viernes, 29 de enero de 2010

LOLA SE PREJUBILA

-Mari Pili, Mari Pili…, por lo que mas quieras, levántate y anda.

-Humm… ¿Acaso eres el nuevo testamento?

-Sí, soy la profecía y de la mala leche me estoy quedando bisoja. Venga, despierta y vamos. Di a Paquito que se lave y vamos…

-Humm… ¿Pepe no te ha asesinado?... ¿Qué hora es?

-Pero qué obsesión con la hora. Toda tu vida rigiéndote por el maldito reloj. ¡Coña!, que te levantes. Di a Paco que se ponga.

-Lola, me tienes hasta los güevos. ¿Tú has mirado la hora?

-Sí, Paco, sí. Son las cuatro de la mañana, pero nos tenemos que dar prisa.

-¿Prisa a las cuatro de la mañana? ¿Para qué, coño, para qué?

-Sabes Paquito, tienes la misma mala baba dormido que despierto, pero no me desmoralizas, soy incombustible. Levántate.

-¿Acaso vamos a coger un avión, Lola? ¿Por qué no te da Pepe unas pastillas para que te duermas de por vida?

-Te aviso, aún dormida te seguiría jodiendo, así que levántate que esto es peor que perder un avión.

-¿Por qué no despiertas a Pepe y nos dejas a nosotros en paz?

-A mi Pepe ya le tengo lavado y peinado, en perfecto estado de revista. Ahora le doy el biberón de café y nos vamos.

-¡Coño, Lola!, esto si que tiene que ser grave. Ahora mismo me levanto.

-Ah, ¿ahora me haces caso? ¿Qué magnetismo tiene Pepe que no tenga yo, eh?

-Pepe tiene cabeza, Lola y tú tienes un nido de sanguijuelas.

-… Yo también te quiero, Paquito, hijo de la esquirla de Mustafá… Di a mi Mari Pili que se ponga.

-No es tu Mari Pili, es miiiiiiiiiii Mari Pili.

-Y una mierda va a ser tuya. Es mía y de la Termomix… Que se ponga mi amiga y déjame de tocar los decibelios tan temprano, Paquito.

-…Lola, ¿pero por qué discutes con Paquito? Luego la que lo aguanto soy yo… ¿Qué nos ponemos? ¿A dónde vamos, Lola? ¿No es muy pronto? Estará todo cerrado.

-Pues derribamos las puertas, Mari Pili, pero ni de coña me toman el pelo.

-… Si estás medio calva, Lola, ¿quién te va a tomar el pelo?

-El gobierno reinante, Mari Pili.

-Lola, ¿es que vamos de cruzada? Si no somos los templarios, hija. Durmamos un poco más.

-Somos la resurrección, Mari Pili.

-No te digo yo que te has despertado en versión de nuevo testamento. Durmamos, ya verás cuando te despiertes lo verás en versión clásica.

-Ni clásica ni leches. Yo no trabajo hasta los sesenta y siete años ni de coña. Si no tienen dinero que se lo vayan a pedir a Obama, pero yo hoy me prejubilo porque cuando sea ley escrita, sigo fregando hasta los sesenta y siete… Di a Paquito que se ponga…

-… Paco, es Lola… Por tu hijo no la lleves la contraria. Está poseída por la mala leche.

-Lola, soy Paquito… ¿Tienes las armas preparadas?

-Sí, Paquito. Cargadas las pistolas de agua. Lleva los machetes tú.

-Oye Lola, ¿y Pepe con lo pro gobierno que es, se viene con nosotros?

-Se ha convertido en padre coraje. Dice que no aguanta un muerto más ni por sus hijos… Además, dice unas cosas muy raras.

-¿Qué está diciendo?

-Que a él no le quitan sus pelotas, que le gustan mucho y que se divierte jugando con ellas… Paquito, se le ha ido la chimenea, te lo digo yo.

-Tranquila, al gobierno no le interesa las pelotas de Pepe.

-Ya… ¿pero, entonces, si tiene que trabajar, qué va a hacer con sus pelotas, cuándo va a ir a jugar al golf?

-Ah, me hablas de las otras pelotas, Lola, ya, ya sé lo qué dices…

-¿De qué pelotas te creías que estaba hablando? Porque si son las originales y osan arrancárselas, les achicharro con mi escopeta de agua… ¿Echo jabón para que les escueza, Paquito?

-Echa cianuro, pero hoy nos prejubilamos, Lola. Venga, daros prisa, son las cuatro y media de la mañana…

-Oye, llevo la bandera de España para que quede más internacional la protesta, ¿vale?


2 comentarios:

Albino dijo...

Me uno a vuestra protesta, pero no la comparto. Echo de menos el trabajo. Soy un masoca.
Ahora seria feliz informando desde cualquier lugar en conflicto.
Me cago en los jovenes que nos quitan los puestos. Pero yo reconozco que fui joven y se lo quite a otros.
Bueno, esto se está convirtiendo en un trabalenguas.
Asi que besos

TORO SALVAJE dijo...

Que razón tiene.
A los que habría que prejubilar son a unos sinvergüenzas mentirosos que yo me sé.

Besos.