Vídeo promocional Mujeres Descosidas

domingo, 12 de abril de 2009

LOLA POR FIN ESCRITORA

Me he afiliado a un club de escritores porque quiero escribir mis memorias. Sé que es difícil porque no me acuerdo de lo que me pasó ayer…, pero no hay problema: me lo invento.
Mi Pepe, cómo no, tiene poquísimas esperanzas de que lo consiga y, precisamente, basta que me diga que no valgo, para que mi ego pretenda empotrar la cabeza en donde sea. Claro que cuando añadió que mi imaginación era infinita, vi la luz. Así que cada mañana, al amanecer, cuando las pestañas no se han despegado de mis ojos miopes, asisto a clase –duermo con las gafas de leer puestas para que cuando me despierte sepa donde están y si, por un casual, se me despegan los ojos pues vea algo. Es incómodo, pero es una forma de prevenir mis despistes… Ahora que lo pienso: el otro día aparecieron en la calva de mi Pepe; como es tan sabio, quizá quisiera leer dormido, digo yo…
Lo primero que me dijeron es que tenía que leer a los clásicos, cuna de la sabiduría. Yo contesté que no había problema, que eso lo hacía todos los días.-Luigi, como mínimo miro las letras gordas de los periódicos, leo las recomendaciones de la lejía porque, si no lo leo, se me olvida y decoloro la ropa. Además, he cogido la sana costumbre de leer todos los anuncios que veo; fíjate si hay un chollo y no me entero… ¿Crees que con eso es suficiente o añado la lectura de la sopa de sobre?
-Lola, te mandaré un e-mail, léelo atentamente, llevará recomendaciones valiosísimas…-dicho esto, suspiró profundamente, como para recopilar paciencia. La verdad es que es un tipo estupendo porque me aguanta sin rechistar, sólo emplea suspiros para sobrellevarme… Le pediré la receta para dársela a mi Pepe.
Efectivamente, recibí el correo. En el fondo, me pierde que sea una cordera: hago lo que me dicen y, aunque encontré muy raro el contenido, yo hice todo lo que me contaba Luigi Suspiros de España.
El correo se titulaba “Ritmo tántrico” y lo primero que me decía es que me sentara en el suelo y llenara la cavidad torácica de aire –abrí la ventana… anda que no me entró polvo-, entonces vi como me subían y hasta me aumentaban los senos ¡qué gozada!, sin implantes ni nada… Con el ojo derecho miré el e-mail para seguir el siguiente paso que me aconsejaba poner las palmas hacia arriba encima de los muslos –jó, tengo que darme unos masajes, están gordísimos… ah y depilarme-, luego debía de dejar la mente en blanco –esto dificilísimo porque como rentabilizo el tiempo, hago 27,532 cosas a la vez- y, por último tenía que hacer una especie de ruido. Algo así como: “Eeeeeeee”
Total, me concentré concentradísima cuando sonó el maldito teléfono. Para no dejar de hacer la concentración, moví, pero muy poquito, la mano izquierda y descolgué:
-Lola, se me olvidó decirte esta mañana que no tengo calzoncillos, llevo unos rotos. O los coses o me compras -¡leches!, mi Pepe con uno de sus temas favoritos.
-Eeeeeeeeeeeeeeeeeeeee…
-Lola, deja de hacer la cabra y escúchame. Vete, aunque sea al mercadillo y me compras una oferta –oír la palabra mercadillo fue… un desastre. Casi mandé la literatura al cuerno, pero, Tranquilos, recapacité y:
-Ahora mismo voy, eeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeee…-me colgó el teléfono. En serio: no comprendo porque todos terminan dejándome con la palabra en la boca. En fin… seguí a lo mío, pero sonó de nuevo el odioso teléfono.
-Lola, soy Luigi.
-Eeeeeeeeeeeeeeeeee…-aquí puse énfasis para que viera lo obediente que era su alumna favorita.
-Lola, ¿te pasa algo? Haces muy bien la oveja. Oye, no he podido enviarte aún el correo. Esta noche lo hago- su confesión me cortó a la cordera que llevo dentro.
-¿Cómo dices?, ¿entonces qué demonios estoy haciendo, Luigi? Dime, habla, por Dios…
-Sinceramente, Lola, ¿quieres que te responda?
-Pues claro que sí, Luigi, me fío de ti, bueno y de Mari Pili que es mi alma gemela, ¿te lo había dicho?, ¿te he hablado de Mari Pili?, ¿quieres que te la presente?
-Sí, Lola, sí, todos los días me hablas de Mari Pili… En cuanto a tu capacidad, puedes hacer cualquier cosa que te propongas, hasta la cabra…- y suspiró.
-Ya sabes, Luigi, soy gente sin complejos. Es más, si tú me dices que aparque mis memorias e intente escribir un estatuto, lo hago, pero ojito: luego no me eches del tripartito. Soy feliz escribiendo, Luigi, no me cortes las alas, he encontrado mi arma para seguir hablando que es la escritura…
-Me temo que sí, Lola, me temo que sí, antes muerta que callada…-y suspiró. ¿Es o no es Suspiros de España?- Anda, un beso, luego te envío el correo.
-Oooooye, no cuelgues. No me has contestado, ¿escribo un estatut o no? –Va, ya había colgado. Seguiré haciendo la cabra, me ha gustado, me sienta bien:

