viernes, 1 de septiembre de 2017

DEFINITIVAMENTE SÍ, DEFINITIVAMENTE NO

Definitivamente soy gilipollas. Sin duda hay una amplia variedad y categorías de seres humanos; la mía, Gi-li-po-llas. Ahora, creo que siempre lo supe o al menos cada día cuando me metía en la cama me decía “Lola, como opositora a la categoría de gilipollas no tienes precio” Y con mi tesón y constancia, hoy constato que lo soy.
¿Me deprime? Pues tampoco porque sé que lo soy. Peor son los que van por la vida pensando que son la crema de las cremas y la nata de las natas y la realidad es que son gilipollas ignorantes en estado puro; yo, no. Desde hoy voy con otra visión más abierta, aunque más cerrada. Es decir, cuando venga un propio o una propia a tomarme el pelo porque cree tener derecho a hacerlo, dado que parece que solo unos pocos tienen derechos, el resto simplemente miramos porque somos los gilipollas de turno, sin dar tregua le mandaré a tomar café. Sin despeinarme, eh, que me cuesta mucho peinarme, como para que venga uno o una a revolverme la cabellera.
Porque yo era buena gente, eh; ahora soy mala y encantada de serlo, ¡qué narices! Y, además, no me voy a callar nada porque así nos va, por callarnos. Tengo indigestión de tanto que tengo sin expresar por ese maldito “Qué dirán” con el que me educó mi madre. Y, claro, no decir, no hacer, pues ahora, gorda como un trullo; pues se ha acabado.
¡Qué educación más ridícula, más cerril y obsesiva, la de antes!
 La de ahora, van directamente sin educar, no todos, ojo, pero mogollón, sí.
Yo nací en los finales de la era de caderas estrechas en la que todo era pura apariencia, secretismo y voces susurrantes. El respeto a los padres existía, pero en muchos casos era el miedo a que te pusiera tu padre la cara del revés si te salías de la línea trazada. Recuerdo que faltaban quince horas para casarme y mi madre me puso el rostro al bies porque había llegado dos horas más tarde de la hora convenida. Me dijo, antes de darme la chuleta, “Lola, ¿qué quieres, que la vecindad diga y piense que la hija del 5ºA es una perdida?” … Después, la chuletilla de rigor. Y lo más fuerte es que pesaba tanto el pensar que el decir, valían lo mismo en aquella sociedad mía; ni pecar de pensamientos, hijos.
Y así salí al mundo, estigmada. Oír, ver, y callar. ¿Resultados? Gorda como un trullo y Gilipollas.
Una cosa es ser discreto, prudente, respetuoso y otra muy distinta decir sí a todo y tragar con todo, ¡y un cuerno de elefante! Definitivamente me declaro en rebeldía; rebelde hasta los mítines que me suelta mi Pepe que me tiene los oídos aburridos y yo callo y callo y venga a engordar; pues no porque va a empezar la temporada de otoño y no me va a valer la ropa de tan inflada que está mi cabeza de memeces y sandeces propias y externas. Bastante tengo yo con aguantar mis tonterías como para aguantar las de otros, ¡y un cuerno de elefante! Definitivamente no.
Esa mala educación que pulula transversalmente por la sociedad desde niños a mayores. Esa agresividad verbal con que te diriges al que osa llevarte la contraria. Esos políticos de tres al cuarto que solo se ocupan de que su trasero esté calentito y encima se dedican a calentar a las masas; pues no, definitivamente no. Eso de robar lo que es mío y encima callarme, pero ¿soy gilipollas? Pues sí, definitivamente sí.
Eso de comulgar con ruedas de molino a sabiendas que me están vendiendo una moto sin ruedas, ¿acaso soy gilipollas? Pues sí, definitivamente sí.
Y eso de matar por una idea o porque se te ha ido la pinza y estrangulas o haces picadillo al de turno y yo me quedo apaisada, ¿eso no es ser gilipollas? Pues sí, definitivamente sí.
En fin, como que voy a callar… Para qué me pondré a pensar si siempre termino igual, más perdida que un oso en una nevera.

¿De qué estoy hablando? Yo qué sé. Se ha encendido el ordenador y se ha abierto Word y para que no estuviera tan pálido pues he escrito.

3 comentarios:

lillymarmat dijo...

Querida Lola, no sé qué sentido tiene allá lo de gilipollas. Si es "tonto" , pués no eres nada de tonta. Si es algo "loco", ahí está mejor. Tal vez tienes tu azotea medio llovida y con nidos de pájaros, pero eso es lo de menos. Mejor. Solo los locos pueden captar por completo la maravilla del mundo. Y no olvides que los locos son los favoritos de los dioses.
Yo tampoco me hallo muy cuerda. ¡ qué fome es la sensatez! Para eso, ya el mundo está lleno de aburridos.
Te diré que en Chile, a los tontos se les dice huevón, ¿ ?
Y a los locos, rallado y que peinan la muñeca. ¡¿??

Patty dijo...

Jajajajajajajaj y lo haces tan natural que te envidio, es como si estuviera conversando con una amiga en persona, te voy leyendo y te voy contestando es una cosa de locos jajajajajaj.
Lola besos, ojalá no me hayas olvidado, he vuelto :*

lillymarmat dijo...

Gracias, Lola, por pasar por mi blog. Espero que hayas pasado muy bien estos días de paseo. Acá estamos en Fiestas de la Independencia. Santiago se vació, en mi edificio transitan los fantasmas...Y aquí estoy yo solita, dándole a las teclas del ordenador.
Ya va a empezar la primavera. El aire está tibio. Se ensancha el corazón y dice que está dispuesto a enamorarse..¡ Ja! Ese no escarmienta nunca...