lunes, 27 de julio de 2009

LOLA Y EL SOCORRISTA CAÑÓN

-¡Auxiliooooo!, me ahoooogo, a mi cuerpo no le cabe más agua...
-Lola, si estás en la orilla, ¿cómo te vas a ahogar?
-¿Sí? ¿Entonces dónde está mi cabeza?
-Empotrada en la arena... Señor socorrista, por favor...
-Dígame Señora, en qué puedo ayudarle.
-¿Puede desahogar a mi amiga?
-¿A la del flotador de pato? Ni de broma, Señora. Me tiene hasta los cojones. La he salvado seis veces en lo que va de mañana. He cubierto el cupo por persona.
-Un poquito de por favor, señor socorrista, es lo único que tengo en este mundo.
-Pues desengáñese, lo suyo es una maldición ¡Adiós, buenos días!
-Lola...
-Mari Pili, ya me muero, despídete de mí a todo el que te quiera escuchar.
-No me va a escuchar nadie, así que ahorro saliva... Te voy a tirar de las patas y tú impulsas hacia fuera, no hacia dentro, ¿entendido? Es que como te empotres más, ahí te quedas como adorno playero. A la de una, a la de veinte y a la...
-Ya, ya veo el mundo de nuevo. Qué bonita es la vida... ¿Mari Pili? Ay, ay que he perdido a mi amiga. Ay Señor qué desgracia. San Cucufato encuentra a mi amiga, sin ella no soy nadie. Si la encuentras te regalo mi flotador de pato, ¿qué te parece? Es modelo exclusivo. Ya sé que en el cielo no usáis de eso, pero la climatología está muy cambiante... Ay, el socorrista, éste es más real que el santo... Ehhhhhh, aquí, tío cañón...
-No me lo puedo creer. No se ha muerto, no se ha ahogado...
-Señor socorrista es que ni en el otro mundo me quieren Que digo que...
-No diga y lárguese de mi vista. Me ha dejado afónico de tanto tocarla el silbato.
-Le comprendo, es que toda yo soy muy excitante. Mi sensualidad no tiene murallas. De todas formas a quien tiene que multar son a las olas. Yo soy muy rigurosa con la ley, salvo en unas cien veces que me la he saltado, el resto...,de todas formas es que las olas se embelesan con mi cuerpo y me arrastran y...
-¿No tiene usted a nadie para aburrirle, Señora?
-Llámeme Lola, ande, pillín, y deje de tocarme el pito. Lo que necesito es que busque a mi amiga, la he perdido haciéndome salvamento marítimo.
-Su amiga ha huido, ¡adiós!
-Quieto ahí, tío macizo. Si quiere que le deje en paz, devuélvame a mi amiga.
-Lola, Lola... ¿Qué me ha pasado?
-¿Mari Pili? ¡Jesús! Estás irreconocible, pareces la leona de la Metro Golden Mayer... Te presento a mi guardaespaldas... Majo, ¿cómo te llamas?
-Soy el vigilante de la playa, Señora, no su guardaespaldas. Antes me tiro un tiro.
-¿A qué es monísimo, Mari Pili? Y qué cariñoso. Me odia porque dice que le estoy desgastando el pito. ¿Qué culpa tengo yo de que me esté ahogando continuamente?
-Señora, ¿cómo se va a ahogar con ese flotador ridículo de pato que lleva puesto? Y no tengo pito sino silbato.
-Ay qué ideal eres, hijo mío... Mari Pili ahogate un poco para que te rescate. Toca el claxon con muchísima gracia. Ponte aunque sea en la orilla junto a la ola. Mientras te salva os hago una foto. Venga, hijo saca el silbato.
-Señora, lo siento, me ha tocado demasiado los cojones.
-Cajones, hijo, que es igual de sonoro que tus cojones, y así no dices palabros ni te los desgastas inutilmente. ¿Has visto qué divina es mi amiga? Es una belleza salvaje marítima con sus algas flotando por ese cuerpo de pez. ¿Qué opinas?
-¿De usted? ¿Que qué opino de usted? En mis años de experiencia no he conocido ni visto a una foca con flotador de pato..., hasta hoy.
-No, si no te pregunto por mí sino por mi maravillosa amiga Mari Pili, la leona de la Metro Golden Mayer de Pucela.
-Lola me estás llamando leona y no te lo consiento. Casi me ahogo por desenganchar tu cabezón de la arena y de la patada que me has dado mira cómo he terminado.
-Mari Pili déjame decirte que más vale ser leona y salvaje, ahí es ná, que una lechuga lacia como yo.
-Foca, Señora, no se confunda. Usted es una foca con flotador de pato. No engañe a su amiga.
-Mari Pili sé sincera con el macizo del pito ¿Qué opinas de mi belleza marinera?
-... Señor vigilante playero con pito sonoro, ¿le apetece tomarse una cerveza con una belleza salvaje?... ¡Hasta luego, Lola!
-¿Eh? ¿Y yo?... Qué descaro, si mi belleza es aún más salvaje que la suya. Si peso el doble, pues doblemente salvaje, ¿no?
P:D POR FAVORRRRR, SI TENÉIS BLOG Y OS GUSTA LA LOLA, DAROS DE ALTA EN LOS PREMIOS 20 MINUTOS Y VOTADME, ¿VALE? MUCHÍSIMAS GRACIAS GUAPOS

9 comentarios:

DIAVOLO dijo...

El socorrista hasta los cojones, no es para menos, jajajajaja!!!

Eres muy buena, muy muy buena!!!

Besos.

JAVIER AKERMAN dijo...

Tengo un amigo socorrista, espero que no se encuentre con Lola.
Te votaré, claro querida amiga.
Un fuerte abrazo.

Gustavo dijo...

Cuando vaya a la playa voy a buscarte y seguro que te encuentro...ya que enfundada en un flotador de patito...debe de ser alucinante...jajajajaj

joselop44 dijo...

Y venga tocarle el pito al socorrista, que diga, el silbato, jajajaja
Buenísimo, me jhe reido un montón.
La fopto veraniega de la playa está genial y sales muy guapa.
Un abrazo amiga.

Javier Sánchez Menéndez dijo...

Es genial M. Ángeles, muy bueno.

Un abrazo.

v V¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨ polarporn dijo...

jajajjaa.. me encanta tu estilo!

tecla dijo...

Ay Lola, es que se te ocurren unas cosas.
¿Tan bueno estaba el socorrista?
Habrá que darse una vuelta por tu playa.
Eres maravillosa.
¿Dónde hay que votar?

Albino dijo...

Todo lo que hay que hacer por ligar con un socorrista.
Un beso

América dijo...

jajajajaja...que de trucos,que de cositas se guardan ustedes!