Vídeo promocional Mujeres Descosidas

sábado, 20 de marzo de 2010

LOLA Y LA PAELLA MÁGICA

-Días así, me encantaría que fueran todos, Mari Pili.
-¿Qué tiene de especial hoy, Lola?
-Toooooooooodo, Mari Pili. El clima marítimo, el ambiente, la gente amable… Señooora mire por donde pasa que me ha pisado.
-¿Ambiente marítimo y estamos en la plaza del pueblo a trescientos kilómetros del mar? Sí, huelo a salitre, Lola. Puff, cómo me llegan las olas
-Chica, ¿dónde perdiste la imaginación? No me digas que el aroma del mejillón no te acerca a la costa… Que no me empujen, coña.
-¿Dónde ves el mejillón, Lola?
-Pues será la gamba, el langostino que me acercan los efluvios marinos… Que no se cuelen, leñe.
-¿Dónde ves el langostino, Lola? Ni una gamba. Demonios qué calor hace…
-Sólo hay cuarenta grados, Mari Pili… Y la lenteja, qué digo, el langostino, la nécora, las quisquillitas las tengo delante de mí… Señor, ya está bien. Un empujón más y le doy un soplamocos que le dejo la cara del revés.
-¿Delante de dónde, Lola?
-De mis ojos, Mari Pili.
-Pues delante de los míos sólo hay una cola que da dos vueltas a la plaza para un mísero plato de paella sin nada. Ni una pata sígala.
-No ves por las malditas gafas de diseño andorranas. Estás muy mona pero, ¿qué ves? La realidad pura, seca y árida. Vamos, un asco… Mira, Mari Pili, a nuestra vecina la Cacharros, pero qué mooooooooooorro.
-¿Qué, qué pasa, Lola? Me está dando un Hari Crhismas, Lola, que veo que caigo redonda. Qué calor.
-Mari Pili, ahora ha subido la climatología a cuarenta y dos grados. Mejor así no se nos enfría la paella… Te decía que la Cacharros lleva una cazuela.
-Así está ella, Lola, con dos fanegas más que tú, se la juntan la tripa, la papada con los melones.
-¿Nos van a dar melones también, Lola?
-No Julito. Hablo de los cósenos de mi vecina la Cacharros. Tú como medio hombre que eres, ¿qué opinas de sus melones?
-Me sentiría Miguel Hernández, Lola.
-¿Eh? ¿Dónde ves la poesía en la Cacharros, Julito? ¿Tu prima y yo no tenemos poesía?… Que no se cuele, señora…
-Lola vosotras no tenéis melones sino mandarinas.
-¿Has oído Mari Pili?
-Me estoy quedando sorda, el calor me va limitando todo. ¿Cuánto nos queda?
-Más o menos dos kilómetros. Aguanta Mari Pili, eres una mujer de mandarina.
-Lola, que digo que voy a hablar con la Cacharros.
-¿Para qué Julito, tienes mal la vista, no ves desde aquí sus melones, necesitas gafas?
-No Lola. Es que casi la toca ya. Puedo alabar sus pulmones y…
-¿Pulmones o melones, Julito?
-Lo que sea con tal de comer paella y pronto.
-Toma Julito y vete. Nosotras esperamos señales tuyas.
-¿Qué das a mi primo, Lola? Recuerda que es un Fernández.
-Le doy un caldero para que lo llenen de paella. El Fernandez está muerto de hambre por muy Fernández que sea, Mari Pili y hoy va a comer gratis… Señora venga usted para acá… Señor guardia, señor guardia esta señora se ha colado…
-Cállate Lola… Tú y yo ¿sabes lo qué estamos haciendo?
-Aguantar los cuarenta y dos grados a la sombra mientras Julito se liga a los melones de la Cacharros y de paso se cuela.
-Vamos que tú y yo en la legalidad, ¿no?
-Siempre, Mari Pili, limpias de polvo y paja.

8 comentarios:

TORO SALVAJE dijo...

Si es que con buen olfato e imaginación no hace falta viajar.
Besos.

Alís dijo...

En esas circunstancias (42 grados, hambre e impaciencia), o viajas con la imaginación o pereces.
Muy bueno. Hoy ya no pude callarme.

Juan Julio de Abajo dijo...

Me parece que al Julito le gustan más los melones que las mandarinas, por mucha pulpa dulce que contengan. Claro que, bien mirado, si el calor es tan intenso y hay mejillones gratis, a lo mejor, haciendo un supremo esfuerzo, se consuela y se queda con las mandarinas... ¡Hay que sacrificarse en tantas ocasiones...!

Besos con gamba incluida, que todavía saben mejor.

JULIO.

www.fancyediciones.es
juan@fancyediciones.es

joselop44 dijo...

Tiran más dos "cacharros" que dos carretas jajaaja
Siempre me sacas la sonrisa con las cosas de Lola.
Un abrazo

Liliana G. dijo...

El hambre no es tonto, se las ingenia para sacar lo mejor (o peor) de cada uno, y con Mari Pili y Lola, no se debe esmerar mucho... jajajjaja

Muy bueno, reina.

Besos.

América dijo...

Caramba me voy retrasando con estos posts,no te sigo el paso jajajaja!,en fin lo importante es que al llegar me espera buena música y frescas entradas,haces volar mi imaginación!

Un fuerte abrazo.

JAVIER AKERMAN dijo...

Jajajajaja!!! Has hecho llegar el sol a mi sonrisa con esta nueva historia de Lola.
Feliz semana, querida Mª Ángeles.
Un besote.

Albino dijo...

Me has alegrado la mañana con tu relato y bien que lo necesitaba. Enseguida me recordó las fiestas gastronomicas de mi tierra gallega donde, llegado el verano, se celebra el dia de la sardina, el dia de la empanada, el dia de los callos con garbanzos, el dia del gallo de corral, el dia del maricos, el día de la col, el día del cabrito al espeto....etc. Y las colas son similares, hasta con esa señora con cara de inocente que va escalando puestos como Indurain en el Tourmalet.
Un beso