martes, 8 de enero de 2019

REGALOS, SORPRESAS DE LOS REYES MAGOS


-         
-       
  - Pepe, pero, ¿qué es esto?
-         - Cómo verás tus deseos son órdenes para mí, Lola.
-          -Pepe…, que es una docena de huevos y mal envueltos.
-         - Sí. Bien claro me ponías en tu carta “Queridos Reyes magos, solo quiero un deseo, solo uno y que sea práctico”… Pues huevos, no uno, sino doce, Lola.
-        -  ¿Y qué hago yo con esto, Pepe? Y, ¿qué digo yo a Mari Pili cuando me llame?
-         - ¿Hacer? Maravillas…Rebozados, tortillas, fritos, rellenos, cocidos…
-        -  Cállate ya…, de sobra sé lo que dan de sí doces huevos, desnatado, soso, insulso, pasmado… Pepe, por dios, ¿qué la digo a Mari Pili? O, ¿me tienes otra sorpresa y los huevos son una broma, Pepe?
-         - Lola, ponías bien claro un deseo, solo uno y como un huevo me parecía poco, pensé que al venir empaquetados parecía uno.
-       -   ¡Simple, que eres un simple! Pero, ¿dónde está tu imaginación, cenizo?, ¿acaso no me conoces después de tititantos años juntos, eh?
-         - Precisamente, Lola, por tantos años, tengo que andar con pies de plomo que cuando te pones brava después del capotazo, banderillas…
-        -  Oye, ahora no me vengas en plan taurino, eh… ¿No podías haber pedido asesoramiento a Mari Pili?
-        -  Y eso hice, Lola, y eso hice?
-       -   ¿Y qué te dijo?
-          -¿Textual o resumido?
-         - Tal cual, Pepe…
-         - Pues suspiró y luego dijo “manda huevos, manda huevos…” Volvió a suspirar y enmudeció. Yo hubiera comprado dos docenas pero como tú pusiste un…
-        -  ¡Calla, calla! Será zorra, será vampira, la tía, ay cuándo la pesque… Cría amigas para esto.
-         - Y yo, Lola…
-          -Y tú, ¿qué, desnatado?
-        -  Mi regalo de reyes…
-        -  ¡Ah, sí, toma!
-          Pero, Lola, ¿qué es esto?... ¿Unos calzoncillos rojos? Pero Lola…
-        -  No sigas diciendo Lola, Lola, me vas a desgastar…
-        -  ¿Qué hago con unos calzoncillos rojos, Lola?
-          -Pues ponértelos, leñe… ¿Para qué es un calzoncillo? Para tapar el culo, ¿no?
-        -  Sí, ¿pero rojo?, ¿no había de otro color, Lola? No me veo de rojo, Lola, no me veo…
-          -Ni yo, ni yo tampoco te veo, pero era el que había de tu talla, pepe…, y el dibujo, no me digas que no es gracioso, ¿eh?
-        -  … Mucho, un dinosaurio comiéndome mis cosas…, aunque no sé si las encontrará, el tiempo las ha disminuido.
-         - ¡Alto, ahí! Todo te lo consiento, Pepe, menos los complejos, ¿eh? Ya verás como el rojo incita al esplendor.
-      -    Y, ¿si no incita?
-        -  Pues lo de siempre, bobo. Los meto en lejía y se quedan rosa. Luego, un poco más de lejía y gris, tu color, mi vida, tu color.
-       -   ¿Qué vas a hacer con los huevos, Lola? Dame una sorpresa.
-    -      ¿Con los tuyos o con los míos, Pepe?
M Ángeles Cantalapiedra
©Al otro lado del tiempo ©Mujeres descosidas ©Sevilla...Gymnopédies

No hay comentarios: