejado, ahora te me pones pija, rediez…
-¿Pero tú te has mirado al espejo, Lola?
-No ha hecho falta, Mari Pili, he copiado a mis ilustres amigos Dolce & Gabana que me han asesorado… ¡Ah!, y sin tenerme que gastar ni un leuro.
-Euro, Lola, no leuro… Pues estas hecha una crucifixión.
-¿Tú te acuerdas cómo iba vestida tu tatarabuela o tu bisabuela, tan poco hay que ir tan lejos, mira tu cara de antigua? Soy recia mujer castellana pero con toques ultra.
-Sí, ultra horrorosa. Con esa pañoleta negra a la cabeza, tu cara es una hogaza de pan, mona.
-¿Y el clavel rojo metido entre el pelo y la servilleta negra, qué? Mi amigo Dolce lo hace, yo también.
-¿Servilleta, dices?
-Sí. No pretenderás que me gaste dinero para vestirme ultra chic para ir a Nápoles… Encontré tinte de los zapatos de mi Pepe y  ahorro de costes. Las enaguas también teñidas como bien apreciaras.
-Yo contigo no voy ni al portal de tu casa, o te cambias o vas tú sola a Nápoles a comerte la piza, allá te atragantes.
-Anda mala pécora, ínfima amiga, eres igualita que San Pedro, renegando de mí. La pizza entera para mí, hala, que te ondulen.
-Pareces una mesa camilla con esas enaguas teñidas a cachos. Con una pizza napolitana revientas las enaguas, te lo advierto.
-Se me acabó el tinte, Mari Pili y en las enaguas he puesto una goma extensible. ¿Te he contado que las bragas también las llevo negras? Ya sabes, por si se me cayeran las enaguas…
-No tienes sentido del ridículo, Lola, entiéndeme, no es que reniegue de ti.
-Dime, sabionda de Mari Pili, ¿para qué sirve tener sentido del ridículo? Te lo diré yo. Primero para hacerme más gorda. Si no tengo sentido pues más estilizada. Y segundo a mi personalidad creativa no la puedes poner talanqueras como en los encierros. Obstruirías mi ego audaz.
-Dicho, no voy contigo, una ha de salvar su ínfima reputación. Toda la vida contigo ya nadie me toma enserio.
-¿Y para qué quieres que te tomen enserio, para ser una triste más en estos mundos de Dios como mi Pepe? Desde aquí te preconizo un futuro gris, lluvioso, frío, árido. Yo que tú, si es que deseas ser seria y formal, metete a sepulturera o pide trabajo en la funeraria de mi Pepe.
-Sabes Lola que no me gustan los días grises, ni la lluvia, y el frío me sienta fatal para mi pecho estrecho. Te dejo, me voy al funeral de Lina Morgan.
-¡Eh, quieta ahí! No sabía que hoy era el funeral de mi homóloga. Vamos voy contigo.
-Pero Lola, ¿tú estás sorda o no entiendes que vestida así no voy contigo ni al retrete?
-Sorda estoy un poquillo. Entendederas sabes que las uso poco porque se me gastan, ahorro de costes, ya sabes. Y precisamente voy así de esta guisa que tanto desprecias porque la gente está muy triste que se haya ido la cómica del pueblo y quiero que sepan que no se han quedado solos. Aquí estoy yo.
-¿Tú estás tonta o lo eres, Lola?
-Ambas dos, Mari Pili. Pero ya verás cuando me vean entran y todos canten :


Agradecida y emocionada, solamente puedo decir, Gracias por Venir 

La luz se enciende, 
sonó la orquesta, 
todo es igual que ha sido ayer, 
Todo es hermoso, 
todo es alegre, 

maravilloso fue volver 

Agradecida y emocionada, solamente puedo decir, 
Gracias por Venir

sábado, 5 de septiembre de 2015

LOLA Y MARI PILI EN ULTRAMAN UK 2015

-Lola, ¿segura que es por aquí?
-No hay duda, el termómetro me dice que sí.
-Lola, dirás la brújula…
-No, Mari Pili, sé lo que digo, el termómetro. Las brújulas estaban agotadas en los chinos y a cambio me han dado un termómetro jurándome en chino, claro, que era igual de infalible que la brújula.
-Anda, anda, no me digas sandeces. Yo solo sé que esto está muy oscuro.
-Cómo no va a estar oscuro si son las cuatro de la mañana, la hora que marcó Peluche, tenemos que estar ya cerca.
-Ya pero no se ven ni fuegos artificiales, Lola.
-Los fuegos artificiales fueron a las diez, Mari Pili. Hija céntrate.
-Tampoco se oyen a Los Celtas Cortos que cantaban en la Plaza mayor.
-Mari Pili que no te centras. Estamos en Gales no en Valladolid.
-¿Tan deprisa hemos ido, Lola? Hace media hora estaba poniendo a mi Paquito un esparadrapo para que dejara de roncar.
-¿En qué parte del cuerpo se lo pusiste? Yo a Pepe se lo pongo en el ombligo.
-Yo se lo he puesto en las narices.
-Pues perdona que te diga que a estas hora ya eres viuda oficial.
-¿Por qué dices eso, Lola? Yo soy buena gente no como tú.
-Hija mía, está muy claro. Muerte por asfixia roncoidea. Sigue remando, anda, y que conste en acta arbitral que yo también soy buena…
-No Lola, mi Paquito es muy listo. No llega a la altura de tu Pepe, es verdad, pero se sabe defender. Seguro que haya otro orificio para seguir respirando.
-No te engañes…, anda rema más deprisa…Las narices las tiene tapadas, boca y garganta, ocupadas por los ronquidos…, y por el culo, no creo que respire. Ya te digo, le has matado… Hija rema con brío. Llevas remando en círculo diez minutos.
-Lola, de frente yo no sé remar.
-No eres más rara porque no pones empeño… Que remes más deprisa, leches.
-Rema tú, coña, que para eso eres más gorda.
-Mari Pili, que remes tú. Yo te voy diciendo… Mira, mira, allí están los primeros nadadores…
-Lola, son los del botellón que se han caído al agua.
-No, no, son nadadores. Nadan escorados, es cierto y nada que ver con el estilo mariposa de mi Peluche, pero nadan. Tú como no te has puesto las gafas, no lo ves nítido.
-Lola…
-¿Qué, Mari Pili? Tú sigue remando…
-Para mí que la barca se está hundiendo…
-Imposible. Es de plástico bueno, me lo dijo el chino.
-Pues el agua está muy fría y no llevamos flotador.
-Que no nos hundimos, mujer. Es que ahora has cogido velocidad, Mari Pili y nos salpica el agua.
-Y una leche, Lola. El agua nos llega ya por los riñones y está muy fría.
-Pues abróchate el abrigo, coña… Peluche, peluche, Peluche… Ese es mi Peluche, ya está llegando a la meta… Peluche, Peluche, Peluche…

-Lola, eso es la playa de las Moreras y a lo que gritas no es el casco de peluche, es una botella naufragando… ¿No está demasiado mojada el agua, Lola?