domingo, 13 de mayo de 2018

LOLA PREPARÁNDOSE PARA EL MUNDIAL DE FÚTBOL


Me estoy acordando del anterior campeonato de fútbol y es que se acerca uno nuevo y yo con mi Pepe no lo veo, aviso...

No vuelvo a ver un partido con mi Pepe ni harta vino, anda que le den… Martirizadita, si hasta me intentó, que no lo logró, eh, ponerme un esparadrapo en la boca.
 ¿Pero dónde se ha visto eso aparte del gobierno que nos desgobierna? Yo me expreso, que te gusta, genial. Que no, vete a otra esquina que esta es mía y me siento un equipo de megafonía.
Dice el sabiondo que no sé de fútbol, yo que he sido el número dos en gimnasia rítmica, venga ya. Lo que pasa que le fastidia que emule su sabiduría y lo que no sé, me lo invento pues para eso tengo imaginación.
Al final se fue al retrete a escuchar el partido por la radio, se pensaría que en el baño ayudaría más a la roja y a la roja  se la anima con afición como yo… Con patatas fritas, cervecita, la banderita y llamando cabrón a todo aquel que nos quite la pelota. Porque la pelota es nuestra, de la roja, ¿entendido Honduras, Bruselas, USA, observatorio de greenwich y demás hermanos y afiliados? Pues eso…
Y todo fue porque yo vi seis o siete goles más que no nos los pusieron en el marcador y protesté, claro, y llamé al presidente del gobierno para que hiciera justicia y, claro, nos los quitaron.
¿Y qué me decís del penalti? No entiendo que, porque la pelota vaya un poco más arriba del confesionario para pelotas, no nos lo cuenten como gol. Como me pareció mal, llamé a Obama que ayer estaba muy receptivo… Pues tampoco. Ni se puso al teléfono.
Además le dije una cosa con mucho seso a mi Pepe, que es cuando se levantó y se fue. A ver, si tenemos muchos jugadores, ¿por qué no sacamos a todos en vez de a unos pocos? Cuántos más, mejor defenderemos la pelota que nos quitan, o se puede jugar con más pelotas, así las posibilidades de entrar en el casillero son mayores. ¿A qué sí?
Y luego mi Pepe es muy gris, sé que su carácter va acompasado con su profesión de enterrador pero, que desde el minuto uno quiera enterrar a mi roja, o porque chille con tal volumen para que me oigan en el continente africano, vaya y me llame chica de la plazoleta. ¿A que no es justo?
El fútbol es gritar, cantar, blasfemar, pitar… hablando de pitos, en la tienda de los chinos me compré un bombo como el de mi amigo Manolo y un silbato… Pues que también le molestaba. Pero dónde, Señor, dónde va a encontrar un ambiente más neutral, logístico y animado que conmigo… ¿El viernes alguien quiere ver el partido conmigo?

2 comentarios:

lillymarmat dijo...

¡ Ay Lola! Chile se quedó fuera del Mundial. Aunque tenemos jugadores buenos como Alexis Sánchez y el Mago Valdivia, como equipo, a veces no funcionamos...Pero lo voy a ver igual, ya sin ansiedades ni angustias. Lo veo con mi hijo, que tiene una paciencia de santo para mis ignorancias y exabruptos. Igual lo pasamos muy bien y a él le gusta que lo acompañe.
El Pepe que yo tenía, lo ve ahora en otra casa y con otra señora, además...No sé si ella le gritará en el oído o tal vez no le guste el foot ball. Me importa un bledo, de verdad. jaja

Patty dijo...

Siempre me robas una buena sonrisa Lola, jajaj me encanta la forma con la que describes todos los momentos :* besosssssss