Eeeeeeeee…

10 comentarios:

América dijo...

Un estatuto?...Puede escribir de lo que sea cuando sea donde sea,como sea,habla tanto como escribe ajajajaja,pura energia!

América dijo...

SE ME OLVIDABA ESE ELEGANTE ASPECTO A LO GEORGE APPERLEY ES DIVINO...

antonio dijo...

Me PODRIA DAR LA DIRECCIÓN DEL CLUB DE ESCRTORES?
jjiijjiji

Terly dijo...

Ya de regreso a casa, después de diez días pasados en Alemania con mi mujer, hijas, yerno y nietos, vengo a desearte, aunque con un poquito de retraso, una feliz Pascua de Resurrección.
Confío y deseo que al igual que para mí, hayan sido para ti unos bonitos días de familia y recogimiento.
Intentaré ir leyendo y poniéndome al días de tus publicaciones, ahora, recibe un afectuoso abrazo.
PD.
Salgo en este momento, vendré a leerte con calma
Un beso

Liliana G. dijo...

Jajajaja ¡Magnífico Mª Ángeles! Perdón por no ser más original, pero es que me encanta la frescura con que escribís tus relatos, y no es cosa frecuente. No siempre lo más elaborado y de altisonantes palabras es lo mejor. ¡Lo tuyo lo demuestra!
Besos.

Pedro dijo...

Querida amiga Lola:
Espero que al recibo de la presente te encuentres bien de salud, yo por ahora bien g.a.D.
El motivo de la presente, es para decirte que yo también quiero ser escritor y ¡qué mejor entrenamiento que mandarte estas letras que fluyen como riachuelos de la punta de mis dedos...! (¡no dirás que no me ha quedado fino y sencillo a la par que elegante...!)
Yo, en vez de ritmo tántrico, me lleno de fuerza escuchando (y cantando a la limón) a Pepe Blanco(el político no, el otro) y el Dúo Dinámico, para el caso es lo mismo, pero más nacional.
Espero que te haya servido de inspiración y te ayude en tus afanes.
Sin nada más, recibe un casto beso de este que te quiere.
Pedro.

Luz de Gas RadioBlog dijo...

Ay que se me escapaba est aventura tremenda de nuestra Lola 2, me estoy riendo todavía, muchas gracias porque me hacía falta, está buenísima.

Ese momento de no perder la concentración y coger el teléfono y ese otro de Luigi diciendo que no le había mandado el correo... casi me da algo.

"Que coza ma gracioza".

Pd. A ver cuando te anima tu también para que pueda entrevistarte para el Radioblog, ya para el programa de MAyo, si podemos hacerlo que nunca se sabe lo que nos deparará el tiempo.

Elen dijo...

He llegado a tu blog a través del Desván del poeta y, la verdad, me ha encantado. (desde ya lo añado a la lista de blog que me gusta leer)

Se agradece ese punto de frescura que transmite lo que escribes (lo poco que he visto de momento... veré mas)

Un saludo y gracias por este momento tan grato.

Ricardo Tribin dijo...

Querida amiga Ma. Angeles...

Lola se vuelve escritora? Como asi? Si ella lo es de por si........

Oye amiga, tus relatos son magnificos y me alegran mucho.

Lola y Mari Pili se han vuelto para mi personajes entranables.

Besotes..

César Lamara dijo...

Qué bueno, buenísimo, jajaja ¿tú crees, Lola, que los que escriben los estatutos harán la oveja en la semioscuridad de sus despachos? Pensándolo bien, hay que estar loco, no como una oveja, sino como una cabra, para leerse un estuto antes que un relato tuyo.
Un besote.